111 víctimas han testificado

Cuando la 'novatada' es una violación: cinco décadas de abusos en el ejército de Australia

Una comisión gubernamental investiga ahora estas prácticas en academias militares y su manejo por las autoridades, que las consideraban "ritos de iniciación"

Foto: Soldados australianos en uniforme de gala durante el Día del Anzac, que conmemora la batalla de Gallipoli, el 25 de abril de 2016 (EFE)
Soldados australianos en uniforme de gala durante el Día del Anzac, que conmemora la batalla de Gallipoli, el 25 de abril de 2016 (EFE)

Violados por sus superiores. Obligados a violar a otros compañeros. Lejos de ser incidentes aislados, estas prácticas han sido comunes en el ejército australiano desde 1960, según investiga ahora la Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual de Menores de Australia, tal y como informa la cadena estadounidense CNN

Consideradas un 'rito de iniciación', estas violaciones tuvieron lugar en el centro de entrenamiento naval HMAS Leeuwin y en la escuela de aprendices del ejército de Balcombe en Victoria entre los años 60 y 90, y entre los cadetes de las Fuerzas de Defensa Australianas desde el año 2000. 111 víctimas han denunciado abusos, aunque el número de casos podría ser mucho mayor.

“En múltiples ocasiones fui sacado de la cama en mitad de la noche por reclutas más mayores y arrastrado a un recinto deportivo”, afirma una anónima víctima masculina en el informe de la comisión. Allí fue violado tanto por sus superiores como por compañeros de más edad, y forzado a abusar de otros. “El entorno hacía inútil resistirse. No se podía resistir muchos abusos antes de darse cuenta de que decir 'no' no servía de nada. Al poco, dejarse llevar para que pasase lo antes posible parecía la mejor solución”, indica.

"Un rito de paso"

Otro testigo, Graeme Frazer, de 65 años, ha contado ante la comisión cómo fue sacado de las duchas, apaleado y abusado sexualmente por otros tres reclutas. Uno de ellos intentó obligarle a hacerle una felación, y posteriormente vio cómo sus agresores le untaban los genitales con crema limpiabotas y los 'limpiaban' con un cepillo de cerdas gruesas. “Todavía me siento muy culpable y avergonzado por estos abusos. He sufrido depresión”, ha declarado.

La investigación también prestará atención a la forma en la que las autoridades militares manejaron esta cuestión. Varias de las víctimas han afirmado que cuando trataron de denunciar los abusos, se les ignoró o castigó, o, en el mejor de los casos, se les dijo que era un “rito de paso”. El Ministerio de Defensa de Australia afirma estar “cooperando con la Comisión Real y apoyando sus objetivos para proteger a los menores. Reconocemos y alabamos el coraje de aquellos que van a explicar sus propias historias de sufrimiento personal en las audiencias [de la investigación]”, ha declarado un portavoz a la CNN.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios