SE CELEBRARÁ UN REFERÉNDUM EL 18 DE SEPTIEMBRE

'The Economist' lanza un grito ante la independencia de Escocia: no nos dejes así

La publicación británica dedica su portada a la independencia de Escocia, que se votará en referéndum el próximo 18 de septiembre

Foto: 'The Economist' lanza un grito ante la independencia de Escocia: no nos dejes así

Gran Bretaña no se siente una nación al borde de la ruptura. Muchos han sido los que han echado mano de sus patrióticas banderas y lloriqueado este verano, pero todos eran hooligans de la selección inglesa, compungidos por su temprano adiós al Mundial de Brasil. Ni rastro de los activistas a favor y en contra de la separación de su país. Sin embargo, la realidad es que una unión con 307 años de historia podría truncarse el próximo 18 de septiembre si los escoceses votan a favor de la independencia en el referéndum convocado para tal cuestión.

Semejante acontecimiento es el que ha empujado a la publicación británica The Economist a dedicar su portada al asunto. En un amplio reportaje, que tiene por título "No nos dejes así", analiza las razones por las que dividir una nación, que aún hoy sirve de modelo para muchos, es mala idea.

Pese a que a día de hoy las encuestas de opinión sugieren que los escoceses decidirán quedarse, a los nacionalistas, con Alex Salomond a la cabeza, les bastaría una ajustada victoria para poner en jaque el statu quo del Reino Unido. Después de una campaña marcada por la creciente ira escocesa y la indiferencia inglesa, sólo un fuerte espaldarazo, en forma de votos, a la unión sepultaría el deseo independentista. 


The Economist, que se define como un producto del liberalismo de Adam Smith y David Hume, espera que los escoceses se queden: "Creemos que su adiós no beneficiaría a nadie". A juicio de la publicación se necesitan argumentos muy fuertes para justificar la ruptura de una nación.

Los nacionalistas aseguran que una Escocia independiente sería más próspera y democrática. En lo que a la parcela económica respecta, aseguran que la independencia traería 1.000 libras más por persona. A juicio del semanario, esa cifra se basa en supuestos inverosímiles sobre el precio del petróleo, la deuda del país, la demografía y la productividad. La estimación del Gobierno británico de que los escoceses ganarían 1.400 libras al año se basa en hipótesis más realistas, teniendo en cuenta que la población de Escocia es más vieja que la media británica y la productividad un 11% más baja que la del resto de Gran Bretaña. Como resultado, el Estado gasta unos 1.200 euros más por cabeza en Escocia que en el británico medio. Dependiendo de lo que ocurra con el precio del crudo, el petróleo del mar del Norte podría más o menos cubrir esos costos en el corto plazo, pero los yacimientos se están agotando. Eso sin contar que un nuevo estado escocés tendría que crear un ejército, un sistema de bienestar, una nueva moneda... con su consecuente gasto.

El argumento de que una Escocia independiente sería más democrática y más social es uno de los puntos que más ha distanciado a Escocia y Reino Unido. Aquí los primeros ganan en varios aspectos: la educación universitaria es gratuita para los estudiantes escoceses, pero no para ingleses y galeses y el Estado cubre en un mayor porcentaje la atención de los ancianos en Escocia que en Inglaterra y Gales. No obstante, tal y como apunta la publicación, las políticas sociales de Gran Bretaña pueden ser lo suficientemente flexibles para hacer frente a las amplias diferencias regionales.
 
Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios