Los euroescépticos formarán al menos dos grupos parlamentarios
  1. Mundo
HABRÁ FILONAZIS Y EXTREMA IZQUIERDA EN BRUSELAS

Los euroescépticos formarán al menos dos grupos parlamentarios

24 horas después de las elecciones que han deparado un Parlamento con más colorido ideológico, comienzan las negociaciones para formar los grupos

placeholder Foto: El líder del Ukip, Nigel Farage, se toma una pinta en un pub londinense tras un discurso y su victoria en las elecciones europeas (Reuters).
El líder del Ukip, Nigel Farage, se toma una pinta en un pub londinense tras un discurso y su victoria en las elecciones europeas (Reuters).

24 horas después de las elecciones europeas que han deparado un Parlamento con más colorido ideológico, voces discrepantes y formaciones que en 2009, comienzan las negociaciones políticas para crear los diferentes Grupos Parlamentarios que legislarán sobre los asuntos comunitarios los próximos cincoaños. Los resultados del 25M muestran un auge del frente euroescéptico, de la extrema izquierda e, incluso, dentro de las Cámaras de Bruselas y Estrasburgo habrá varios diputados filonazis.

El bipartidismo ha muerto en Europa dicen los grandes analistas y los expertos pero, de momento, las dos formaciones mayoritarias en Europa siguen siendo los conservadores del EPP y los socialdemócratas del S&D. Juntos suman poco más de 400 MEPs aunque enfrente tendrán una bancada nada moderada, los rupturistas del proyecto europeo que llegarían a los 140, ni uniformes ni disciplinados.

De momento, 6 grandes grupos están ya creados: el Partido Popular Europeo, la unión de socialistas y demócratas, la Alianza de los Liberales (ALDE), Los Verdes, el Grupo de la Izquierda Unida Europea (GUE/NGL) donde estarían los griegos de Siryza y, por último, la coalición Europa por la Libertad y la Democracia, crítica con Bruselas y liderada por el británico UKIP.

El frente euroescéptico no es homogéneo

Es el gran titular de la jornada electoral, los 'antieuropeos desembarcan en Bruselas' y superan las previsiones que les daban un centenar de diputados. Sin embargo, dentro de esta bancada hay formaciones fascistas como Amanecer Dorado,con 3 diputados, o los neonazis alemanes del NPD, con un escaño y 300.000 votos. No son el ejemplo representativo de lo que se conoce como discurso anti-Bruselas.

El salto de los euroescépticos lo simboliza UKIP, que deja de ser un partido eminentemente ingléspara contar con presencia en todo Reino Unido. Han conseguido un escaño en Escocia y otro en Gales y saltan hasta un total de 24, 11 más que en 2009. Son los líderes del Europe of Freedom and Democracy, el EFD, que ha alcanzado de momento 38 escaños y donde también están la Liga Norte italiana o Solidaridad Polaca. Sus alianzas son extrañas porque el líder británico, Nigel Farage, aspira no sólo por sacar a Reino Unido de la UE, sino también a demoler los cimientos comunitarios creados por Robert Schuman en los 50.

Farage aspira no sólo por sacar a Reino Unido de la UE, sino también a demoler los cimientos comunitarios creados por Robert Schuman en los 50

Un discurso más moderado es el del Frente Nacional de Marine Le Pen. Son los ganadores claros de las elecciones europeas porque 'explotan' hasta 41 legisladores y compensan la caída de su principal socio, el Partido por la Libertad holandés de Geert Wilders que sólo conseguiría 2 escaños. De momento, ambas formaciones están dentro de los No Adscritos y Otros, con 105 escaños, pero parece claro que formarán grupo y absorberán, por ejemplo, los 3 diputados del Partido del Pueblo de Dinamarca.

A falta de nombre para el grupo, su discurso gira en torno a restar de competencias a Bruselas, recentralizarlas en los Parlamentos Nacionales y apostar por una Europa de dos velocidades. Un ejemplo sería un nuevo Tratado Schengen II (el actual permite la libre circulación de los ciudadanos dentro de las fronteras comunitarias) que sólo se aplicaría a los países sin lagunas migratorias. Bruselas, por supuesto, perdería su actual hegemonía para dictar la política económica y presupuestaria.

Los españoles de Podemos se unirán a Syriza

Lo adelantaba El Confidencial en la noche electoral y el proceso para que Podemos entre en el Grupo de la Izquierda Unida Europa (GUE/NGL) sigue en marcha, como confirma una fuente conocedora de las conversaciones. “Estamos realizando un 'internal work' y aunque las negociaciones están celebrándose aún están empezado” ha confirmado en la jornada pos-electoral a este periodista lo ya adelantado en la madrugada del domingo al lunes. Pero la cercanía de las posturas es tal que “la próxima semana espero que podamos anunciar algo”, señala esta persona con acceso a las negociaciones.

La presencia española en este grupo político casi se doblaría porque a los 6 europarlamentarios de Izquierda Plural habría que añadir los otros 5 obtenidos por Podemos, una formación con apenas 4meses de vida y la auténtica sorpresa en España. Su cabeza visible, Pablo Iglesias, lanzaba al valorar sus resultados electorales unos mensajes muy similares a los de Alexis Tsipras, el líder del griego Syriza y candidato de GUE/NGL. “No queremos convertirnos en una colonia de Alemania ni de la Troika”, decía el profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid.

Esta alianza de extrema izquierda, que de momento tendría 42 MEPs pero que espera incorporar al menos a 5 diputados italianos próximos ideológicamente para ponerse “al mismo nivel que Los Verdes”, aspira a modificar la política europea “aunque sabemos que nuestro candidato Tsipras es un 'outsider' que no saldrá elegido”. Su objetivo es orientar la UE hacia una apuesta por el crecimiento, eliminar las políticas de austeridad e incluso reclamar un análisis comunitario sobre la legitimidad de los pagos de la deuda.

Menos ambiciosos en este sentido pero no en el de reclamar su agenda para conceder sus votos a un candidato son Los Verdes, que se quedan con 53 eurolegisladores. Su líder Ska Keller habla de que “sólo daremos nuestro apoyo a un candidato que empuje las ideas verdes y veremos qué candidato sale del actual proceso”.

¿Es posible una gran coalición entre 'populares' y socialdemócratas?

Sobre el tablero político ambas formaciones juntan 403 MEPs, una cifra más baja que los 470 que tenían en 2009 pero sí suficiente para unir fuerzas y presidir la Comisión Europea. Ni los 213 diputados conservadores ni los 190 socialistas sumarían la mayoría necesaria con los 63 del ALDE, ni siquiera aunque esta alianza de liberales aumentará hasta 80.

Juncker, el candidato 'popular', ya ha sido claro, “no me apoyaré en los extremistas para ser Presidente”, lo que reduce su arco parlamentario de posibles apoyos. Ni sumando a la mejor versión de los liberales los 46 diputados heterogéneos de los Europeos Conservadores y Reformistas, que no se sabe si formarán grupo propio o no, las cuentas le salen. Rozaría los 340 escaños, a 36 de los necesarios para automáticamente contar con la mayoría que le dé el trono de Bruselas en el nuevo Europarlamento de 751 legisladores.

Y en medio de lo que puede ser un bloqueo institucional empieza a sonar por Bruselas un nombre externo, conciliador para ambas facciones mayoritarias: Christine Lagarde, la Directora Gerente del FMI, antigua Ministra de Finanzas gala

Peor lo tiene Martin Schulz, el candidato socialdemócrata, que sumando a liberales, ecologistas y a la bancada de extrema izquierda ni siquiera se acerca a los 300 diputados. El alemán se mostró desafiante en la noche electoral y dijo que una formación como la popular que había perdido 60 diputados no podía gobernar la Comisión. Sus apuestas son por encallar de tal forma las negociaciones que el luxemburgués, al que se ha visto en una precaria situación física en la última semana de campaña, tire la toalla y sean los 28 socios comunitarios quiénes al final den el empujón a la candidatura socialista.

Los 'populares' tendrían que tragar con la decisión de sus jefes nacionales a cambio, quizás, de obtener los principales Departamentos de la Comisión: Economía y Asuntos Monetarios, Competencia, Justicia e Interior o Energía. En este contexto las palabras de Angela Merkel de este lunes cobran fuerza. “Ningún grupo tiene la mayoría. Tenemos que hablar no sólo sobre nombres, sino también decontenidos” ha sido su valoración sobre el escenario negociador que se abre desde ahora y hasta el 16 de julio, cuando debería haber ya presidente. Sino, a esperar hasta septiembre.

Y en medio de lo que puede ser un bloqueo institucional empieza a sonar por Bruselas un nombre externo, conciliador para ambas facciones mayoritarias: Christine Lagarde, la Directora Gerente del FMI, antigua Ministra de Finanzas gala. Los socialistas podrían aceptarla por las presiones del Presidente francés, Francois Hollande, y la bancada 'popular' la vería como uno de los suyos. El frágil castillo de naipes de la legitimidad democrática en la UE se vendría abajo, las elecciones habrían sido una farsa y el discurso euroescéptico tendría un argumento más para, desde su creciente frente, lanzar nuevos torpedos a la línea de flotación comunitaria.

Elecciones europeas Marine Le Pen Nigel Farage Noticias de Francia Unión Europea Comisión Europea Grecia
El redactor recomienda