HAY MÁS DE 24 MILLONES DE CHINOS 'ENGANCHADOS'

Campamentos contra la adicción a internet

La adicción a Internet está considerada como un trastorno clínico en China. No es para menos. El número de jóvenes adictos a la red alcanzó los

Foto: Un instructor que perteneció al Ejército chino habla con estudiantes del Qide Education Center, ubicado en Pekín, en su dormitorio (Reuters).
Un instructor que perteneció al Ejército chino habla con estudiantes del Qide Education Center, ubicado en Pekín, en su dormitorio (Reuters).

La adicción a Internet está considerada como un trastorno clínico en China. No es para menos. El número de jóvenes adictos a la red alcanzó los 24 millones en el año 2009, según un estudio de la Asociación de la Juventud China para el Desarrollo de la Red. Por esta razón ya existen 250 centros en el gigante asiático especializados, centros a los que los padres de familia pueden enviar a sus hijos para que sean sometidos a una 'rehabilitación' de estilo militar. Estos campamentos se caracterizan por ser campos de entrenamiento donde los jóvenes reciben instrucción militar, ya que sus progenitores consideran que de esta manera se les inculcarán hábitos de disciplina para que puedan vencer su adicción.

En dichos centros, los adolescentes permanecen encerrados y sin ningún tipo de contacto con tecnología. Deben realizar diversas tareas domésticas, como limpiar o cocinar, además de hacer ejercicio físico. También disponen de tiempo libre para dedicarlo a cualquier actividad que no esté relacionada con la Red, como la lectura o la música. El objetivo es que busquen actividades de ocio alternativas a su adicción.

Un grupo de jóvenes recibe un castigo colectivo durante una clase en el Qide Education Center  (Reuters).
Un grupo de jóvenes recibe un castigo colectivo durante una clase en el Qide Education Center (Reuters).

Además, los chicos se someten a sesiones con psicólogos para que reconstruyan su autoconfianza, en palabras de los organizadores, y sus relaciones familiares y de amistad. También se les realizan escáneres cerebrales para investigar de qué forma les afectan las adicciones. Incluso llegan a ser medicados.

En la imagen, una profesora y un instructor que perteneció al Ejército chino escoltan a una joven que participará en el programa de camino al Qide Education Center de Pekín a petición de sus padres. 

Wang, segundo por la izquierda, un 'estudiante' del programa de rehabilitación contra la adicción a Internet, durante una clase de música que forma parte del programa del centro Qide. 

Uno de los jóvenes que ha completado un curso de seis meses en el centro Qedi de Pekín abraza a un compañero antes de abandonar el campamento de rehabilitación.

Los diferentes fármacos utilizados para tratar a los jovenes que han sido diagnosticados con una adicción a Internet o una depresión, preparados sobre una mesa en el Centro Daxing de Tratamiento de Adicción a la red, ubicado en la capital china.  

Un grupo de internas del centro Qide, en Pekín, forman filas durante la instrucción de tipo militar. Esta es, básicamente, una clase de disciplina. En la imagen se aprecian los guantes de las jóvenes. 

El personal del centro Daxing realiza un escáner cerebral a uno de los internos con objeto de investigar sus reacciones cuando navega en la Red.

Un instructor del centro Qide que fue miembro del Ejército chino habla con una profesora del campamento a través de una pequeña ventana durante el curso de estilo militar al que se somete a los internos. 

Un grupo de internos del centro Qide, en Pekín, forma filas ante la bandera nacional chinal mientras se preparan para recibir instrucción militar.  

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios