EL ANTICHAVISMO, PRESO DE SUS PRESOS

“¡Capriles, te faltan pelotas!”... La oposición venezolana se resquebraja

Los abucheos que recibió Capriles en las últimas marchas son la banda sonora que acompaña al hundimiento de la unidad en la oposición venezolana

Foto: Manifestantes se protegen de las llamas cerca de un cañón de agua de la policía durante protestas en Caracas, Venezuela. (Reuters)
Manifestantes se protegen de las llamas cerca de un cañón de agua de la policía durante protestas en Caracas, Venezuela. (Reuters)

Los abucheos que recibió Henrique Capriles en las últimas marchas contra el Gobierno de Nicolás Maduro son la banda sonora que acompaña al hundimiento de la unidad en la oposición venezolana. El chavismo lo sabe y se deleita con la música.

“Mientras nos matan y nos joden, miren dónde está ahí Capriles, dando declaraciones”, le acusaba indignado un joven durante una concentración opositora el pasado 22 de marzo. Una señora trataba de calmar los ánimos entre los chavales que pitaban con ganas a su excandidato presidencial. “No podemos estar nosotros contra nosotros mismos”, decía la mujer, mitad ruego, mitad reclamo. “¡Capriles, falta de bolas!”, gritaba otro de los descontentos con la “actitud Gandhi” del gobernador de Miranda ante las protestas que en dos meses se han cobrado 41 vidas, más de 600 heridos y cientos de procesados.

Los abucheos que recibió Capriles en las últimas marchas contra Maduro son la banda sonora que acompaña al hundimiento de la unidad en la oposición venezolanaAjeno al vocerío de insultos y aplausos, el líder opositor insistía a la prensa: “No podemos perder esta unidad que ha costado muchísimo construirla”. Pero se ha perdido. La violencia en las calles ha terminado quebrando la inestable coalición antichavista entre un ala radical, encabezada por Leopoldo López y María Corina Machado, que defiende la rebelión en las calles como única salida a la “dictadura” y un sector moderado, liderado por el propio Capriles, que apuesta por resolver la crisis mediante el veredicto de las urnas.

“Tenemos puntos de vista que, en la coyuntura, son irreconciliables”, dijo tajante Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, reconociendo por primera vez en una entrevista los abismos que separan a las facciones de la gran coalición Mesa Democrática de la Unidad (MUD). “Eso hay que resolverlo porque no podemos seguir caminando con grilletes en los pies”, agregó el veterano político opositor, partidario de la prudencia caprilista.

Irónicamente, la muerte de Hugo Chávez ha diluido más rápidamente el consenso entre sus detractores que en sus aliados, donde a pesar de las intrigas palaciegas el peligroso trance político y económico mantiene prietas las filas. Y justo en el momento más espinoso para la revolución bolivariana, Maduro asestó el tajo definitivo al batiburrillo de siglas opositoras con el cuchillo más inesperado: el diálogo.

La opositora Isabel Loaiza yace en el suelo herida en una protesta en Caracas (Reuters).
La opositora Isabel Loaiza yace en el suelo herida en una protesta en Caracas (Reuters).

Fractura en cadena nacional

Desde el fallido golpe de Estado contra Chávez hace 12 años, no se veían tantos opositores en el Palacio de Miraflores. Un día de principios de abril, víspera de aquel confuso 11 de abril de 2002 en el que un grupo de militares y civiles aprovechó una oleada de masivas protestas para dar la fugaz asonada, se reunieron los bandos en disputa como “primer paso” para tratar de resolver la crisis en la que está sumida la nación petrolera.

La audiencia se disparó para ver el inédito encuentro, transmitido en cadena nacional de radio y televisión, cuyo único punto en común es que no habría negociaciones, ni pactos, ni acuerdos de ningún tipo. En realidad, se trataba tan sólo de un ejercicio de sinceridad. Y eso hicieron durante casi seis horas, decirse sus verdades de siempre. Eso sí, con un matiz importante. “O dialogamos o nos matamos”, resumió el gobernador opositor Henry Falcón.

La violencia en las calles ha terminado quebrando la inestable coalición antichavista entre un ala radical, encabezada por Leopoldo López, que defiende la rebelión en las calles, y un sector moderado, liderado por CaprilesEl Gobierno acusó al antichavismo de conspirar para derrocarlo mediante un golpe de Estado y una guerra capitalista que ha disparado la inflación y el desabastecimiento. Sus adversarios le echaron en cara la alarmante inseguridad que ha colocado a Venezuela como el segundo destino más mortífero del planeta, la marejada económica que amenaza con hundir al país y la represión al descontento popular.

Pero más allá de los discursos, las anécdotas y los inevitables análisis sobre quién “ganó” el debate, hubo una clamorosa diferencia de fondo. Mientras los bolivarianos acudieron unidos para dar voz a toda la escala de rojos de su ideología –socialistas fanáticos, militares nacionalistas, izquierdistas moderados, tecnócratas pragmáticos, clases populares–, la oposición confirmó en las pantallas su fatal fractura política, que ya está permeando peligrosamente a las bases.

Aunque los radicales no se sienten en la mesa de negociación, su peso es innegable”, aseveró Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, a El Confidencial. “En el diálogo político, la oposición está presa de sus presos”, aseguró.

De “colaboracionistas” y “antipolíticos”

Los ultras de la oposición han apostado todo o nada a esta crisis. Leopoldo López, su líder más carismático y electoral, está preso desde hace dos meses acusado de instigar la insurrección, y seguramente será condenado. Otros dos alcaldes opositores recibieron sentencias exprés a un año de cárcel e inhabilitación por no acatar una orden judicial de disolver las barricadas y María Corina Machado fue despojada de su cargo de diputada sin reparos por la inmunidad parlamentaria. Para ellos, difícilmente se puede enmendar la situación. Están en el punto de mira y sólo les queda huir hacia delante.

“Nuestra posición indeclinable es que no le vamos a lavar la cara a quien ha mandado a matar, encarcelar, reprimir y torturar a venezolanos”, terció López desde prisión en un tuit publicado por su esposa. “Creo profundamente en el diálogo, pero en un diálogo de pie, no de rodillas. Llevamos 15 años sabiendo cómo dialoga la dictadura”, zanjó el dirigente de Voluntad Popular, cuya melodramática entrega a las autoridades fue el Rubicón de los que ya no creen en la salida electoral.

Justo en el momento más espinoso para la revolución bolivariana, Maduro asestó el tajo definitivo al batiburrillo de siglas opositoras con el cuchillo más inesperado: el diálogo La mayoría moderada de la MUD está asumiendo un gran costo político al negociar con sus compañeros de causa y cientos de manifestantes encarcelados para evitar de nuevo los impredecibles derroteros de la antipolítica. Los defensores de la “salida López” los acusan de “colaboracionistas del régimen” y aunque minoría en el país, suponen la mitad de la masa opositora. Un sector mucho más comprometido y movilizado que los volátiles neutrales que quiere atrapar Capriles con su mesurado discurso.

La escisión en estos momentos puede ser fatal y el Gobierno lo sabe, por lo que parece dispuesto a azuzar la división manteniendo el puño cerrado en las calles y la mano abierta en la mesa, sin hacer concesiones que puedan aplacar a los halcones del bando contrario. Entre ellas, liberar al polémico López. “Hay tiempos para la justicia y tiempos para el perdón. Yo creo que es tiempo de justicia”, puntualizó Maduro al rechazar una amnistía general que relaje los ánimos.

La caja negra de la oposición

El 17 de abril 2013 quedó registrado en la caja negra del naufragio opositor como la fecha en que se perdió el rumbo. Ese día, Capriles canceló una marcha de protesta por el “fraude electoral” para evitar un “baño de sangre” y se enzarzó en una cruzada legal por un recuento de votos que todos sabían condenada al fracaso. Los radicales nunca le perdonaron que dejara al “ilegítimo” ocupar sin resistencia el Palacio de Miraflores. Para ellos había llegado la hora de la calle y él faltó a la cita.

Un manifestante opositor en una barricada en Caracas (Reuters).
Un manifestante opositor en una barricada en Caracas (Reuters).

El exabanderado presidencial no supo canalizar la frustración de sus simpatizantes. De la frustración se pasó a la depresión al cosechar otra derrota en las municipales de diciembre, que estabilizaron a Maduro en el poder. Y la depresión se transformó en rabia al ver cómo la revolución, pese a su menguado apoyo, avanzaba en un modelo económico que les ha llevado a la devaluación, la escasez y la estanflación.

La disposición genérica a protestar no pasa del 40% y siete de cada 10 venezolanos ni se plantean tomar las calles. La vía electoral para solventar el conflicto es mayoritaria. Lo que supone tiempo. Mucho tiempoAnte la parálisis del “líder oficial”, el ala más combativa del antichavismo decidió que había llegado el momento de pasar a la acción y, en paralelo a las manifestaciones estudiantiles, comenzaron a impulsar desde principios de año un plan para exigir la renuncia del “usurpador” mediante la “resistencia popular”.

“El 14 de abril (día de la elección presidencial), quieran ustedes reconocerlo o no, este país cambió”, dijo Capriles en la mesa de diálogo. “Nicolás, estás ahí por el control que tienes de las instituciones”, apostilló. Y ese es precisamente el punto de los partidarios de la insurrección. Ante la adhesión pública y notoria de los poderes del Estado a la revolución –incluyendo el electoral–, ¿qué sentido tiene ir de nuevo a las urnas?

Las elecciones han sido el opio que hemos estado fumando todos estos años”, opinó un lector en el foro del influyente blog Caracas Chronicles, concretando el sentimiento que embarga a muchos adversarios del proceso socialista, para los que votar es convalidar la “máscara democrática del régimen”. Peligrosa equivalencia para una oposición que durante años se perdió en los atajos de la antipolítica.

Larga travesía en el desierto

Muchos de los que ahora se rasgan las vestiduras por la deriva autoritaria en Venezuela no tuvieron escrúpulos democráticos en el pasado para combatir a Chávez. Alentaron el golpe de 2002, activaron un paro petrolero meses más tarde para colapsar la economía y forzar la renuncia del mandatario y cantaron fraude cuando no lograron revocar su mandato con un referendo en 2004.

En el apogeo de su desesperación llegaron a condenarse a un lustro de silencio parlamentario al boicotear las legislativas de 2005. A cada embate, el exmandatario contraatacó: depuró las Fuerzas Armadas, tomó el control absoluto de la petrolera estatal y, a través de su hegemonía asamblearia, inoculó la revolución por toda la res pública. La moraleja para la oposición fue la reelección récord del Comandante en 2006 al grito de “patria socialista o muerte”.

Ante la adhesión pública y notoria de los poderes del Estado a la revolución -incluyendo el electoral-¿qué sentido tiene ir de nuevo a las urnasA los críticos del proceso les costó mucho reconstruirse después de que la vieja guardia se inmolara en su antidemocrática cruzada por la democracia. La ambición por las migajas del poder que dejaba el líder socialista a su paso los sumió durante años en peleas internas, pactos y traiciones, mientras que la ausencia de un líder para capitalizar electoralmente los errores del Gobierno fue durante años el mejor ingrediente de la popularidad presidencial.

Esa fase parecía definitivamente superada en 2012, cuando la oposición dio un portazo a la política de consenso de elites y eligió a sus candidatos en unas exitosas primarias de las que emergió Capriles. Perdió la presidencia ante Chávez, pero se ganó el respeto de cientos de miles de oficialistas, que cinco meses después lo prefirieron a Maduro.

Ahora 'el Flaco' tiene un triple mercado electoral –el núcleo duro antichavista, la oposición moderada y los oficialistas descontentos, el nicho con mayor potencial de crecimiento– y en este difícil malabarismo político está a punto de dejar caer la pelota de los radicales mientras desde la platea le gritan “traidor”.

La policía dispara gas durante enfrentamientos en Caracas (Reuters).
La policía dispara gas durante enfrentamientos en Caracas (Reuters).

Criando cisnes negros

Las manifestaciones siguen vivas, aunque a ratos se cuecen a fuego lento. Pero no se extienden y pocos creen que supongan una amenaza inminente para el Gobierno. Según las últimas encuestas del Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD), la disposición genérica a protestar no pasa del 40% y siete de cada 10 venezolanos ni se plantean tomar las calles. La vía electoral para solventar el conflicto es mayoritaria, lo que supone tiempo. Mucho tiempo.

Pero según esos mismos sondeos, la imagen de Maduro cae vertiginosamente por la crisis y el rechazo a su gestión suma casi un 60%, mientras el sentimiento chavista se ha reducido en un tercio desde la muerte del comandante y apenas llega al 37%. Siete de cada 10 venezolanos ven la situación económica y política negativamente, y un 57% cree que la situación se le está yendo de las manos.

El régimen dice que quiere diálogo mientras aumenta el número de presos; ¿Con quién quiere dialogar? ¿Diálogo para qué?Ante las cifras, similares a otras encuestas, la mayoría de la MUD piensa que la mejor forma de sacar rédito a las manifestaciones antes de que se extingan es lograr concesiones políticas, como más representación en el Tribunal Supremo, el ente electoral o las comisiones parlamentarias que les permitan ganar espacios para reconquistar el sistema desde dentro del sistema. Esta estrategia implica confiar en que el rival puede ser derrotado en elecciones, lo que en último caso supone negar la “dictadura castro-comunista”.

Para los radicales, los números son sólo eso, números. Y bien es sabido que en Venezuela no han sido del todo fiables en los últimos años. Están convencidos de que, con tantos frentes abiertos, el gran tropiezo del chavismo está por llegar y sólo podrán explotarlo si están activos en las calles cuando llegue el momento. Las protestas, el desabastecimiento, los apagones, el crimen... Venezuela está regada de pólvora, el alimento favorito de los cisnes negros, así que la consigna es esperar y no transigir.

“El régimen dice que quiere diálogo mientras aumenta el número de presos; ¿con quién quiere dialogar? ¿Diálogo para qué?”, se preguntaba la semana pasada María Corina Machado, que ha tomado el relevo de López en las calles para mantener caldeada la protesta. “¿Para estabilizar la dictadura o para transitar a la democracia? Ese es el punto”.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios