Casi un millón de fieles desbordan Roma y el Vaticano en el ‘Día de los Cuatro Papas'
  1. Mundo
roncalli y woytila ya son santos

Casi un millón de fieles desbordan Roma y el Vaticano en el ‘Día de los Cuatro Papas'

Miles de personas comenzaron en la tarde de ayer a desfilar ante las tumbas de Juan XXIII y Juan Pablo II, ya convertidos en santos de la Iglesia católica

Foto: Vista de los asistentes a la Plaza de San Pedro durante la ceremonia de canonización. (Efe)
Vista de los asistentes a la Plaza de San Pedro durante la ceremonia de canonización. (Efe)

Miles de personas comenzaron en la tarde de ayer a desfilar ante las tumbas de Juan XXIII y Juan Pablo II, ya convertidos en santos de la Iglesia católica en una ceremonia oficiada por el Papa Francisco y que ha contado con el Papa emérito Benedicto XVI. Una jornada “histórica” y “nunca vivida” para los analistas vaticanos en la que en la sede de Pedro han sido protagonistas cuatro pontífices.

Ochocientas mil personas, según el portavoz de la Santa Sede, han asistido este domingo a la canonización de Roncalli y Woytila, el Papa del Concilio Vaticano II y el que tumbó el Muro de Berlín. Todos los medios italianos, y los romanos en particular, han destacado el día festivo que han vivido las calles de Roma y del Vaticano, con la ausencia prácticamente total de incidentes y en el que miles y miles de peregrinos seguían a última hora de ayer desfilando ante las tumbas de los nuevos santos.

Concluida la ceremonia religiosa, que había comenzado a las 10 de la mañana del domingo, el Papa Francisco recorrió parte de la plaza de San Pedro en el 'papamóvil' para agradecer a los peregrinos allí presentes,desplazados desde todo el mundo, su presencia en un día tan importante para la Iglesia.

Juan Pablo II ha sido canonizado tras un proceso récord por subrevedad, gracias a que Benedicto XVI autorizó abrirlo sin esperar a que pasasen cinco años desde su muerte. No obstante, el proceso para su beatificación y posterior canonización ha pasado por todos los requisitos, entre ellos el de los dos milagros realizados por su intercesión, el de la sanación de la monja francesa Marie Simon-Pierre y el de la costarricense Floribeth Mora, ambas hoy presentes en San Pedro.

(Efe)Mientras que en el caso de Juan XXIII, beatificado en el año 2000 por Juan Pablo II, el Papa Francisco aceleró el proceso al firmar el decreto para su canonización sin que se hubiese aún comprobado el segundo milagro necesario para ser santo.

El Papa emérito,Benedicto XVI, reaparecióhoy, tal y como estaba previsto, en la ceremonia. Lo hizo vestido completamente de blanco y con su mitra.

A su llegada fue recibido por un caluroso aplauso y saludado por las autoridades que llegaban a la zona preferencial para concelebrar la ceremonia.El papa teólogo se sentó entre los cardenales, a la izquierda del altar mayor.

Por su parte,los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, estuvieron sentados a la derecha del altar desde el que el Papa Francisco celebró la ceremonia de canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II. Doña Sofía hizo uso de la prerrogativa de poder usar la mantilla blanca, reservado por dispensa papal a las reinas católicas. El blanco fue elegido también por Paola de los Belgas o la gran duquesa consorte de Luxemburgo, María Teresa.

Los reyes durante la ceremonia de la canonización. (Efe)El ya conocido como ‘Día de los Cuatro Papas’ fue unacontecimiento cubierto por 2.259 periodistas acreditados, procedentes de 64 países. Además, la Santa Sede dio permisos a1.230 cámaras de televisión de todo el mundoy la ceremonia fue transmitida en algunos canales en 3D. Asimismo, cubrieron el evento 219 fotógrafos, distribuidos en varios sectores de la plaza y en el llamado brazo deCarlomagno, que se encuentra sobre la columnata de San Pedro.

También había acreditados 174 reporteros radiofónicos y 636 periodistas de prensa escrita. A estos, explicaron, hay que añadir los cerca 400 periodistas que están acreditados permanentemente en la Santa Sede.

Juan Pablo II Juan XXIII Papa Francisco Iglesia Papa Benedicto XVI Luxemburgo Muerte