Es noticia
Menú
Así fueron las 72 horas más dramáticas del kirchnerismo
  1. Mundo
CRISTINA FERNÁNDEZ SERÁ OPERADA HOY

Así fueron las 72 horas más dramáticas del kirchnerismo

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner será intervenida hoy para la "evacuación quirúrgica" del hematoma que le fue diagnosticado el sábado

Foto: Cristina Fernández anima a simpatizantes a la salida del Congreso tras jurar su segundo mandato en Buenos Aires. (Reuters)
Cristina Fernández anima a simpatizantes a la salida del Congreso tras jurar su segundo mandato en Buenos Aires. (Reuters)

Cristina Kirchner estaba recostada sobre su cama. A su lado, su hermana y su madre. También la acompañan dos de sus más estrechos colaboradores políticos. “¡No aflojen con la gestión!”, pedía a ministros y gobernadores que, por teléfono, interrumpían su descanso obligado en la residencia presidencial. “¡Sigan con la campaña!”, repetía. Era domingo. El día más tranquilo de sus últimas cuatro jornadas, indicaron sus interlocutores. Pero su reposo médico se terminó pronto. A las 19:30 h sintió un “hormigueo en el brazo izquierdo” que imprimió un giro dramático a la política argentina.

A 20 días de los comicios legislativos, Cristina Kirchner se someterá hoy a una cirugía cerebrovascular. Sus médicos anunciaron el sábado por la noche que se le había detectadoun hematoma en la cabeza y que debíaguardar un mes de reposo para la absorción de la sangre. Sin embargo, en menos de 24 horas el escenario empeoró: la sola imagen del cráneo de la presidenta argentina agujereado para descomprimir su cuadro clínico genera pánico entre funcionarios, políticos opositores y empresarios.

El hermetismo que el Gobierno mantiene sobre su salud, su ya conocida debilidad física (con otra operación en 2012) y un escenario político-económico tormentoso ponen un manto de sospecha sobre el futuro de su gestión, que termina en 2015. ¿Quién será su sucesor mientras esté convaleciente? Amado Boudou, el vicepresidente, el político con peor imagen del país, investigado por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

Intervención quirúrgica de fernández es 'bastante sencilla', según neurólogoFueron 72 horas de incertidumbre. Cristina Kirchner se levantó el sábado por la mañana con un fuerte dolor de cabeza. Ingresó antes de las 12:00 h en el hospital Favaloro, en pleno centro de Buenos Aires. “Estudios médicos programados”, hacían saber extraoficialmente fuentes del Gobierno. Le practicaron las más complejas pruebas cerebrovasculares. Después se supo que a las 17:00 h, con algunos resultados en mano, sus colaboradores llamaron con extremo hermetismo al vicepresidente, Amado Boudou, que estaba de gira por Brasil, para anunciarle que debía volver urgentemente al país. Cristina abandonó el hospital a las 21:00 h con un diagnóstico preocupante y una orden: reposo durante 30 días.

Minutos después, la sorpresa invadió a funcionarios, políticos opositores y periodistas. El portavoz presidencial anunció que Cristina Kirchner había sufrido un fuerte golpe en la cabeza el 12 de agosto, en plena campaña electoral, y que esa contusión había generado un hematoma que aún perdura. El diagnóstico: “Colección subdural crónica”.

¿Cómo fue el accidente de Kirchner?

¿Cómo se golpeó la cabeza Cristina Kirchner? ¿Cuándo? ¿Por qué no se informó en su momento? Sin información oficial, todo es una incógnita. Fuentes que tratan con la mandataria sostienen que el golpe tuvo lugar en realidad el 9 de agosto, cuando Cristina viajaba de Buenos Aires a Río Gallegos, su antigua residencia, el fin de semana de las elecciones primarias. La presidenta se resbaló en las escaleras del avión oficial, el Tango 01. Los periódicos habían hecho mención a ese episodio el lunes 12, el día después de la dura derrota electoral que sufrió el kirchnerismo, aunque como un dato menor.

De todas formas, el parte médico oficial ha indicado que el "traumatismo de cráneo" sucedió el 12 de agosto, el mismo día en el que habían surgido los rumores, y no tres días antes. En ese caso, el Gobierno lo ocultó. Sin embargo, otras fuentes que frecuentan la Casa Rosada sostienen que la presidenta se tropezó el lunes 12 con una de las alfombras de ese edificio.

placeholder

Ante el hermetismo oficial, las especulaciones ganaban lugar. Sólo un puñado de personas sabía el domingo en qué estado de salud estaba la presidenta. Ministros y gobernadores, por ejemplo, tuvieron que llamar a los asistentes de la mandataria para recibir algo de información. La incertidumbre creció al anochecer. A las 19:30 h, Cristina Kirchner percibió “un hormigueo en su brazo izquierdo”. Un claro síntoma de su afección, interpretaron sus médicos. Ingresóayera las 12:00 h en el hospital Favaloro.Pasó la noche en el centro médico para realizarse los estudios de rutina prequirúrgicos. Se estima quela intervención se realizará“a primera hora de la mañana” (después del mediodía en España).

Peor sustituto, imposible

Los miedos dentro del kirchnerismo no se restringen a los problemas médicos. El reemplazo de Cristina Kirchner será Amado Boudou, el vicepresidente. No había peor opción: el kirchnerismo debe revertir una dura derrota electoral en los próximos comicios que se celebrarán el 27 de octubre con el Ejecutivo en manos del político con peor imagen del país, según revelan las últimas encuestas.

Aimé, como lo llaman sus amigos, está siendo investigado actualmente por enriquecimiento ilícito. Su patrimonio suma cinco millones de dólares. Si un turista español camina por el lujoso barrio de Puerto Madero puede encontrarse con este ilustre vecino. Quizás lo vea pasar a toda velocidad sobre su Harley Davidson (una de sus cuatro motocicletas), acompañado por su joven mujer. Cuando tuvo que interrumpir su gira ante la enfermedad de la presidenta,Boudou paseaba en moto por Brasilia. En Puerto Madero también se deja ver mientras pasea a bordo de su yate por uno de los canales de la zona. La Justicia investiga cómo puede permitirse esos lujos con un sueldo de funcionario público.

Boudou, de 51 años, era un dirigente político conservador que adoptó el kirchnerismo a los 40. Durante su juventud repartía su actividad entre los negocios y la diversión:por la noche era DJ. Como ministro de Economía ganó puntos dentro del Gobierno cuando propuso (y ejecutó) la estatización del sistema de jubilaciones privadas, la caja de dinero público más importante del kirchnerismo.

placeholder Boudou saluda a simpatizantes durante su primer acto de gobierno en la Casa Rosada de Buenos Aires (Efe).

Pero su aura se diluyó. El vicepresidente fue acusado por tráfico de influencias en la venta de Ciccone Calcográfica, la empresa que imprime los billetes argentinos. Según reconstruyeron los medios de comunicación, Boudou presionó para que esta compañía, que genera rentabilidades millonarias, quedara en manos de sus testaferros.

Aimé es uno de los grandes símbolos de la corrupción kirchnerista. Fuentes del Gobierno aseguran que Cristina le ordenó mantener un perfil extremadamente bajo. Y recuerdan cuando, antes de quedar a cargo del Ejecutivo en 2012, la presidenta le advirtió en un acto que tuviera “mucho cuidadito” con la gestión en su ausencia. El vicepresidente cumplió ayer con la misión que le encomendó la mandataria. “Acá no hay incertidumbre ni cosas raras. Cristina se está tomando un descanso y me pidió mantener la gestión”, dijo desde la Casa Rosada.

“Una operación sencilla”

“Esta es una mala noticia para el Gobierno”, dice a El Confidencial Nelson Castro, autor del libro Enfermos de poder, consultado sobre la intervención quirúrgica a la que se enfrentará Cristina Kirchner. Rápidamente, este médico y periodista calma los temores al asegurar que se trata de “una operación sencilla” y aclara que “no hay que entrar al cerebro”, sino que la cirugía se realiza mediante un pequeño orificio en el cráneo. “El hormigueo que sintió ha indicado que comenzaba a haber un efecto del hematoma por la compresión de alguna zona del cerebro que alteraba su funcionamiento”, explica.

“Esta es una mala noticia para el Gobierno”, dice Nelson Castro, autor del libro Enfermos de Poder. Sin embargo, este médico y periodista asegura que se trata de una operación sencilla

Castro es un reconocido periodista de televisión que ganó protagonismo tras publicar una investigación sobre las distintas enfermedades que sufrieron los presidentes argentinos. Enfrentado públicamente con la mandataria, Castro sostiene que Cristina Kirchner padece el síndrome de Hubris, la enfermedad del poder. “Es una entidad médico política que describe las características del hombre y la mujer del poder, que se siente único en la historia, que siente que la historia lo está mirando”, define.

Después de que el kirchnerismo fuera derrotado en las elecciones primarias de agosto, el periodista sostuvo que los médicos presidenciales estaban “preocupados por el estado emocional” de la jefa de Estado. “Presidenta, usted necesita recuperar la calma y el equilibrio frente a la adversidad. Escuche a sus médicos. Es difícil, sobre todo cuando alguien padece, como es su caso, el síndrome de Hubris”, concluye.

Cristina Kirchner estaba recostada sobre su cama. A su lado, su hermana y su madre. También la acompañan dos de sus más estrechos colaboradores políticos. “¡No aflojen con la gestión!”, pedía a ministros y gobernadores que, por teléfono, interrumpían su descanso obligado en la residencia presidencial. “¡Sigan con la campaña!”, repetía. Era domingo. El día más tranquilo de sus últimas cuatro jornadas, indicaron sus interlocutores. Pero su reposo médico se terminó pronto. A las 19:30 h sintió un “hormigueo en el brazo izquierdo” que imprimió un giro dramático a la política argentina.

Noticias de Argentina
El redactor recomienda