'EL CONFIDENCIAL' ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE ypf

“Queremos un acuerdo, pero no acepto que Repsol busque dañar a YPF”

El presidente de la petrolera argentina explica en su primera entrevista en Europa su posición para buscar un acuerdo de compensación con el grupo español.

Foto: El presidente de la petrolera YPF, Miguel Galuccio. (EFE)
El presidente de la petrolera YPF, Miguel Galuccio. (EFE)

Miguel Galuccio, el ingeniero elegido por Cristina Fernández de Kirchner para presidir YPF tras la expropiación a Repsol, asegura que quiere llegar a un acuerdo con la petrolera española para compensarla por la confiscación del 51% de la petrolera argentina. En su primera entrevista en España tras la expropiación al grupo presidido por Antonio Brufau, Galuccio advierte, no obstante, de que no aceptará que la multinacional participada por Pemex CaixaBank dinamite la alianza con la estadounidense Chevron para explotar los yacimientos de Vaca Muerta. Un conflicto institucional que implica a los Gobiernos de Argentina, España y Estados Unidos.

Pregunta: ¿Qué tal le han recibido en la City londinense, donde ha presentado la gestión de YPF tras la nacionalización?

Respuesta: Muy bien. Yo tengo mi casa en Londres. He trabajado aquí muchos años y la verdad es que no pensaba que volvería a Argentina, salvo para cuando me retirase. Estoy muy agradecido a la invitación del presidente de BG Group para participar en un congreso muy petrolero donde se ha hablado del futuro de la industria, sobre todo del gas no convencional. Por primera vez en la historia, Estados Unidos se ha convertido en exportador de energía no convencional. Es una revolución.

P: ¿Y en este cambio histórico dónde se sitúa YPF después de la nacionalización?

R: Yo participé en proyectos en Polonia, India y China y el único país que ha explotado esta energía es Estados Unidos. Primero han sido las empresas independientes y los private equity, no las majors, las que han financiado el desarrollo. Argentina puede jugar un papel importante. Tenemos Vaca Muerta, un activo de primera clase, con explotación a cielo abierto, con kilómetros de tierras y el agua de la provincia de Neuquén para inyectar en la roca. El acuerdo con Chevron demuestra que las multinacionales no quieren dejar pasar esta oportunidad, como ocurrió en Estados Unidos.

P: ¿Quiere decir que Repsol no lo vio?

R: Repsol tenía una estrategia que miraba hacia afuera de Argentina y no hacia Argentina. A partir de ahí, la nacionalización es un derecho soberano que tienen todos los países.

P: ¿Cree que fue la mejor idea, lo más correcto?

R: La nacionalización estaba basada en una necesidad. Podemos discutir de las formas, pero el país tenía una necesidad energética por el déficit de producción de YPF.

P: ¿Quiere decir que usted no está de acuerdo con el modelo que empleó Cristina Fernández de Kirchner para expropiar a Repsol?

R: No voy a opinar sobre lo que hubiera hecho cuando se tomaron las decisiones porque no estaba allí. Pero le digo que creemos en un modelo de empresas mixtas, con accionistas públicos y privados. Yo he trabajado para los dos tipos. La sueca Statoil es un ejemplo de una empresa participada por el Estado, que cotiza en bolsa y que alinea los intereses de todos los accionistas y del país.

P. Pero eso también lo hacía Brufau cuando era presidente de YPF, ¿no?

R: Los mercados no entienden de política. Quieren generación de valor, que aumente la producción de petróleo y las reservas. Los inversores miran el performance (evolución) de la acción de YPF de los últimos 18 meses -ha subido casi un 100%-, lo cual es un respaldo al equipo gestor de la compañía.

P: Pero con Brufau la acción llegó a estar a 40 dólares y hoy cotiza aún a 20.

R: Yo he venido a jugar un rol profesional y no político. Mi objetivo es el futuro y no el pasado. Miramos hacia delante. Hace un año invertíamos 2.000 millones de dólares y hoy, 5.000. Antes teníamos 20 equipos de exploración y ahora, 60, el triple. Esto no se podría hacer si no hubiera una gestión adecuada.

P: Ustedes se han quejado de que Brufau difunde un boletín confidencial entre inversores, banqueros y fondos de inversión para perjudicarles, para hablar mal de su gestión ¿Es cierto?

R. Sí, dicen falsedades

P: ¿Y tienen ustedes información sobre presuntas irregularidades en la gestión de su antecesor?

R: El Estado presentó una demanda sobre los honorarios de algunos directivos. Pero yo no voy a hacer ningún comentario sobre asuntos legales. Lo que queremos es un acuerdo.

P: ¿Hay posibilidades de alcanzar ese acuerdo de compensación con Repsol?

R: La reclamación de Repsol es con el Estado argentino y no con YPF. Mi obligación es defender los intereses de todos los accionistas, los del Estado y los de Repsol, que tiene el 12% del capital. Un acuerdo sería positivo para YPF, para Argentina, para España y para Repsol. Estamos dispuestos a lograrlo.

P: ¿Cuál cree que sería la indemnización que Argentina pagaría? Porque entre lo que ofrece el Estado, 1.500 millones, y lo que pide Repsol, 10.500 millones, hay una gran diferencia.

R: No es mi función valorar la contrapartida. Pero cuando se hizo la expropiación, YPF valía 4.400 millones de dólares, por lo que el 51% serían 2.200 millones. Una indicación de dónde puede estar el precio son los 1.500 millones que ha depositado el Estado en el banco central como indemnización.

Repsol presenta la demanda de arbitraja por expropiación de ypf
Repsol presenta la demanda de arbitraja por expropiación de ypf
P: ¿Es Brufau un problema para llegar a ese acuerdo?

R: Yo no soy quién para hacer un juicio sobre Brufau. Él es un consejero delegado como yo. Eso lo tienen que hacer los accionistas de Repsol.

P. ¿Y qué opina de sus accionistas, como Pemex?

R: Conozco muy bien a Pemex, a Emilio Luzoya, su nuevo presidente, porque trabajé en México. Pemex ha sido muy proactiva para buscar un acuerdo.

P. ¿Pero no le parece una contradicción negociar la explotación de Vaca Muerta con Pemex, que a su vez es un accionista de Repsol y por tanto ha sido perjudicado por la expropiación?

R: Creo que Pemex puede ser un buen socio, tenemos muchas sinergias. México puede hacer negocios con quien le plazca. Se lo diría al revés. Creo que si no invierte en Argentina sería una oportunidad perdida, como para Repsol.

P. ¿Estaría dispuesto a que entrase Repsol en Vaca Muerta pese a la ruptura de las relaciones institucionales?

R: No tendría ningún problema en que fuera socio.

P. ¿Qué opina de La Caixa? ¿Se sienten defraudados porque no consiguió convencer a Brufau del acuerdo que propusieron?

El presidente de Repsol, Antonio Brufau. (EFE)
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. (EFE)
R: Tengo un gran respeto por Isidro Fainé. Ha mostrado mucha determinación para buscar una solución consensuada. Esto no es una cuestión de amor ni de engaños. Queremos encontrar un acuerdo negociado. Ese es el objetivo de Argentina y de YPF. Si no es posible, la solución será por la vía judicial.

P. Pero un país que tiene tantos pleitos perdidos en el CIADI no es el más fiable para negociar. Hasta fondos de Estados Unidos le han demandado.

R: Es cierto. Los problemas que tenemos ahora vienen derivados de la renegociación de la deuda de Argentina de hace años, sin la cual ahora no estaríamos ahora aquí. No tenemos una situación plenamente amigable. Pero los mercados están valorando lo que hemos hecho en los últimos 18 meses. Hemos emitido deuda por primera vez en Nueva York, en una colocación suscrita por inversores institucionales. Se nos han abierto los mercados de capitales. Mi actitud es la de buscar una solución negociada.

P: Sin embargo, Repsol les ha denunciado por la alianza con Chevron, que invertirá 1.250 millones en Vaca Muerta ¿Temen que esta demanda obstaculice el acuerdo?

R: No tememos la actuación de Repsol tras ver lo que ha dicho el juez de Nueva York. Yo quiero un acuerdo, pero lo que no voy a aceptar es que un accionista (en referencia a Repsol) busque hacer daño a la compañía.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), junto al presidente de la Caixa, Isidre Fainé, durante la Junta General de Accionistas de la compañía. (EFE)
El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), junto al presidente de la Caixa, Isidre Fainé, durante la Junta General de Accionistas de la compañía. (EFE)
P: También tienen un problema con Brasil, que les ha obligado a hacer una provisión que les ha hecho caer un 18% su beneficio semestral

R: Lo de Brasil está lejos de estar cerrado. La falta de aprovisionamiento de gas viene por un problema de inversión. Es un problema de un trimestre. Los resultados recurrentes han sido buenos.

P: Si tiene tan buena voluntad, supongo que aprovechará la visita a Madrid para verse con el ministro de Industria o con algún miembro del Gobierno español ¿Es así?

R: La agenda del viaje es privada.

P: ¿Eso quiere decir que va usted a ir al Santiago Bernabéu a ver la Champions o a reunirse con José Manuel Soria, al que se le ha visto salir de este mismo hotel a primera hora?

R. La agenda es privada.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios