Es noticia
Menú
Votar desde el retrete: los baños públicos entran en la campaña sudafricana
  1. Mundo
LA INSTALACIÓN DE BAÑOS PÚBLICOS EN EL OJO DEL HURACÁN

Votar desde el retrete: los baños públicos entran en la campaña sudafricana

El retrete ha sido el gran protagonista de las elecciones municipales sudafricanas que se celebraron el pasado miércoles y en las que el Congreso Nacional Africano

Foto: Votar desde el retrete: los baños públicos entran en la campaña sudafricana
Votar desde el retrete: los baños públicos entran en la campaña sudafricana

El retrete ha sido el gran protagonista de las elecciones municipales sudafricanas que se celebraron el pasado miércoles y en las que el Congreso Nacional Africano (CNA) volvió a ganar ampliamente (60%). La dignidad del ser humano y la eficacia de la gestión pública han tenido su particular ring de combate en torno a la taza en que la que evacua las vergüenzas de la realidad social de Sudáfrica.

Todo comenzó cuando la miserable barriada de Khayelitsha, en Ciudad del Cabo, se sublevó contra el Gobierno municipal que instaló unos baños compartidos en el gueto ante la falta de agua e instalaciones en las que viven decenas de miles de personas. La revuelta se politizó y se convirtió en la principal arma con la que el CNA  intentaba retomar el poder de la única región que no controla bajo su poderosa sombra.

Al menos, el ruido era constante y la imagen lo suficientemente potente como para esgrimir el fácil mensaje de absoluta indignidad. Así fue hasta que la gobernante DA descubrió que las vergüenzas eran compartidas y pudo contraatacar. Retretes construidos por las administraciones sin un simple muro para que nadie vea a sus usuarios han copado la atención política del país.

Tras la Copa del Mundo

Hace ahora casi un año, en vísperas de la Copa del Mundo, la Policía disolvía a palos una manifestación de vecinos de Makhaza, Khayelitsha, a los que las autoridades habían instalado unos retretes comunales. “Las paredes son de latón, con aberturas, cuando no directamente abiertos”, reclamaban unos coléricos vecinos que destrozaron buena parte de las instalaciones y acabaron cortando una autovía y quemando neumáticos. “Cualquiera puede vernos haciendo nuestras necesidades”, denunciaban.

La DA, por su parte, mantuvo que esta era una práctica compartida y el tema llegó hasta los tribunales. Recientemente, el juez Nathan Erasmus emitía un fallo en el que obligaba a cerrar todos los baños construidos en Khayelitsha; un fallo que avergonzaba a los responsables políticos tras un responso en la sentencia: “Tenemos la obligación, más concretamente los responsables públicos, de promover la dignidad humana”, decía.

El CNA por su parte, una de las partes demandantes, usó la sentencia como arma arrojadiza y sus dirigentes calificaron a la DA de “racista” y de denigrar la dignidad humana (la DA es un partido multirracial, pero su líder es la blanca Hellen Zille, gobernadora de la Provincia Occidental del Cabo). Sin embargo, con lo que no contaba el presidente Jacob Zuma es con que la granada le explotaría en la mano. “Unos 1.600 baños públicos sin ningún tipo de protección se han construido en Moqhaka, municipio de la provincia de Estado Libre, gobernado por el CNA”. La noticia era publicada en todos los periódicos y los mandamases del Gobierno desayunaban aquel día con frases como “no nos merecemos ser tratados así”, pronunciadas por sus propios votantes.

Al final de tanto revuelo electoral, el propio presidente Zuma declaraba que lo que más le ha apenado en esta campaña “es comprobar cómo son algunas instalaciones de baños públicos”. Mientras, la DA sacaba pecho y pedía rectificaciones al CNA por tanta acusación. Lo sorprendente era la sorpresa de unos y otros. Son miles de personas en este país las que no tienen un retrete en su casa, si al lugar en el que muchos viven se le puede llamar casa.

Sin embargo, tras todo el revuelo mediático levantado, los votos han demostrado la complejidad de la política sudafricana o la efímera memoria de los votantes. En ambas circunscripciones donde los vecinos han hablado de que los trataban como animales han vuelto a ganar aquellos que les construyeron el establo.

El retrete ha sido el gran protagonista de las elecciones municipales sudafricanas que se celebraron el pasado miércoles y en las que el Congreso Nacional Africano (CNA) volvió a ganar ampliamente (60%). La dignidad del ser humano y la eficacia de la gestión pública han tenido su particular ring de combate en torno a la taza en que la que evacua las vergüenzas de la realidad social de Sudáfrica.

Sudáfrica