Es noticia
Menú
Pulso a Prodi: los nacionalistas italianos declaran una huelga fiscal al Estado
  1. Mundo

Pulso a Prodi: los nacionalistas italianos declaran una huelga fiscal al Estado

Uno de cada tres italianos no paga los impuestos que, según el fisco, le corresponden. Este delito, que ha convertido a Italia en el país con

Foto: Pulso a Prodi: los nacionalistas italianos declaran una huelga fiscal al Estado
Pulso a Prodi: los nacionalistas italianos declaran una huelga fiscal al Estado

Uno de cada tres italianos no paga los impuestos que, según el fisco, le corresponden. Este delito, que ha convertido a Italia en el país con el nivel de evasión de impuestos más elevado de la Unión Europea, ha pasado de ser una arraigada costumbre entre los contribuyentes italianos a un arma política. Al menos, eso es lo que pretende el populista Umberto Bossi, líder de la derechista Liga Norte, que ha propuesto una huelga fiscal contra el Gobierno de Romano Prodi. Recoge así un sentimiento muy extendido en el norte de Italia, donde muchos contribuyentes consideran que sufren una presión fiscal demasiado excesiva mientras en el sur del país la evasión de impuestos es una práctica habitual, Bossi pretende liderar una “enorme protesta” que derribe el Ejecutivo de centroizquierda liderado por Prodi.

“Debemos pagar los impuestos a las regiones, no al Estado central”, animó Bossi a los seguidores de su partido, con unos argumentos que recuerdan a los esgrimidos por los nacionalistas catalanes a la hora de solicitar su ya consumada Agencia Tributaria. La rebelión fiscal, que la Liga Norte pretende iniciar en Génova, Milán y Turín, se extendería luego por las regiones de Lombardía y Véneto, baluartes de los separatistas de derechas.

Con este pulso al Gobierno, Bossi pretende forzar a Prodi a que acelere la reforma fiscal y ponga en marcha un sistema federalista que dejaría en manos de las regiones la gestión de un mayor porcentaje de los impuestos recaudados. “No nos pueden meter en la cárcel a todos porque no paguemos. Al final el Gobierno deberá ceder. Hay que recordar además que todos los Estados moderados han nacido de una rebelión fiscal”, señaló el líder independentista, que lleva décadas coqueteando con la idea de la separación del norte de Italia.

El primer ministro, que se encontraba de vacaciones cuando el dirigente de la Liga Norte lanzó su amenaza, advirtió que no cederá al chantaje de Bossi, con el que tiene previsto reunirse el próximo 15 de septiembre. “No se puede hablar de federalismo fiscal, una reforma que también es prioritaria para la mayoría del centroizquierda, partiendo de la violación de las leyes existentes”, señaló Prodi.

Los otros partidos de la Casa de las Libertades, la alianza de centroderecha liderada por Silvio Berlusconi de la que forma parte la Liga Norte, no han secundado la amenaza de Bossi. Forza Italia, el partido de Il Cavaliere, considera que la huelga fiscal no es la mejor forma de hacer caer el Gobierno de Prodi. Según declaró Fabricio Cicchito, vice coordinaror de Forza Italia, lo principal es llegar a un gran acuerdo de partidos para erosionar el Ejecutivo de centroizquierda y provocar su caída. “El otoño puede traer cambios”, auguró Berlusconi, que pretende fundar un nuevo gran partido que aúne a la derecha y “vuelva a levantar Italia”, según informó el diario La Stampa.

La Iglesia Católica analiza la propuesta

Incluso la Iglesia Católica se ha visto obligada a analizar la propuesta de Bossi. Preguntado por los periodistas, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, declaró que “los impuestos hay que pagarlos, está escrito en el Evangelio: Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. No obstante, el cardenal añadió que “debemos pagar los impuestos de acuerdo a leyes justas”.

Uno de cada tres italianos no paga los impuestos que, según el fisco, le corresponden. Este delito, que ha convertido a Italia en el país con el nivel de evasión de impuestos más elevado de la Unión Europea, ha pasado de ser una arraigada costumbre entre los contribuyentes italianos a un arma política. Al menos, eso es lo que pretende el populista Umberto Bossi, líder de la derechista Liga Norte, que ha propuesto una huelga fiscal contra el Gobierno de Romano Prodi. Recoge así un sentimiento muy extendido en el norte de Italia, donde muchos contribuyentes consideran que sufren una presión fiscal demasiado excesiva mientras en el sur del país la evasión de impuestos es una práctica habitual, Bossi pretende liderar una “enorme protesta” que derribe el Ejecutivo de centroizquierda liderado por Prodi.