La Guardia Civil tuvo que realizar una cuarta microvoladura este viernes cuando apenas quedaban unos centímetros para llegar hasta donde estaba el niño y así continuar con los trabajos de rescate de Julen. El hallazgo de una veta de roca obligó a los Tedax a provocar una nueva explosión para destruir la roca que impedía a los mineros seguir avanzando hasta el lugar donde se encontraba el pequeño. Al llegar hasta él, en la madrugada del sábado, Julen ya estaba muerto.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios