llevan tres en 24 horas

Así se ejecutan las microvoladuras empleadas en el rescate de Julen en el pozo de Málaga

Este proceso se alarga durante una hora y media. Luego, hay que esperar 30 minutos para extraer el aire de manera forzada de abajo

Foto: El portavoz de la Guardia Civil en Málaga, Jorge Martín. (EFE)
El portavoz de la Guardia Civil en Málaga, Jorge Martín. (EFE)

Se trata de un proceso muy complejo. Se tardan dos horas desde principio a final y el peligro es evidente. Arranca cuando dos mineros descienden desde la cápsula hasta el túnel horizontal para perforar distintos agujeros donde está la roca. Una vez que han terminado la perforación de estos dos orificios regresan a la superficie.

Arriba son relevados por guardias del servicio de montaña de la Guardia Civil, especialistas en espeleología y microvoladuras. Descienden e introducen las cargas en el interior del orificio y detonan las cargas explosivas que previamente han sido preparadas por el grupo de investigación de explosivos de la Guardia Civil, que conoce con detalle el peso y la mezcla de cada componente.

Cuando todo el personal está arriba, se detonan las cargas explosivas. Este proceso se alarga durante una hora y media. Luego, hay que esperar 30 minutos para extraer el aire de manera forzada de abajo. El aire sirve para evacuar el aire contaminado y gases que hay abajo en la galería horizontal.

En previsión de que haya más voladuras (esta mañana ya se ha activado la tercera) ha partido para Sevilla el helicóptero del Instituto Armado que estaba situado en la zona del rescate, en el Cerro de la Corona, para cargar más material explosivos. “Se trata de que no nos quedemos sin material y guardar el material por si es necesario”, explica Jorge Martín, portavoz de la Guardia Civil.

Así se ejecutan las microvoladuras empleadas en el rescate de Julen en el pozo de Málaga

“El ánimo entre los 26 efectivos sigue siendo igual de alto que ayer. Pero la montaña marca el ritmo de trabajo de estas personas y nos hemos encontrado material extremadamente duro”, admite Martín, que bajo ningún concepto quiere dar ningún plazo. De la misma opinión se expresa Juan López-Escobar, delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur, que argumenta que él no hubiera dado plazos.

Según López-Escobar, ahora mismo se cuentan con “los mejores especialistas” y argumenta que aunque admite la importancia mediática del caso, la brigada minera “no son héroes, son hombres que forman parte de un equipo y están abrumados”.

¿Esta era el terreno que se esperaba? “Estamos moviéndonos en un terreno similar al de antes con el túnel vertical. Se está haciendo ahora con medios que no pueden mover grandes volúmenes. Es una situación angustiosa por Julen y la presión es enorme. El trabajo de la mina es peligroso, llevan mucho tiempo haciéndolo y tienen previsto todo. Trabajan con riesgo, pero procuran que no haya peligro”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios