Conducimos el Mercedes GLC Fuel Cell

  • Pantalla completa
Prueba corta e interesante
1 de 9
Comparte la fotografía

Prueba corta e interesante

Solo pudimos recorrer unos 20 kilómetros, pero fue una prueba interesante porque supone un nuevo paso adelante hacia la movilidad del futuro.

Cuatro modos de utilización
2 de 9
Comparte la fotografía

Cuatro modos de utilización

Además de los modos de conducción, este GLC Fuel Cell permite cuatro modos de uso de su sistema de gestión de la energía.

Flujo de energía
3 de 9
Comparte la fotografía

Flujo de energía

Mediante esta pantalla se puede gestionar el flujo de energía en todo momento, cuándo funciona la pila de combustible, cuándo recarga la batería cuándo emplea electricidad de la batería.

Prueba cerca de Fráncfort
4 de 9
Comparte la fotografía

Prueba cerca de Fráncfort

Nuestra prueba con el GLC Fuel Cell la hicimos cerca de Fráncfort dentro de una prueba programada de toda la gama GLC.

Requiere infraestructuras de hidrógeno
5 de 9
Comparte la fotografía

Requiere infraestructuras de hidrógeno

Es la solución definitiva, pero requiere una infraestructura del hidrógeno que de momento es muy escasa en Europa y casi nula en España.

Un todocamino para el futuro
6 de 9
Comparte la fotografía

Un todocamino para el futuro

Parece un GLC más, pero en realidad es un coche que ofrece un gran potencial. La sociedad demanda vehículos todocamino y cero meisiones y este cumple con las premisas.

Un coche de producción
7 de 9
Comparte la fotografía

Un coche de producción

Lo que me parece más destacable es que no es una unidad de pruebas, un coche de desarrollo, sino que es un vehículo que se vende a empresas y que utilizan conductores de esas empresas.

Casi sin cambios respecto al GLC
8 de 9
Comparte la fotografía

Casi sin cambios respecto al GLC

Casi no se aprecian cambios en cuanto a su aspecto exterior. Tan solo el anagrama Fuel Cell y en la parte inferior derecha la tapa con el punto de recarga para sus baterías.

Mercedes lleva trabajando desde mediados de los años ochenta en la tencología del hidrógeno. El GLC Fuel Cell es su gran novedad, un coche que también es enchufable, que ofrece hasta 478 kilómetros de autonomía y que se conduce como un coche eléctrico más. Es el futuro de la movilidad sostenible, si llegan las infraestructuras de hidrógeno necesarias.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios