Es noticia
Menú
Volvo invertirá 960 millones de euros en su planta de Torslanda para fabricar eléctricos
  1. Motor
  2. Industria
Más sostenible, eficiente y moderna

Volvo invertirá 960 millones de euros en su planta de Torslanda para fabricar eléctricos

Volvo Cars sigue invirtiendo en su futuro como compañía exclusivamente eléctrica, y ahora con una lluvia de millones para su planta más antigua, en Suecia, que hará nuevos eléctricos

Foto: La planta de Torslanda estará dedicada a una nueva generación de modelos eléctricos. (Volvo)
La planta de Torslanda estará dedicada a una nueva generación de modelos eléctricos. (Volvo)

Tras el reciente anuncio del fabricante de automóviles Volvo Cars y Northvolt, una de las más importantes empresas de baterías, de invertir casi 2.900 millones de euros en el desarrollo y producción a medida de baterías de alta calidad para la siguiente generación de modelos eléctricos de la compañía sueca, ahora se hace pública otra inversión de futuro más, ya que Volvo Cars destinará 960 millones de euros en su fábrica de Torslanda (Suecia) durante los próximos años, con el fin de preparar la producción de la siguiente generación de vehículos eléctricos. Estos dos planes de inversión suponen un nuevo paso hacia el objetivo de Volvo Cars de convertirse, antes de 2030, en un fabricante de vehículos exclusivamente eléctricos.

placeholder La inversión tiene como meta modernizar esta planta de cara a su futuro 100% eléctrico.
La inversión tiene como meta modernizar esta planta de cara a su futuro 100% eléctrico.

Como parte de las inversiones previstas, se instalarán en la fábrica nuevas tecnologías y procesos de fabricación más sostenibles. Entre ellos destaca un sistema de megafundición de piezas de aluminio de carrocería, una nueva fábrica de montaje de baterías y varios talleres de pintura y ensamblaje final totalmente renovados.

Preparándose para los eléctricos

El nuevo sistema de megafundición de piezas de aluminio de la carrocería en la próxima generación de modelos eléctricos de Volvo es el cambio más significativo de todo el paquete de inversiones que se van a llevar a cabo. Con este procedimiento se proporcionan múltiples beneficios en materia de sostenibilidad, coste y rendimiento del vehículo durante toda su vida útil, y Volvo Cars se convierte así en uno de los primeros fabricantes de automóviles que invierte en él. La fundición de los principales componentes de la estructura del suelo del vehículo en una sola pieza de aluminio reduce el peso, lo que mejora la eficiencia energética y, por tanto, la autonomía del vehículo. Gracias a esto, los diseñadores de Volvo pueden optimizar el espacio disponible en el interior del habitáculo, así como en el maletero. Asimismo, otra de las ventajas que aporta la megafundición es que simplifica la fabricación, lo que a su vez ahorra costes de logística y uso de materiales, reduciendo por ende la huella ambiental general.

placeholder Lo más destacado es la introducción del sistema de megafundición de piezas de aluminio.
Lo más destacado es la introducción del sistema de megafundición de piezas de aluminio.

Por otro lado también se va a modernizar el taller de pintura, proceso que incluye la instalación de una nueva maquinaria y la puesta en marcha de procesos innovadores que, según las previsiones de la compañía nórdica, contribuirán a reducir aún más el consumo de energía y las emisiones contaminantes que produce el taller.

A esto se añade una nueva fábrica de montaje de baterías, que integrará las celdas y los módulos de las baterías en la estructura del suelo del vehículo, mientras que el taller de ensamblaje se está reformando para adaptarlo a los vehículos eléctricos. También se renuevan las áreas de logística para mejorar el flujo de materiales y optimizar el transporte de mercancías y componentes en el interior de la fábrica. La empresa invertirá a su vez en las instalaciones que rodean la planta, creando desde nuevas zonas de descanso a oficinas o vestuarios.

placeholder Vista aérea de la fábrica de Volvo en Torslanda, objeto de la futura inversión.
Vista aérea de la fábrica de Volvo en Torslanda, objeto de la futura inversión.

Javier Varela, responsable de ingeniería y operaciones de Volvo Cars, declaraba al respecto: ''nuestro futuro como empresa es totalmente eléctrico y eso requiere una serie de mejoras en toda la fábrica que garanticen que Torslanda pueda seguir produciendo vehículos eléctricos de primera calidad''. Y es que la planta de Torslanda es una de las más antiguas de Volvo Cars, pues fue inaugurada por el rey Gustavo VI Adolfo de Suecia en abril de 1964, contando en la actualidad con una producción de 300.000 vehículos anuales.

El pasado año, la fábrica de Torslanda se convirtió en la primera planta de producción de vehículos de Volvo con un efecto totalmente nulo sobre el clima, algo que en la compañía solo había logrado hasta ese momento la factoría de motores de Skövde, que alcanzó la neutralidad climática en 2018. Las instalaciones de Torslanda ya funcionaban con electricidad climáticamente neutra desde 2008, pero desde el 2021 cuenta también con un sistema de calefacción sin impacto, procediendo la mitad del biogás y la otra mitad procede de un sistema de calefacción urbana basada en el calor residual industrial.

Tras el reciente anuncio del fabricante de automóviles Volvo Cars y Northvolt, una de las más importantes empresas de baterías, de invertir casi 2.900 millones de euros en el desarrollo y producción a medida de baterías de alta calidad para la siguiente generación de modelos eléctricos de la compañía sueca, ahora se hace pública otra inversión de futuro más, ya que Volvo Cars destinará 960 millones de euros en su fábrica de Torslanda (Suecia) durante los próximos años, con el fin de preparar la producción de la siguiente generación de vehículos eléctricos. Estos dos planes de inversión suponen un nuevo paso hacia el objetivo de Volvo Cars de convertirse, antes de 2030, en un fabricante de vehículos exclusivamente eléctricos.

Eficiencia energética Estrategias de inversión Movilidad del futuro
El redactor recomienda