Cinco estrellas Euro NCAP

Por qué el Mazda MX-30 es el SUV más seguro de este 2020

La apuesta eléctrica de Mazda por el segmento de los todocamino ha obtenido la mejor puntuación en seguridad gracias, entre otros motivos, a las tecnologías que incorpora de fábrica

Foto: El MX-30 es el quinto vehículo de Mazda en conseguir la máxima valoración. (Cortesía)
El MX-30 es el quinto vehículo de Mazda en conseguir la máxima valoración. (Cortesía)

La seguridad se ha convertido en uno de los principales argumentos de venta de un vehículo. Comprar un coche ya no depende exclusivamente del confort al volante o de contar con la mejor experiencia posible, sino también de saber que cualquier trayecto se va a realizar con el menor riesgo posible. Para establecer un criterio común en el conjunto del parque automovilístico, en 1996 se fundó Euro NCAP, un programa que mide la seguridad de los automóviles a la venta en la Unión Europea.

El objetivo de conseguir cero víctimas en carretera continúa siendo una necesidad para las autoridades europeas y nacionales. Propósito que comparten desde el sector del automóvil, contribuyendo con la fabricación de coches cada vez más seguros. El caso del MX-30 de Mazda es un ejemplo de cómo las novedades tecnológicas aplicadas a la automoción pueden salvar vidas. Aspecto que se refleja en las cinco estrellas que el SUV eléctrico ha logrado recientemente en la prueba Euro NCAP.

Este resultado, asimismo, se ha logrado con el nuevo protocolo, más estricto, que el organismo europeo ha puesto en marcha este año. Entre estos criterios se encuentran nuevas pruebas de protección de los ocupantes y protección mejorada tras el accidente, así como en las últimas tecnologías avanzadas de asistencia al conductor. De este modo, en el primer eléctrico de los de Hiroshima destaca el 91% de protección a ocupantes adultos, la más elevada de entre los últimos vehículos puestos a prueba durante este 2020. El Mazda MX-30 también se ha hecho con las máximas puntuaciones en impacto lateral, frontal y lateral con ocupantes de entre seis y diez años.

El Mazda MX-30 también se ha hecho con las máximas puntuaciones en impacto lateral, frontal y lateral con ocupantes de entre seis y diez años. (Cortesía)
El Mazda MX-30 también se ha hecho con las máximas puntuaciones en impacto lateral, frontal y lateral con ocupantes de entre seis y diez años. (Cortesía)

Además del 91% de seguridad para adultos, el SUV eléctrico ha logrado una calificación del 87% en pasajeros infantiles, un 73% en ‘safety assist’ (las tecnologías de asistencia al conductor que, por ejemplo, ayudan a mantenerse en el carril o a tomar mejor las curvas) y un 68% en peatones. La suma de todas ellas ha permitido conseguir las cinco estrellas de la entidad europea en un año en el que los criterios. Es la quinta vez que un vehículo del fabricante japonés lo consigue, después del CX-5 en 2017, el Mazda6 en 2018 y el Mazda3 y el Mazda CX-30 en 2019; lo que demuestra que el eléctrico es tan seguro como los modelos tradicionales.

Tecnología y diseño que evitan accidentes

La firma nipona se ha preocupado en los últimos años por dotar a sus vehículos tanto de tecnologías que mejoren la seguridad de peatones y ocupantes como de un diseño que, entre otras funciones, ayude a preservar el bienestar de los pasajeros. Por ejemplo, la arquitectura de vehículo Skyactiv dota a la carrocería de una rigidez y ligereza que le permite una mejor absorción de los impactos. El paquete de sistemas de seguridad activa i-Activsense está destinado a ayudar al conductor a identificar riesgos potenciales (como la detección de fatiga o el reconocimiento de señales), minimizar la probabilidad de daños o lesiones y a cómo aumentar el nivel de protección de los peatones. Por ejemplo, la función Turn-Across Traffic se encarga de verificar que no haya peligro de colisión al realizar un giro en una intersección.

Entre las nuevas medidas de seguridad que se han incorporado al todocamino figura la tecnología 'Emergency Lane Keeping', un asistente de mantenimiento en carretera que ayuda a mantener el coche en su carril incluso cuando no existen marcas en la carretera. Este sistema también se combina con el asistente de ángulo muerto para prevenir accidentes en los cambios de carril.

El Mazda MX-30 ha obtenido buenas calificaciones en seguridad tanto para adultos como para menores. (Cortesía)
El Mazda MX-30 ha obtenido buenas calificaciones en seguridad tanto para adultos como para menores. (Cortesía)

Esas mejoras en el diseño y la tecnología para lograr una mayor seguridad también se muestra en las puertas traseras ‘freestyle’, cuya apertura se realiza desde el centro del habitáculo (y no pegada a la rueda trasera). Mazda también ha trabajado para integrar la batería dentro del chasis de manera que, al rodearla de una sólida estructura, consigue una mayor protección para los pasajeros a la vez que aumenta la estabilidad del vehículo.

Con las cinco estrellas de Euro NCAP, el Mazda MX-30 puede presumir no solo de sostenibilidad, sino también de seguridad, tanto para sus pasajeros como para peatones y otros vehículos. Todo ello, sin perder de vista la apuesta por el diseño y la diversión al volante, señas de identidad del fabricante.

Motor