2 MILLONES DE COCHES PENDIENTES DE CUMPLIRLA

Claves y consejos para pasar la ITV a la primera sin sobresaltos

Con un parque de vehículos muy viejo es una revisión imprescindible para garantizar una mejor seguridad vial

Foto: Pasar la revisión de ITV es la única manera de asegurar un buen funcionamiento de un vehículo con unos años encima.
Pasar la revisión de ITV es la única manera de asegurar un buen funcionamiento de un vehículo con unos años encima.

A causa del confinamiento de la pasada primavera, y ante la imposibilidad de pasar la ITV entonces, un gran número de vehículos, más de dos millones de vehículos según datos del sector, se enfrentan ahora a esta inspección. Las estaciones para hacer estas revisiones no dan abasto y en ellas se han aplicado nuevas medidas de seguridad para garantizar la máxima seguridad de sus clientes y de los operarios. .

España tiene un parque de vehículos que roza los 12,3 años de antigüedad media, lo que le convierte en uno de los más viejos de Europa. En estas circunstancias, la revisión periódica de la ITV es la única manera de garantizar unas normas mínimas de seguridad vial en los vehículos. Máxime cuando también se está reduciendo el dinero invertido en mantenimiento de los vehículos por la crisis económica.

Si tiene que pasar ahora su revisión de ITV, aquí tiene algunos consejos para evitar sobresaltos a la hora de realizar dicha revisión y no tener que hacer una segunda revisión por algún defecto fácilmente solucionable.

Antes de todo, lo primero que se debe hacer es llevar el coche a hacer una revisión pre-ITV en un taller de confianza. Allí pondrán a punto el vehículo para pasar la inspección óptimamente, revisando los principales sistemas de seguridad, el funcionamiento del motor y de algunos elementos como las luces o los neumáticos.

Pasar la ITV favorablemente es la única forma de asegurar que un vehículo está en buenas condiciones para circular.
Pasar la ITV favorablemente es la única forma de asegurar que un vehículo está en buenas condiciones para circular.

Hay que tener en cuenta que cada año, de los 20 millones de vehículos que están obligados a pasar dicha revisión periódica cerca de un 20% son rechazados en una primera revisión y tienen que volver tras arreglar los defectos detectados.

1.- La primera ITV, al cumplir los cuatro años

La primera Inspección Técnica de Vehículos hay que pasarla cuando el coche cumple cuatro años, por norma general. A partir de esa fecha, la cita con la ITV será cada dos años hasta que el vehículo tenga diez y a partir de entonces cada doce meses. Estos plazos también son válidos para las motos, pero los ciclomotores deben hacer la primera inspección a los tres años. Pero hay excepciones, como vehículos de transporte pùblico o coches matriculados como vehículo de alquiler, etc...

Ahora bien, si tu vehículo ha sufrido un accidente antes de la fecha prevista para la ITV, incluso durante los primeros cuatro años de vida, tendrás que llevarlo a inspeccionar una vez reparado. Del mismo modo, también es obligatoria la ITV extra si has alterado la carrocería, con elementos de tuning o luces supletorias, por ejemplo. Porque estos elementos deben ser homologados y figurar en la correspondiente ficha del vehículo.

2.- Nuevas medidas para tiempos de COVID

Aunque siempre ha sido aconsejable pedir cita previa para pasar la ITV, en estos tiempos de COVID es obligatorio. Por un lado, por seguridad, pero también porque en estos meses, después del Estado de Alarma, se han multiplicado el número de vehículos que deben pasarla ya que no pudieron hacerlo entonces. Se calcula que hay aún unos dos millones de vehículos que tienen que ponerse al día con este examen técnico.

Del mismo modo, es obligatorio acudir a la estación con mascarilla, como también se han modificado por seguridad algunos protocolos de los inspectores. Ahora, estos ya no se subirán a tu vehículo para hacer la inspección, sino que tendrás que ser tú quién ejecute sus órdenes. Por ejemplo, poner intermitentes, encender luces, abrir el capó o el maletero, mover el asiento... para que él compruebe su estado.

3.- ¿Qué documentación hay que presentar en la ITV?

Antes de empezar con la Inspección tendrás que mostrar la ficha técnica del vehículo, el permiso de circulación y el justificante de tener el seguro obligatorio al día. No te los olvides porque si no tendrás que volver otro día. Todos los papeles deben estar en regla. En algunas estaciones también pueden pedirte el DNI. Asimismo comprobarán que el número de la matrícula y del bastidor coincidan con los que figuran en la documentación.

4.- ¿Ojo con la carrocería?

En la ITV se comprueba que todos los elementos vitales del vehículo estén en perfecto estado. Se echa un vistazo a la carrocería. Que no tenga deformaciones o corrosión, que los paragolpes no estén sueltos, que estén en buen estado las cerraduras y todas las molduras. Del mismo modo, se comprueba que la matrícula no esté suelta y sea legible. Aunque no lo creas, el 30 % de los suspensos se debe a una carrocería en mal estado.

Ahora, en la ITV también se revisan los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción.
Ahora, en la ITV también se revisan los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción.

Los retrovisores deben estar en buen estado, pero no solo el espejo, también las carcasas. Se mirará que el parabrisas y que el resto de las lunas no tenga un 'chinazo' o algún desperfecto de importancia.

Por supuesto, se comprueba el estado de los grupos ópticos. Se empieza por las carcasas y los cristales y luego se comprueba que todos funcionen correctamente, intermitentes, luces de día, de freno, de cruce, largas, marcha atrás... Este punto es muy importante ya que uno de cada cuatro vehículos que no pasan la ITV tienen problemas con el alumbrado o la señalización.

5.- ¿Qué se comprueba en el interior?

En el interior se revisa el estado de los cinturones y el anclaje de los asientos, que todos los indicadores del cuadro funcionen correctamente, incluso el claxon. Del mismo modo tendrás que poner en marcha los limpiaparabrisas para que el inspector se asegure que funcionan correctamente y que las escobillas no están gastadas. Tampoco los mecanismos de cierre de las puertas y ventanas escapan a este examen del interior.

6.- Neumáticos, una de las principales causas de una ITV negativa

Los neumáticos no solo deben mantener la presión idónea sino que también se echa un vistazo para comprobar que no presentan cortes, abombamientos, deformaciones o un dibujo inferior a 1,6 mm o desigual. Todos estos factores propiciarán una ITV no favorable o negativa. Y esto también vale para la rueda de repuesto. Si tu coche carece de ella, debes llevar un kit antipinchazos en perfecto estado y listo para su uso.

7.- Como novedad los sistemas eléctricos

Del mismo modo, se revisan suspensiones, amortiguación y dirección, además de las emisiones contaminantes y ruido. Estas comprobaciones, junto con la de los frenos, son las causantes del 20 % de los rechazados. Dentro de esta revisión mecánica también se comprueba que no existan pérdidas de líquidos.

Una novedad de la última actualización de la ITV, en 2018, es la revisión de los sistemas electrónicos. Las estaciones deben estar provistas de un medidor que controle el buen funcionamiento de los airbags, ABS, ESP... o cualquier sistema electrónico que equipe el modelo. Por ello, si se te ha encendido un testigo de cualquiera de estos sistemas llévalo al taller antes ir a pasar la inspección.

8.- ¿Y si no es favorable?

Cuando el examen ha finalizado, tu vehículo puede recibir tres tipos de calificación: Por un lado, 'Favorable'. Si es así, enhorabuena, tu coche ha pasado la ITV sin problemas. Te darán el adhesivo correspondiente donde se indica cuándo tienes que pasar la siguiente Inspección. Este adhesivo tendrás que ponerlo en el parabrisas delantero en el lado derecho. Del mismo modo, te sellarán la ficha técnica que debe permanecer en el vehículo junto con el resto de la documentación.

Sin embargo, también pueden calificar tu vehículo como 'Desfavorable'. Esto significa que sufre defectos graves, que te indicarán en el correspondiente informe. A partir de este momento, tendrás dos meses para subsanarlos. Y, ojo, solo podrás circular con tu coche para llevarlo al taller o volver a la ITV, pero no para el uso diario.

La tercera clasificación que puede obtener tu automóvil es la de 'Negativo'. En este caso, tendrás que retirar tu vehículo de la estación con una grúa, ya que no podrás circular con él hasta que no se subsane el problema.

9.- ¿Cuánto me cuesta la ITV?

Las tarifas de la ITV son distintas en cada Comunidad Autónoma. Este año, los precios pueden subir de los 50 euros si conduces un coche diésel. En algunas comunidades, como Madrid y Baleares, las tarifas de los gasolina llegan a ser hasta 16 euros más baratas. En este caso no importa mucho que conduzcas un híbrido o un eléctrico, ya que pagarás lo mismo que si tienes un modelo de gasolina. En cuanto a las motos, la media del coste es de unos 20 euros, aunque también varía bastante de una comunidad a otra.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios