LAS JUGADAS DEL PRESIDENTE DE RENAULT-NISSAN

La caída de Carlos Ghosn, el genio visionario que revolucionó el automóvil con el Qashqai

En 1996, entró en Renault, que atravesaba una situación complicada, y 22 años después lidera el primer grupo mundial de automoción. Este lunes ha sido detenido acusado de evasión fiscal

Foto: Carlos Ghosn, en el nuevo deportivo Alpine A110 de 2017. (Reuters)
Carlos Ghosn, en el nuevo deportivo Alpine A110 de 2017. (Reuters)

Carlos Ghosn ha pasado de ser el número uno del mundo de la automoción, un auténtico gurú del sector, a un apestado tras ser acusado de evasión fiscal en Japón. Detrás deja unos años de grandes éxitos, primero como empleado de Michelin, más tarde como ejecutivo de Renault y hasta la fecha como máximo responsable de la alianza Renault-Nissan, el consorcio líder mundial en el sector de automoción junto al Grupo Volkswagen y a la japonesa Toyota.

Carlos Ghosn es uno de los genios del sector de la automoción, una pieza clave desde hace años, que ha sabido, partiendo de unas industrias en un claro declive, como Nissan y Renault en su momento, convertirlas en líderes mundiales. Según las cifras acumuladas hasta el mes de octubre, la alianza Renault-Nissan que él formó se posiciona como el primer fabricante mundial de automóviles.

De padres libaneses, Ghosn nació en Brasil pero a los seis años se trasladó con su madre a Líbano y de allí fue a París, donde estudió Ingeniería. Al terminar la carrera comenzó a trabajar en Michelin, primer fabricante europeo de neumáticos de automóviles, con diversos cargos tanto en París como en Sudamérica. Esa internacionalización le dio una manera de entender los negocios de una forma multicultural, con un claro enfoque por la diversidad como activo del negocio. Tras más de 10 años en la empresa, en el año 1996 la marca francesa Renault, que atravesaba una situación bastante complicada, decidió contratarle como vicepresidente ejecutivo de compras, investigación e ingeniería, llevando también la división sudamericana de la red de Renault.

En solo dos años le dio la vuelta a la situación financiera de la marca francesa, que pasó a dar beneficios nuevamente. Y solo dos ejercicios después fue el ejecutivo brasileño el que impulsó la creación de la alianza Renault-Nissan. Fruto de este importante acuerdo de colaboración entre dos empresas, Renault compró un 36% de las acciones de Nissan. A partir de ese momento continuó su meteórica carrera también en Nissan, que igualmente atravesaba una situación complicada.

Su volantazo en Nissan

Nissan tenía entonces una abultada deuda, pero sobre todo contaba con una gama de modelos poco demandada por los clientes. Ghosn decidió poner en marcha un ambicioso plan de reestructuración con importantes cambios estructurales que llevaron al cierre de factorías y al cambio de la estrategia con las empresas suministradoras. El camino fue el de emplear esa idea de entender el negocio basada en la muticulturalidad.

El CEO de Mitsubishi, Osamu Masuko, y Carlos Ghosn, a juego. (Reuters)
El CEO de Mitsubishi, Osamu Masuko, y Carlos Ghosn, a juego. (Reuters)

Como parte de esta filosofía internacional, Ghosn cambió el idioma oficial de la compañía Nissan, que pasó del japonés al inglés, lo que facilitó el intercambio internacional e incluyó a directivos de la filial norteamericana y de Europa en el equipo directivo de la marca nipona. El Nissan Revival Plan permitió en el primer año pasar de unas pérdidas de 6.400 millones de dólares a unos beneficios de 2.700 millones.

El incomprendido Qashqai

En 2007, el ejecutivo brasileño dio un golpe de timón con la presentación de un modelo, el Nissan Qashqai, que en su momento no llegó a ser demasiado bien entendido. Se trataba de hacer un vehículo con un enfoque y una estética de tipo campero, pero sin la tracción a las cuatro ruedas que hasta entonces era imprescindible en este tipo de vehículos. Aquel modelo fue la salvación definitiva para Nissan, que encontró en este modelo su nueva referencia.

El Nissan Qashqai creó un nuevo concepto de vehículo, el todocamino compacto, que hoy en día arrasa en el mercado. Un tipo de coche más alto, que ofrece mejor visibilidad, que permite un habitáculo mucho más amplio, pero sobre todo es un coche muy diferente y con un acceso a su interior muy fácil. Fue el precursor del que hoy en día es el tipo de vehículo más vendido en el mercado a nivel mundial.

El novedoso Leaf

Otro de los puntos clave de la trayectoria de Carlos Ghosn fue la apuesta por el coche eléctrico. Cuando pocos fabricantes hablaban de un coche movido solo por electricidad, Nissan hizo su apuesta por un vehículo de este tipo como el Leaf, que pronto se convirtió en la referencia para el futuro. Además, hizo esa misma propuesta para la marca Renault, con modelos como el Zoe, que es uno de los más vendidos actualmente.

En una imagen de 2007: Carl-Peter Forster (General Motors Europe), Carlos Goshn, Dieter Zetsche (Daimler), Sergio Marchionne (Fiat Group) y Christian Streift (PSA Peugeot Citroën). (Reuters)
En una imagen de 2007: Carl-Peter Forster (General Motors Europe), Carlos Goshn, Dieter Zetsche (Daimler), Sergio Marchionne (Fiat Group) y Christian Streift (PSA Peugeot Citroën). (Reuters)

La otra jugada maestra del ejecutivo brasileño llegó en el año 2016. Tras una serie de investigaciones realizadas en Japón, se determinó que la marca Mitsubishi estaba haciendo una pequeña trampa para reducir las emisiones de sus vehículos que consistía en variar la presión de los neumáticos para mejorar las cifras de consumo. En un país como Japón, con un estricto cumplimiento de la normativa, esta trampa supuso una importante caída —sobre un 30%— en la cotización bursátil. Ghosn decidió en ese momento comprar esta marca, cuyas ventas se situaban en torno a 1,2 millones de coches al año.

Ghosn reposicionó la marca Mitsubishi, recuperó su cotización bursátil y, lo más importante, creó el que probablemente este año se convertirá en el primer consorcio mundial del automóvil: la alianza Renault-Nissan, incluyendo también a Mitsubishi. En ese consorcio también se incluye Dacia, otro gran experimento de Carlos Ghosn, que se ha saldado con un gran éxito y ha posicionado la marca de bajo coste de origen rumano como una de las que más crecen a nivel mundial.

Ahora, después de todos estos éxitos logrados a lo largo de los últimos 20 años desde su entrada en la marca Renault, Carlos Ghosn vive sus momentos más bajos. Las acusaciones de evasión fiscal le han hecho caer en picado y su futuro es bastante negro, sopesándose su salida inmediata de la compañía. Sin duda, el grupo franco-japonés va a sufrir una pérdida como esta, como lo demuestra la grave caída en bolsa.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios