CON 125 CV Y 276 KG DE PESO, ES IDEAL PARA VIAJAR

BMW R 1200 RT: un viaje en primera clase

Excelente equipamiento, máximo confort, potencia de sobra, ajustado consumo: subirse a una BMW R 1200 RT es como viajar en primera clase

Para empezar, hablemos claramente: la BMW R 1200 RT lo tiene todo para encarar cualquier viaje. La marca alemana juega sobre seguro con este modelo, con su excelente motor bóxer de 125 CV de potencia que ofrece una respuesta noble, suave y constante, que el año pasado fue actualizado y mejorado con la incorporación de la normativa Euro4, realizando una serie de cambios para optimizar su rendimiento. Los valores de potencia y par motor no se han visto alterados con la Euro4, y sin embargo BMW ha conseguido reducir el nivel de las emisiones contaminantes. Bravo.

Aunque el motor bóxer de BMW está capitalizado por su exitosa trail GS, la 1200 RT sabe aprovechar las cualidades de este propulsor para sacarle todo el jugo a sus posibilidades turísticas, porque ofrece una conducción suave y sosegada, y además la RT disfruta de un equipamiento de primer nivel. Exteriormente, poco se diferencia de su hermana mayor, la K 1600 de seis cilindros, porque su carrocería, envolvente y protectora, sus confortables asientos, y la gran capacidad de carga de sus maletas no tienen nada que envidiar a la máxima referencia de BMW en el segmento turístico.

En el baúl caben dos cascos.
En el baúl caben dos cascos.

Puede parecer una moto grande y aparatosa, y si además se echa un vistazo a la ficha técnica descubrimos que pesa 276 kilos. Pero no deja de ser una mera anécdota, porque la configuración de la RT, con su bajo centro de gravedad, permite que se maneje con absoluta facilidad, con una ligereza impropia de una moto de ese volumen.

Además, otro detalle importante es la baja altura de asiento (805/825 mm) y su estrechez en la zona del piloto. La configuración bóxer permite que el espacio entre las piernas sea muy pequeño, con lo que se llega cómodamente con los dos pies al suelo, y eso permite disfrutar de una gran sensación de seguridad a la hora de mover la moto en parado o manejándose en el tráfico urbano. De esta forma, la imponente figura de la BMW R 1200 RT no intimida, sino que atrae.

Tecnología de vanguardia

La tecnología BMW es un activo en esta moto. Para empezar, cuenta con diferentes modos de conducción (Rain, Road, Dynamic), regulables en todo momento, y además cuenta con suspensiones activas ESA, que ajustan su comportamiento a las condiciones de uso: rodando solo o acompañado, con o sin equipaje, un sencillo reglaje a través del conmutador situado en la piña izquierda del manillar permite ajustar la suspensión a nuestras necesidades. Por supuesto, disfruta de un eficiente y completamente regulable ABS, que funciona realmente de maravilla.

Pero si hay que destacar uno de los elementos tecnológicos de la RT, me quedo con su asistente de cambio Pro, un sistema opcional (492,87 euros) que permite subir o bajar marchas sin usar el embrague. Se pueden subir marchas sin cortar gas. Es extremadamente eficaz de 4ª a 6ª, a un régimen por encima de 4.000 rpm, y en reducciones resulta extraordinario. Su uso en marchas cortas en ciudad es algo más brusco, pero la suavidad del embrague permite prescindir de él en este caso.

A pesar de su volumen, una moto fácil.
A pesar de su volumen, una moto fácil.

Otros detalles de interés son el sistema de control de presión de neumáticos, o el excelente equipo de sonido, que permite hacer más llevaderos los largos viajes a los que nos podemos enfrentar con esta moto, que con sus 25 litros de depósito nos ofrece una autonomía muy próxima a los 400 kilómetros, gracias a un equilibrado consumo, ligeramente por encima de los 6 l/100 km.

Las suspensions, con sus sistemas Telelever (delante) y Paralever (detrás), ofrecen una estabilidad extraordinaria. Personalmente, el sistema Telelever siempre me ha dado una sensación excelente, como si se llevara la rueda delantera metida en un raíl, lo que permite rodar con confianza y aplomo en cualquier situación, en largas curvas de autovía o en carreteras reviradas, donde la agilidad y el excelente reparto de pesos de la BMW permite moverse con extraordinaria soltura.

A todo tren

Tratándose de una moto de turismo, hay detalles imprescindibles que no faltan en esta BMW: generosas maletas de gran capacidad y fácilmente desmontables, puños y asientos calefactables, y una extraordinaria protección aerodinámica, con una pantalla regulable electrónicamente. Además, la aerodinámica está muy cuidada y cuenta con unos prácticos deflectores para proteger las manos, y la ayuda de los espejos retrovisores, integrados en la carrocería, se completa una excelente protección para el conductor.

El pasajero disfruta de un auténtico sillón.
El pasajero disfruta de un auténtico sillón.

La R 1200 RT dispone de otros elementos destacables: una gran pantalla TFT de instrumentación, el arranque sin llave, alarma, control de crucero, asistente de arranque en pendiente, luz diurna, conexiones USB y cargadores, y dos prácticas guanteras bajo los manillares.

Como en toda BMW, se puede configurar la moto con diferentes paquetes de equipamiento. Se parte de un precio base de 19.650 euros, pero a partir de ahí serán las necesidades y la capacidad del usuario las que marcarán el precio final de la moto. Sin lugar a dudas, la BMW R 1200 RT se presenta como una extraordinaria opción para los que buscan una moto para viajar, cómoda, eficiente y tan rápida como se necesite.

Ficha técnica

  • Motor: dos cilindros bóxer, cuatro válvulas, refrigeración aire/líquida.
  • Potencia máxima: 125 CV a 7.750 rpm.
  • Par máximo: 125 Nm a 6.500 rpm.
  • Cilindrada: 1.170 cc.
  • Dimensiones: 2.222. x 984 x 1.415 mm.
  • Distancia entre ejes: 1.485 mm.
  • Neumáticos: 120/70-17 delante y 180/55-17 detrás.
  • Depósito de combustible: 25 litros.
  • Peso en orden de marcha: 276 kg.
  • Precio: desde 19.650 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios