Es noticia
Menú
Rolls Royce Sweptail, el sueño de un cliente hecho realidad
  1. Motor
VISTO EN EL CONCURSO DE ELEGANCIA VILLA D’ESTE

Rolls Royce Sweptail, el sueño de un cliente hecho realidad

Es un coche único creado en base a la idea de un aficionado de la marca que los técnicos han sabido plasmar en un vehículo real de un precio incalculable

Rolls-Royce ha construido a mano un vehículo único, denominado Sweptail, con carrocería e interior completamente distintos a cualquier otro modelo de producción de la marca británica y que ha sido hecho en base a lo que su afortunado propietario tenía en la cabeza para su coche nuevo. Un coche de encargo.

Todas las marcas fabricantes de automóviles hablan cada día con más frecuencia de la personalización, esa capacidad para hacer que un coche de serie pase a ser algo diferente al resto de modelos. Pero los técnicos de Rolls-Royce han llevado este tema de la personalización a su máxima expresión con un vehículo totalmente único, el Sweptail, que se ha mostrado en el Concurso de Elegancia Villa D’Este.

Un gran aficionado de la marca, y propietario de varios modelos de Rolls-Royce, se puso en contacto con los expertos de la firma de Goodwood (Reino Unido) para pedirles que le hicieran un modelo en base a sus gustos y necesidades. Y así surgió el Sweptail. El nombre de Sweptail deriva de la mítica cola de algunos vehículos de la marca Rolls-Royce de los años veinte.

El cliente admira este tipo de trasera de los vehículos antiguos y por ello pidió a Rolls-Royce que reimaginara esta característica en su automóvil actual. Otro de los puntos clave de este Rolls-Royce tan exclusivo es que debía tener una conexión con el mundo náutico y en concreto con el de los grandes yates deportivos. Con el Sweptail la marca toma el concepto de la Alta Costura pero adaptado al mundo del automóvil. Es un Rolls-Royce diseñado y hecho a mano para adaptarse a las necesidades específicas de un cliente muy especial, que vino a Rolls-Royce con una idea en la cabeza, se la comentó a los técnicos de Goodwood y a partir de ahí se creó este coche.

La idea básica era la de crear un coche inspirado en las carrocerías de los modelos fabricados entre los años 1920 y 1930 pero que fuera un cupé con un gran techo panorámico de cristal. Después de numerosas reuniones con los técnicos de la marca, finalmente vio la luz este modelo único. Y el resultado, sin duda, es excepcional.

Lo primero que llama la atención es su perfil delantero, centrado en un nuevo tratamiento de la legendaria rejilla de Rolls-Royce. Pero lo que más define a este Rolls único es su silueta, con una líneas que fluyen de forma elegante. La grandiosidad de este modelo es evidente. Desde el borde delantero del parabrisas, el techo abarca hasta la parte trasera del automóvil, superando el borde de la tapa del maletero para enfatizar aún más su longitud.

La parte trasera es un claro homenaje al mundo de los yates de carreras que inspiraron al cliente. Visto desde atrás, el cono trasero contrasta con el frente del automóvil, dando forma a una percepción completamente nueva de este Rolls-Royce cupé. La parte trasera acaba con dos números elaborados con lingotes de aluminio pulidos a mano, 08, que corresponden al número de identificación y registro.

La pureza y la grandeza de la carrocería desde la vista lateral, las ventanas laterales alargadas y el techo panorámico de cristal se combinan para iluminar a los dos ocupantes de este singular Rolls-Royce y su interior minimalista y artesanal. Un lugar inmejorable para poder viajar a otro ritmo con el que poder ver el mundo desde las ventanas y el techo.

Como uno de los mejores Rolls-Royce jamás fabricados, los materiales son lo mejor que se puede poner a un vehículo, destacando la gran cantidad de madera de ébano Macassar pulida y piel de poro abierto que crean un contraste visual y táctil para el propietario.

Rolls-Royce ha construido a mano un vehículo único, denominado Sweptail, con carrocería e interior completamente distintos a cualquier otro modelo de producción de la marca británica y que ha sido hecho en base a lo que su afortunado propietario tenía en la cabeza para su coche nuevo. Un coche de encargo.

El redactor recomienda