YA ESTÁ A LA VENTA DESDE 43.425 EUROS

Ford Edge, la tecnología inteligente para ganar una parte del pastel de los SUV

El nuevo modelo de Ford está disponible en España con dos motorizaciones de gasóleo diferentes, con 180 o 210 caballos y con tracción AWD. A la venta desde 43.425 euros

Ford lanza al marcado español su nuevo todocamino Edge, un vehículo que se sitúa en la parte más alta de la gama de este tipo de modelos con cierto aire campero del fabricante norteamericano, por encima del EcoSport y del Kuga. Un modelo a la venta desde 43.425 euros y con el que pretende ganarse una buena parte del pastel de los SUV.

Los SUV, por muchos motivos están seduciendo cada vez a un mayor número de usuarios y son los vehículos de moda. En este tipo de modelos prima su buen espacio interior, su practicidad y sobre todo su versatilidad y las múltiples posibilidades de uso que ofrecen. Una serie de virtudes que están haciendo crecer exponencialmente sus ventas en toda Europa, un fenómeno que no es extraño para España, donde las ventas de este tipo de vehículos representa el 27% total de mercado.

Ford es una marca que tiene una fuerte presencia en este segmento de los SUV, con representantes entre los diferentes tamaños de este tipo de vehículos. En el más pequeño, que es el que más ha crecido en los últimos meses, cuenta con el EcoSport, en el mediano con el Kuga y ahora quiere tener también representación entre los SUV más grandes. Lo hace con el nuevo Edge, un modelo de 4,8 metros de longitud, que hace ya unos años que se comercializa en Estados Unidos y llega a Europa con la vitola de ser el coche de su segmento más vendido en Norteamérica.

Manual o automático
Manual o automático

Cerca de las marcas premium

Con el Edge, Ford quiere conquistar una buena parte del pastel entre los SUV grandes y para conseguirlo quiere plantar cara a modelos como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento. Pero tampoco quiere renunciar a competir con otros vehículos de marcas premium como pueden ser el Audi Q5, el BMW X3 o el Volvo XC60. Para conseguirlo, el Ford Edge ofrece una tecnología muy avanzada, una calidad de acabado elevada y unos detalles muy cuidados.

Estos se pueden apreciar a simple vista, en su carrocería, que luce un aspecto robusto y musculoso, con un frontal presidido por una rejilla hexagonal de un buen tamaño. Un detalle este que va a ser una de las señas de identidad de la marca y va a estar presente en los próximos modelos de Ford. También en el Edge encontramos unas llantas de un tamaño generoso de 19 y 20 pulgadas realzan su imagen.

El Ford Edge está desarrollado sobre la plataforma global de la marca del óvalo que también comparten el Mondeo, el S-Max y el Galaxy. La longitud total del Edge es de 4,8 metros, una cota que junto a una distancia entre ejes de 2,85 metros, permite un espacio interior amplio y voluminoso. Algo que se deja notar especialmente en los asientos traseros, en los que se dispone de un sensacional espacio para las piernas y altura para la cabeza.

En esos asientos también destaca su buena cota de anchura, que permite viajar con más holgura a tres pasajeros que en otros modelos de su segmento. En algunos mercados el Ford Edge está disponible con tres filas de asientos. Esta es una solución que, pese a ser un buen argumento de ventas, han descartado para el mercado europeo. El amplio espacio interior se completa con un maletero muy capaz. No es de los más grandes entre sus competidores más directos, pero sus 602 litros lo posicionan bien frente a sus rivales más directos.

Interior muy cuidado
Interior muy cuidado

El interior del Edge comparte diseño y componentes con los últimos modelos de Ford. A simple vista se puede apreciar una buena calidad y un sensacional ajuste de todos sus elementos. La marca del óvalo recurre a unos materiales mullidos muy agradables al tacto y a la vista y que le permiten poder competir sin complejos con los SUV de las marcas premium.

También contribuye a ello un equipamiento de serie muy completo, que incluye elementos como el climatizador automático bizona, cámara de visión trasera en sus versiones de acceso y sistema de navegación, sensores de aparcamiento o portón trasero de apertura eléctrica, entre otros muchos elementos. También cuenta con un completo equipo multimedia y con el sistema de conectividad SYNC 2.

El Ford Edge se puede elegir con dos motorizaciones diferentes, ambas diésel TDCI, con potencias de 180 y 210 CV. El primero de ellos está asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, mientras que el más potente, dotado con un doble turbo, lo está a la caja de cambios automática de doble embrague PowerShift con levas en el volante, también de seis relaciones.

Ambos motores, dotados con tecnología Auto Start/Stop y con carga regenerativa inteligente, homologan un gasto medio de gasoil de 5,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 149 g/km. Con ambas motorizaciones es de serie la tracción a las cuatro ruedas AWD, único sistema de transmisión previsto para el Edge en nuestro país.

Por su potencia, hemos podido constatar en la primera toma de contacto con el Ford Edge, que ambos motores mueven con soltura y agilidad a este SUV, el de 210 CV se deja notar especialmente cuando se necesita un extra de potencia como puede ser en maniobras de adelantamiento. Estos propulsores destacan también por su suavidad de funcionamiento y su baja rumorosidad, algo en lo que tiene mucho que ver el denominado Control Activo de Ruido. Éste, por medio del equipo de sonido, contrarresta los ruidos no deseados en el habitáculo. Lo hace con tres micrófonos que recogen el ruido procedente del motor y de rodadura y por unos altavoces que emiten unas ondas que los neutralizan.

Trasera robusta
Trasera robusta

Lo que menos nos ha gustado es la pereza que muestra el motor de 180 CV por debajo de las 1.800 rpm, lo que obliga a utilizar de manera más intensiva la caja de cambios en carreteras sinuosas, algo que en la motorización más potente es la caja de cambios automática la que se encarga de minimizar.

En el Ford Edge destaca su elevado confort de marcha y su buena calidad de rodadura. Este SUV cuenta con unas suspensiones muy eficaces y como suele ocurrir en los diferentes modelos de la marca del óvalo destaca su estabilidad y especialmente su agilidad en los cambios de apoyo. Unas suspensiones que en el nivel de acabado Sport tienen unos reglajes más firmes, que proporcionan un tacto de conducción más deportivo.

También en el elevado agrado de conducción que transmite el Edge tiene mucho que ver la nueva Dirección Eléctrica Adaptativa, que en función de la velocidad ajusta automáticamente la relación de giro. A velocidades reducidas, como puede ser en maniobras de aparcamiento, el sistema permite, con menos vueltas de volante, que el coche sea más ágil, mientras que a velocidades más altas el vehículo reacciona de manera más suave y precisa a las órdenes del conductor.

Con la tracción integral AWD el Ford Edge permite unas enormes posibilidades de uso, que aumentan notablemente gracias a su altura libre al suelo de 20,3 cm, una de las mejores entre los coches de su categoría. Esto permite poder transitar, como hemos podido comprobar en nuestra toma de contacto, con una buena solvencia por pistas fuera del asfalto.

El sistema de tracción a las cuatro ruedas, de los denominados inteligentes, funciona enviando todo el par a las ruedas delanteras cuando las condiciones de adherencia del pavimento son óptimas y puede llegar a repartir el 50% de la tracción a cada eje en las condiciones más adversas. También puede ajustar el reparto de par de manera preventiva en zonas de curvas, para ofrecer siempre la mejor motricidad.

Ford Edge, todocamino para el campo
Ford Edge, todocamino para el campo

El Ford Edge está disponible con tres niveles de equipamiento: Trend, Titanium y Sport, siendo los dos últimos los que según la marca van a acaparar la mayoría de las ventas de este modelo. Más adelante, después del verano, también estará disponible la exclusiva y lujosa versión Edge Vignale. Hay que destacar la buena dotación de serie en el Ford Edge desde sus versiones más básicas.

Destaca su completo equipamiento de sistemas de ayuda a la conducción como puede ser el Asistente Precolisión con Detección de Peatones o las diferentes cámaras que permiten visualizar lo que sucede alrededor del vehículo, especialmente la ubicada en el frontal del coche que nos ofrece una mayor visibilidad en los cruces complicados, también es muy útil cuando circulamos con el coche lejos del asfalto.

Estos son los precios recomendados de la gama Ford Edge para España:

Ford Edge 2.0 TDCi 180 CV 4x4 Manual Trend: 43.425 euros.

Ford Edge 2.0 TDCi 180 CV 4x4 Manual Titanium: 46.425 euros.

Ford Edge 2.0 TDCi 180 CV 4x4 Manual Sport: 47.925 euros.

Ford Edge 2.0 TDCi 210 CV 4x4 PowerShift Titanium: 50.425 euros.

Ford Edge 2.0 TDCi 210 CV 4x4 PowerShift Sport: 51.925 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios