Es noticia
Menú
La tecnología no salvará a Tesla de los problemas del mundo real
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Rompre las previsiones negativas

La tecnología no salvará a Tesla de los problemas del mundo real

Los problemas de producción del fabricante de vehículos eléctricos diezmaron sus flujos de caja; el choque de la demanda podría ser peor

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Tesla necesita seguir creciendo para mantener el flujo de caja.

El pionero de los vehículos eléctricos informó el miércoles de un flujo de caja libre de solo 621 millones de dólares, por debajo de los 2.200 millones del primer trimestre. Se esperaba un mal rendimiento debido a los problemas de producción de la empresa en China en abril y mayo y a los comentarios cada vez más pesimistas de su presidente, Elon Musk. Las cifras finales fueron ligeramente mejores que las previstas por los analistas: el consenso de FactSet situó el flujo de caja libre en 487 millones de dólares. Las acciones no se movieron mucho después de conocerse los resultados.

Sin embargo, los resultados muestran la exposición de Tesla a los mismos tipos de problemas del mundo real que afectan a los fabricantes de automóviles convencionales, y sus preocupantes consecuencias financieras. Tesla no es una empresa tecnológica que pueda existir en un universo digital paralelo libre de preocupaciones sobre fábricas y cadenas de suministro. La empresa reiteró su esperanza de que los beneficios del hardware se unirán “con el tiempo” a los del software, pero por ahora sigue siendo un negocio de producción, con todos los riesgos que ello conlleva.

Foto: El CEO de Tesla, Elon Musk, durante una presentación de la compañía. (Reuters/Aly Song)

Asimismo, el apalancamiento de su flujo de caja es el típico de los fabricantes de automóviles convencionales, que reciben dinero en efectivo cuando entregan los vehículos a los clientes y lo gastan cuando pagan a los proveedores semanas después. Esto crea enormes entradas de efectivo cuando las entregas aumentan rápidamente, pero, en consecuencia, grandes problemas cuando la tendencia se invierte. Por eso, las recesiones, desde 2008 hasta 2020, siempre provocan tanto pánico en los fabricantes de automóviles. La decisión de Musk de recortar puestos de trabajo en Tesla durante el segundo trimestre hace pensar que Tesla no es una excepción.

Los muchos fans de la compañía hacen oídos sordos al segundo trimestre, alegando que la producción en la segunda mitad debe ser mejor, y posiblemente un “récord”, dijo Musk en una conferencia telefónica. El director financiero Zach Kirkhorn dijo que el objetivo de Tesla de aumentar la producción en un 50% este año es ahora más difícil de alcanzar, pero “sigue siendo posible con una fuerte ejecución”.

Foto: Elon Musk en la presentación de su modelo Roadster. (EFE)

Sin embargo, el riesgo de recesión podría hacer reflexionar a algunos inversores. Por el momento, las listas de espera sugieren que hay más demanda de vehículos eléctricos, de los que Tesla sigue siendo el principal proveedor mundial, excluyendo los híbridos, que la oferta puede satisfacer. Pero la tecnología es cara y puede resultar el tipo de lujo que los consumidores olvidan si sus circunstancias económicas se deterioran. Si una crisis de oferta de dos meses redujo los flujos de caja trimestrales de Tesla, una crisis de demanda más prolongada, justo cuando está aumentando su capacidad en Alemania y Texas, sería mucho peor.

Independientemente de lo que ocurra con el interés de los consumidores por los vehículos eléctricos, es difícil ver a Tesla como algo más que un fabricante de automóviles que se enfrenta a riesgos en la fabricación de automóviles. A unas 52 veces las previsiones de beneficios, frente a las 120 veces de principios de año, las acciones de Tesla tienen un precio menos desorbitado de lo que eran, pero siguen siendo una apuesta arriesgada en un plan de crecimiento enormemente ambicioso. Hay una razón por la que la mayoría de sus colegas del sector cotizan a múltiplos de un solo dígito: cuando se venden productos de consumo de gran valor que dependen de las cadenas de suministros globales, las cosas suelen ir mal, con enormes consecuencias financieras.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

Tesla necesita seguir creciendo para mantener el flujo de caja.

Elon Musk Recesión Industria automóvil
El redactor recomienda