Es noticia
Menú
Tesla podría perder la prima Musk… por culpa de Twitter
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
El futuro del fabricante de coches

Tesla podría perder la prima Musk… por culpa de Twitter

En un cálculo aproximado, más de la mitad de la valoración de Tesla no tiene nada que ver con su rentable negocio de fabricación de coches

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Es fácil perder el tiempo en Twitter. El riesgo de que Elon Musk venda acciones de Tesla para financiar su compra de la red social, que asustó a los inversores del fabricante de coches eléctricos el pasado martes, puede que ya se haya agotado. El riesgo de que su implicación en otra empresa de alto perfil le reste tiempo para dedicarse al próximo gran desafío de Tesla, aunque menos concreto, puede ser más difícil de descartar.

Las acciones de Tesla subieron un 5% el viernes después de que su consejero delegado tuiteara a última hora del jueves que no pensaba vender más acciones. Los archivos regulatorios mostraron un total de 8.500 millones de dólares en ventas entre el martes y el jueves, y las acciones cayeron un 12% el martes en medio de un volumen de negocio muy alto.

La situación es compleja, dado que Musk también ha usado las acciones de Tesla como colateral, incluso para financiar el acuerdo de Twitter, pero los inversores pueden al menos dejar de preocuparse por las grandes ventas a corto plazo del mayor accionista de la compañía.

Foto: EC.
Elon Musk ha comprado Twitter, pero ¿a qué precio?
The Wall Street Journal. Laura Forman y Aaron Back

La otra preocupación para los inversores de Tesla es algo más vaga, pero importante: Tesla es una de las denominadas acciones en las que uno invierte por la historia que promete y Musk es, con mucho, el narrador más importante. La empresa pionera en la fabricación de vehículos eléctricos no se valora como otros fabricantes de automóviles, ni siquiera teniendo en cuenta su rápido crecimiento y su reciente racha de rentabilidad.

Una forma muy aproximada de cuantificar lo que podría denominarse la prima de Musk es a través de los llamados ratios PEG, que ajustan los múltiplos de precio/beneficio a las tasas de crecimiento, para comparar más fácilmente las empresas de crecimiento lento con las de crecimiento rápido. Utilizando las estimaciones del consenso de analistas de FactSet, el ratio PEG de Tesla equivale a 3,3 veces su tasa de crecimiento anual prevista hasta 2025. En el caso de Toyota, la mejor empresa de su clase, el múltiplo es de 1,5 veces, y en el caso de General Motors y Ford es inferior a uno.

En otras palabras, más de la mitad de la valoración de Tesla parece tener que ver con otras cosas que no son el negocio de fabricación de coches, repentinamente exitoso, de la empresa. Podría tratarse de la promesa de sus robotaxis sin conductor, que Musk espera empezar a fabricar en 2024, o de su proyecto de robot Optimus, del que dijo la semana pasada que acabaría valiendo más que el negocio de los coches y la operación de los coches sin conductor. La empresa parece tener suficientes inversores que creen en su palabra.

Foto: EC

La cuestión es qué pensarán si empieza a hablar menos de Tesla y más de Twitter. Por supuesto, no hay ninguna indicación inmediata de que Musk vaya a empezar a descuidar el fabricante de automóviles, que incluso después de la venta de acciones representará la mayor parte de su patrimonio y con cierta distancia sobre la segunda. Su liderazgo en la empresa de exploración espacial SpaceX demuestra su inusual capacidad para hacer varias cosas a la vez. ¿Pero cuánta visión tiene un hombre y en cuántas direcciones diferentes puede enfocarse?

Los inversores de Tesla se han beneficiado durante mucho tiempo del espíritu libre de Musk, pero podría esa moneda tiene dos caras.

* Artículo de 'The Wall Street Journal'.

Es fácil perder el tiempo en Twitter. El riesgo de que Elon Musk venda acciones de Tesla para financiar su compra de la red social, que asustó a los inversores del fabricante de coches eléctricos el pasado martes, puede que ya se haya agotado. El riesgo de que su implicación en otra empresa de alto perfil le reste tiempo para dedicarse al próximo gran desafío de Tesla, aunque menos concreto, puede ser más difícil de descartar.

Elon Musk Acciones Inversores
El redactor recomienda