A la Fed no le preocupa la inflación… por ahora
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
EN PLENA RECUPERACIÓN

A la Fed no le preocupa la inflación… por ahora

Es poco probable que los planes a corto plazo del banco central estén influenciados por la inflación durante los próximos meses

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.

Cuando se trata de la política de tipos de interés de la Reserva Federal, lo que haga la inflación ahora importa mucho menos que lo que haga la próxima primavera.

Lo que la inflación está haciendo ahora es situarse en un nivel bastante elevado. Este martes, el Departamento de Trabajo comunicó que su índice de precios al consumo aumentó un 0,3%, ajustado estacionalmente, en agosto respecto a julio, situándolo un 5,3% por encima de su nivel del año anterior. Los precios básicos, que excluyen alimentos y artículos energéticos en un esfuerzo por reflejar mejor la tendencia de la inflación, subieron un 4% respecto al mismo periodo del año anterior.

Un indicador de la inflación independiente del Departamento de Comercio y que la Fed prefiere suele situarse ligeramente por debajo, pero el informe del martes sugiere que se situó bastante por encima del 2% al que aspira el banco central.

Aun así, a estas alturas la tasa de inflación influye poco en los planes a corto plazo de la Fed. Parece que el banco central ha fijado un camino para empezar a reducir sus compras de bonos mensuales en su reunión de noviembre, y suspenderlas por completo en algún punto a mediados del año que viene. Las medidas de inflación probablemente no muestren ni un enfriamiento ni una aceleración masivos de aquí a noviembre, así que lo único que realmente puede retrasar el comienzo de los ajustes es un informe de empleo realmente malo.

Foto: Jerome Powell, presidente de la Fed (Reuters)

Uno de los motivos de que las autoridades de la Fed quieran poner en marcha las reducciones de compras es que no desean seguir adquiriendo activos cuando empiecen a aumentar los tipos. Así que, cuanto antes terminen con la compra de bonos del banco central, antes tendrán una opción de endurecimiento.

Si empezarán a aumentar los tipos cuando hayan terminado los ajustes o no, parece que dependerá en gran medida de lo que haga la inflación en ese momento. Aquí es donde surge la pregunta de qué porcentaje de las recientes subidas en los precios al consumo es transitorio.

El informe del martes mostró que parte de los problemas relativos a la pandemia que han impulsado los precios están, efectivamente, empezando a desaparecer. Los precios de coches y camiones de segunda mano cayeron un 1,4% en agosto respecto a julio, por ejemplo, y parece que seguirán registrando más caídas. Los precios de vehículos de alquiler cayeron un 8,5% en agosto.

Puede que otros precios se enfríen la próxima primavera, cuando el debate sobre lo que la Fed debería hacer con los tipos se vuelva más acuciante. La escasez global de chips, que ha frenado la producción de coches y otros productos, debería haberse aliviado para entonces. Lo mismo sirve para otros obstáculos en la cadena de suministro que se están trasladando a los precios.

Foto: El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell. (Reuters)

Pero, incluso si el mundo ha dominado al covid-19, algunas fricciones relacionadas con la pandemia podrían persistir. Por otra parte, es probable que las dificultades constantes que las empresas están teniendo para cubrir puestos sigan elevando los salarios, y esos mayores costes laborales podrían trasladarse a los precios.

Para cuando haya terminado sus ajustes, el riesgo es que la Fed ya no esté debatiendo si debería empezar a elevar los tipos, si no cuánto debería elevarlos.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Cuando se trata de la política de tipos de interés de la Reserva Federal, lo que haga la inflación ahora importa mucho menos que lo que haga la próxima primavera.

Reserva Federal Inflación Tipos de interés