¿Cuál es la letalidad real del covid-19? La respuesta está cada vez más cerca
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
no está claro tras seis meses de pandemia

¿Cuál es la letalidad real del covid-19? La respuesta está cada vez más cerca

Las investigaciones sugieren que el nuevo coronavirus mata a entre cinco y 10 personas de cada 1.000 contagiados, aunque la tasa varía según la edad y el acceso a atención sanitaria

Foto: EC.
EC.

Tras seis meses de pandemia, los investigadores se están concentrando en la respuesta a una de las preguntas básicas sobre el virus: ¿cuál es su letalidad?

Los investigadores, que al principio analizaban datos de brotes en cruceros y últimamente de estudios de miles de personas en focos críticos del virus, ya han realizado decenas de estudios para calcular la tasa de letalidad del virus.

Esa investigación —que estudia las muertes sobre el número total de contagios, e incluye casos no declarados— sugiere que el covid-19 mata a entre el 0,3% y el 1,5% de las personas contagiadas. La mayoría de estudios sitúa la tasa entre el 0,5% y el 1%, lo que significa que, de cada 1.000 personas infectadas, mueren entre cinco y 10 de media.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Las estimaciones indican que el nuevo coronavirus es más letal que la gripe estacional, aunque no tanto como el ébola y otras enfermedades contagiosas que han surgido en los últimos años. Sin embargo, el coronavirus está matando a más personas que las dolencias más letales, en parte porque es más contagioso.

"No cuenta solamente la tasa de muertes por contagios. También cuenta lo contagiosa que sea la enfermedad, y el covid es muy contagioso", dice Eric Toner, médico de Urgencias y experto del Johns Hopkins Center for Health Security, que estudia la preparación sanitaria para epidemias y enfermedades contagiosas. "Es la combinación de la tasa de letalidad y el riesgo de contagio lo que hace que sea una enfermedad tan peligrosa".

Las autoridades sanitarias y los investigadores han estado trabajando para evaluar el índice de letalidad del coronavirus para entender mejor el riesgo de la enfermedad, calcular la cantidad de gente que puede morir y responder con las medidas de salud pública necesarias.

Sanitarios hacen pruebas PCR en Barcelona. (EFE)
Sanitarios hacen pruebas PCR en Barcelona. (EFE)

Determinar ese índice ha sido difícil, porque una parte significativa de los casos tiene pocos o ningún síntoma o no se ha hecho el test. La tasa también varía según factores como la edad de la persona y la capacidad del sistema sanitario del territorio.

"Es muy difícil de medir, pero estudios sólidos están encontrando señales claras en medio del barullo", afirma Timothy Russell, investigador en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Un estudio que publicó Russell con otros compañeros en febrero y que examinaba datos de China y del brote en el crucero Diamond Princess situaba la tasa de muertes por contagios cerca del 0,6%.

Más de 15 millones de personas se han contagiado de SARS-CoV-2 en todo el mundo, y más de 617.000 personas han fallecido, con cerca de un cuarto de las muertes en EEUU, según información recopilada por la Universidad Johns Hopkins. Eso significa que, entre los casos confirmados a nivel mundial, cerca del 4,2% de esas personas ha fallecido.

Foto: El nuevo informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica muestra una nueva foto. (EFE)

El porcentaje de muertes entre las personas con contagios confirmados es más elevado que el de muertes entre los contagios generales, dicen los investigadores, porque muchos casos leves y asintomáticos de covid-19 no se contabilizan.

En junio, funcionarios de los centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU estimaron que, a principios de mayo, por cada caso conocido de covid-19 había unos 10 más sin registrar. Desde marzo hasta principios de mayo, el total de infecciones fue entre seis y 24 veces más alto que las reportadas en dicho país, según un estudio publicado en el 'Journal of the American Medical Association'.

"La parte realmente difícil es calcular cuántas personas se han contagiado", dice Lucy Okell, quien estimó —junto a compañeros en el Imperial College de Londres, en un artículo publicado en marzo— que la tasa de muertes por contagios en China era del 0,66%.

Sanitarios realizan pruebas PCR. (EFE)
Sanitarios realizan pruebas PCR. (EFE)

Para conseguir una estimación de la tasa de letalidad, algunos investigadores utilizan los casos y muertes conocidas y luego estiman la proporción de casos desconocidos o asintomáticos. Puede que los recuentos de fallecidos, sin embargo, tampoco contabilicen muertes por covid-19 no confirmadas, y los investigadores también se tienen que adaptar a eso.

Otros científicos desarrollan aproximaciones basadas en resultados de estudios de test de anticuerpos, que analizan la sangre de los participantes para encontrar signos de que han estado contagiados.

Pero los datos de los test de anticuerpos tienen sus propios defectos, y los científicos están tratando de entender la respuesta inmunológica al virus. Los investigadores también deben ajustar sus números para contrarrestar el riesgo de resultados de test incorrectos o retrasos entre contagio y fallecimiento.

Foto: EC.

Sea cual sea su planteamiento, los investigadores utilizan modelos matemáticos complejos y técnicas estadísticas para refinar sus estimaciones.

Un análisis de 26 estudios diferentes que calculan la tasa de muertes por contagios en diferentes partes del mundo descubrió una cifra global de alrededor del 0,68%, con un rango entre el 0,53% y el 0,82%, según un informe publicado en julio en el distribuidor de 'e-prints' medRxiv, y que todavía no ha sido revisado por otros investigadores.

"Decir que algún día tendremos una estimación totalmente cierta sería un error. Podemos hacernos una idea de una tendencia, pero tenemos que ser conscientes de que esta puede cambiar", dice Lea Merone, médica especializada en salud pública y economista de la salud en la Universidad James Cook en Australia, quien coescribió el artículo. "Depende del contexto", dice.

El CDC está utilizando el artículo como base para su propia estimación de la tasa de muertes por contagios en sus escenarios de planificación de pandemias. La agencia estimaba a 10 de julio que era del 0,65%, más elevada que sus estimaciones previas.

Los estudios muestran que el índice de letalidad para un individuo varía, a veces de forma significativa, según factores como la edad, sexo y la presencia de enfermedades preexistentes.

Investigadores de EEUU y Suiza examinaron datos de la ciudad suiza de Ginebra para calcular las tasas de letalidad para diferentes grupos de edad. Descubrieron que las personas mayores de 65 tenían una tasa de muertes por contagios del 5,6%40 veces más que alguien de 50 años—.

La calidad y el acceso a atención sanitaria y tratamientos podrían modificar la tasa de letalidad. Mejores tratamientos en el futuro podrían reducir la cifra, pero una situación en que el sistema hospitalario esté colapsado puede disparar la tasa, dice Gideon Meyerowitz-Katz, epidemiólogo en la Universidad de Wollongong, quien coescribió el artículo publicado en julio en medRxiv.

Una tasa de letalidad del 0,6% es seis veces mayor que la de la gripe estacional, 0,1%, basada en datos del CDC. Aun así, los investigadores señalan que las estimaciones se calculan de forma diferente y que los porcentajes de la gripe no tienen en cuenta los casos asintomáticos.

Enfermedades como el SARS o síndrome respiratorio agudo grave; el MERS o síndrome respiratorio de Oriente Medio, y el ébola son mucho más letales, con tasas de letalidad de entre el 10% y el 50%.

Ha habido muchos menos fallecimientos por esas enfermedades que por el nuevo coronavirus e incluso por la gripe estacional, porque no son tan contagiosas ni están tan extendidas. El SARS y el MERS han causado la muerte de 774 y 858 personas, respectivamente. Más de 11.300 personas han sido víctimas del ébola.

Además, muchos médicos temen que el covid-19 implique complicaciones a largo plazo para algunos pacientes, especialmente aquellos que han pasado semanas en el hospital antes de ser dados de alta.

"Hay mucha gente que dice que, si te contagias, o te mueres o te recuperas. Y eso no es verdad", dice el Dr. Toner. "Hay una serie de consecuencias sanitarias para la gente que enferma gravemente, no solo para los que mueren".

Mortalidad Coronavirus Pandemia Investigación Estudio científico