Los mercados piden petróleo para Navidad
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Vencimiento de los contratos

Los mercados piden petróleo para Navidad

Los inversores están ampliando la duración de los futuros para tratar de rodear el hundimiento de la demanda que ha provocado la crisis del coronavirus

Foto: EC.
EC.

Los inversores dan por seguro que el crudo seguirá a balanceándose en los petroleros que lo guardan durante una temporada más.

Los mercados de futuros del Brent y el West Texas, las referencias en Europa y EEUU respectivamente, para diciembre están en su pico de interés, de posiciones abiertas y de contratos pendientes.

No es habitual que se suscriban tantos contratos tan lejanos en el tiempo. Por norma general, los futuros tienen una fecha de vencimiento de un mes, incluso en ocasiones de dos meses.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Esta situación refleja la aversión de los inversores por el corto plazo en un momento en el que el coronavirus ha hundido la demanda de petróleo. Los futuros del West Texas bajaron de los 0 dólares el mes pasado, con el mercado inundado en crudo. La popularidad de contratos con vencimiento el próximo diciembre también indica el optimismo de que habrá un rebote este mismo año según se levanten los confinamientos.

Desde el año 2006, nunca se había dado la circunstancia de que los futuros del West Texas a siete meses tuvieran este número de apuestas, según reflejan los datos de Dow Jones Market Data. Solo una vez, hace ahora cuatro años, los futuros del Brent registraron un alto nivel de posiciones a seis meses, también con vencimiento en diciembre.

Los futuros del West Texas para junio se han disparado un 10,5% hasta 32,5 dólares el barril este lunes, en su último día de negociación. Es la primera vez que rebasan la barrera de los 30 dólares desde mediados de abril, justo antes de que se hundieran los precios. Los contratos del West Texas con vencimiento en diciembre se situaban en 33,93 dólares este lunes. El barril de Brent para ese mismo mes se cambiaba por 36,94 dólares, un 6,3% más que en julio.

Foto: Campo petrolero (Reuters)

Las diferencias eran mucho mayores el pasado mes, cuando el consumo de petróleo se desplomó y el crudo sin procesar y sin vender rebasó la capacidad de almacenamiento en instalaciones y refinerías. Los precios de las ventas y de los futuros cayeron en picado.

Con los precios a corto plazo colapsando, el Fondo de Petróleo de Estados Unidos, que cotiza en bolsa, trato de rebajar su exposición alargando las fechas. Desde su lanzamiento en 2006, ha mantenido todos sus activos con vencimientos de uno a dos mes para el West Texas. El viernes, el fondo, que gestiona 4.100 millones de dólares, tenía 1.020 millones en futuros con vencimiento en diciembre. Su siguiente mes con más exposición era agosto, con 623 millones.

Los inversores en energía se han movido bien este año, apostando a caídas a corto plazo mientras pronosticaban repuntes a final del mismo. Según los datos de los analistas de Bank of America Securities, los inversores que operan con el West Texas han ganado más de un 80% anualizado.

Una planta de extracción de petróleo en Texas. (Reuters)
Una planta de extracción de petróleo en Texas. (Reuters)

La oportunidad de sacar beneficios tratando de que el petróleo no llegue al mercado hasta que los precios suban -o al menos sin perder dinero vendiéndolo por debajo de su coste extracción- ha estimulado la capacidad de almacenaje, tanto en tierra como en el océano.

"Nuestro almacenamiento vale su peso en oro. Nuestra gente ha encontrado lugares que hace dos meses ni sabíamos que existían para poder guardar crudo", explica Jim Teague, director ejecutivo de Enterprise Product Partners.

Hess Corp, por su parte, explica que está almacenando petróleo en el mar. Han colocado tres grandes cargueros y van a ir llenando poco a poco sus dos millones de barriles durante los meses de mayo, junio y julio, para venderlos en Asia a finales de este año.

Foto: Petroleros anclados en la costa de California. (Reuters)

El coste de los tanques, que se ha disparado durante la pandemia, está cubierto más que de sobra por los precios que Hess ha negociado en el mercado de futuros y con la exportación hasta las zonas donde competirá con el Brent, más caro.

"Estás consiguiendo valor llevándolo fuera de Estados Unidos, donde está ahora bloqueado, hasta un mercado que lo consumirá", explicaba el John Hess, el CEO, a sus inversores.

Brent West Texas Mercados