Ni orden ni concierto: así se está volviendo al cole en Europa en plena pandemia
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
el plan para la desescalada

Ni orden ni concierto: así se está volviendo al cole en Europa en plena pandemia

Los gobiernos de Estados Unidos y del resto del mundo tratan de averiguar cuál es el mejor modo y momento de reabrir las escuelas durante la pandemia de coronavirus

Foto: EC
EC

Los gobiernos de Estados Unidos y del resto del mundo tratan de averiguar cuál es el mejor modo y momento de reabrir las escuelas durante la pandemia de coronavirus. En Europa, millones de niños están ya volviendo a las aulas, lo que ha convertido el continente en un laboratorio gigante para ver qué funciona y qué no.

Esto es lo que sabemos y lo que no sabemos sobre los niños y el covid-19, las medidas que las escuelas en Europa están adoptando, y lo que podríamos averiguar con los experimentos europeos.

¿Qué nos dice la ciencia sobre la infección entre los niños?

Cualquiera que tenga hijos sabe que cuanto más jóvenes son, más probable es que se contagien con cualquier patógeno con el que entren en contacto. Pero el nuevo coronavirus es diferente. La mayoría de los médicos están de acuerdo en que los niños que contraen el covid-19 rara vez enferman de gravedad. La medida en que el virus se propaga entre menores, y si estos son menos susceptibles a las infecciones que los adultos, siguen siendo temas controvertidos entre los científicos.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que las primeras investigaciones sugieren que los niños no parecen estar propagando el nuevo coronavirus con la misma frecuencia que los adultos, tal vez porque los pacientes más jóvenes rara vez presentan síntomas graves y por lo tanto tienden a toser y estornudar menos que los mayores.

El Ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, declara a 'The Wall Street Journal' que los últimos estudios indican que los niños menores de 10 años son menos contagiosos que los mayores.

Sin embargo, Christian Drosten, jefe del departamento de virología de la clínica Charité de Berlín, advirtió la semana pasada sobre la reapertura de las escuelas, después de descubrir que una muestra de niños infectados tratados en su hospital tenían la misma carga viral que los adultos.

Un estudio publicado a finales de abril en la revista médica 'The Lancet', en el que se hizo un seguimiento de la transmisión del virus en Shenzhen (China), también llegó a la conclusión de que, si bien los niños tienen menos probabilidades de presentar síntomas graves, corren un riesgo de infección similar al de la población en general y deben ser considerados en las medidas de control del virus.

Dos niñas salen de un colegio clausurado en Corea del Sur. (Reuters)
Dos niñas salen de un colegio clausurado en Corea del Sur. (Reuters)

Otro estudio del brote —esta vez en las ciudades chinas de Wuhan y Shanghái y en la región de Hunan, publicado en la revista 'Science' el 29 de abril— reveló que los niños menores de 15 años eran aproximadamente un tercio menos susceptibles a la infección, siendo esta diferencia menos marcada en el caso de los niños mayores.

"Tenemos que ser prudentes", afirma Blanquer. "Ya hemos visto que hay evoluciones en el enfoque científico, lo cual es inevitable para un nuevo fenómeno biológico".

Los médicos también han alertado a sus colegas sobre el aumento del número de niños que sufren la enfermedad de Kawasaki, una rara afección inflamatoria, en aquellas regiones que han sufrido un gran número de infecciones por covid-19.

¿Quién debería volver antes al colegio, los niños pequeños o los mayores?

Prácticamente todos los países europeos difieren en esta cuestión.

Alemania y Hungría ya han reabierto las escuelas para los niños mayores que tienen exámenes al final del año escolar. En Alemania, los más pequeños regresarán al cole después, en varias tandas, hasta que empiecen las vacaciones de verano.

Francia y Polonia están haciendo justo lo contrario, empezando el retorno a las aulas por los más jóvenes, incluyendo a los preescolares, aunque solo para aquellos padres que lo deseen. Noruega abrió las escuelas de primaria el 27 de abril.

Foto: Este martes, viandantes cerca del Tegeler See, de Berlín. (Reuters)

Los Países Bajos están en un punto intermedio. Empezó a abrir las escuelas el lunes pasado, con horarios escalonados, dando prioridad a los alumnos de los primeros años de educación primaria y a los de los últimos años de la secundaria.

Suecia nunca cerró sus escuelas para los niños de hasta 16 años.

En la mayoría de los casos, la ciencia es solo uno más de todos los factores que se han tenido en cuenta.

Los niños pequeños son muy vulnerables a la violencia doméstica o al abandono, apunta el ministro francés Blanquer, y esa es una razón importante para que vuelvan al colegio cuanto antes. Asimismo, afirma, los niños más pequeños son una mayor carga para los padres durante este periodo de escolarización en casa, mientras que los estudiantes mayores necesitan menos supervisión. La reapertura de las escuelas es un paso necesario para reabrir la economía.

"Tenemos que tomar decisiones", afirma Blanquer. "En general, tenemos que hacer que la sociedad vuelva a funcionar".

Un padre juega con su hija. (EFE)
Un padre juega con su hija. (EFE)

Alemania está priorizando el regreso al colegio de los niños mayores por una razón: para evitar el quebradero de cabeza logístico y la angustia emocional de tener que reprogramar los exámenes de fin de curso. Otra es que los más mayores son más capaces de cumplir las complejas reglas de higiene y distanciamiento social, o de usar mascarillas correctamente.

Y también está el caso de las escuelas privadas, algunas de las cuales están ansiosas por reanudar las clases, ante el temor a que los padres dejen de pagar las cuotas. Las escuelas públicas, por su parte, tienen menos presión de este tipo para reabrir.

Dado el riesgo de infección, ¿deberían los niños volver a la escuela?

En un principio, en Francia y Polonia el regreso de los niños a la escuela será voluntario, pero algunos han expresado su preocupación por que esto signifique que los niños que más necesitan volver sean los que al final menos lo hagan. También es una medida complicada para los maestros, que ahora tendrán que gestionar una clase mientras dan lecciones por internet para los que se quedan en casa.

Otros países, como Alemania, donde la escuela es obligatoria y está prohibido educar a los niños en el hogar, se han resistido a cambiar la ley, excepto en el caso de los niños con problemas de salud, más vulnerables a la enfermedad.

Foto: Un niño con un balón camina junto a un adulto en horario infantil. (EFE)

En la práctica, muchos padres se han resistido a llevar a los niños a las escuelas. En Dinamarca, el primer país europeo que reabrió los colegios, miles de personas mantuvieron a sus hijos en casa, por temor a que las escuelas se convirtieran en un criadero de infecciones. En Berlín, algunos padres han expresado su preocupación por el hecho de que los niños no tengan que llevar máscaras en clase.

Virginie Labourdette calcula que su hija de 10 años de edad solo podría acudir entre cinco y seis días al recinto escolar antes de las vacaciones de verano, si se aplica el plan establecido por su escuela para limitar la cantidad de niños presentes al mismo tiempo.

"Decidí que no valía la pena arriesgar su salud solo por unos días", afirma Labourdette, que vive en un distrito periférico al oeste de París. "En junio lo volveremos a evaluar".

Una clase de un colegio en Dinamarca, con los niños manteniendo la distancia. (Reuters)
Una clase de un colegio en Dinamarca, con los niños manteniendo la distancia. (Reuters)

En la ciudad sueca de Monsteras, Cecilia Nilsson, una madre soltera, mantuvo a su hijo de 8 años en casa a pesar de que su escuela permaneció abierta porque tenía miedo de caer enferma y luego no tener a nadie que cuidase al niño.

¿Hay consenso sobre las normas de higiene que se deben seguir en las escuelas?

Sí. Se pedirá a los estudiantes de toda Europa que se abstengan de interacciones físicas. Esto significa menos alumnos por clase, puertas de entrada y salida separadas, escalonamiento de los recreos y almuerzos, varios turnos lectivos a lo largo del día o bien en días diferentes, y distanciamiento social en los autobuses escolares. También habrá mucho más lavado de manos y desinfecciones frecuentes de los edificios.

Algunos países están yendo más lejos que otros. En Francia, las directrices del gobierno obligan a los padres a tomar la temperatura de sus hijos antes de enviarlos a la escuela. El gobierno también limita a 10 niños por clase en preescolar y a 15 estudiantes por clase en primaria y secundaria, pero otros países dejan que las escuelas decidan el tamaño de las clases reducidas.

Foto: Un aula vacía de un colegio de Villanueva del Río Segura, Murcia. (EFE)

En algunos lugares, los políticos locales o las propias escuelas se han quejado de lo difícil que es obtener equipos de protección personal. En Bélgica, donde las escuelas reabrirán gradualmente a partir del 18 de mayo, algunos gobiernos regionales han advertido que las mantendrán cerradas si no hay suficientes máscaras y desinfectante para las manos.

El pequeño pero próspero Luxemburgo ofreció a unos 6.000 estudiantes de los últimos cursos y a 2.500 profesores la opción de hacerse un test antes de que las escuelas empezaran a abrir gradualmente el 4 de mayo, comenzando por los que debían hacer los exámenes finales de secundaria.

¿Qué hay de las mascarillas?

Sobre las mascarillas hay menos consenso. En Alemania, donde los 'Länder' han promulgado diferentes normas, las mascarillas no son obligatorias en las escuelas. Sin embargo, en Baviera, en el sur de Alemania, se aconseja a los niños y a los profesores que las usen fuera de las aulas, como en los baños, pasillos y patios de las escuelas o en cualquier otro lugar donde no puedan mantener la distancia necesaria. Existe la preocupación, no obstante, de que las mascarillas pierdan su eficacia debido a la humedad tras varias horas de uso.

En Francia, las mascarillas se están poniendo a disposición de los profesores pero, en general, no son obligatorias. En las escuelas de primaria, los estudiantes que empiecen a mostrar síntomas de covid-19 serán aislados y obligados a usar una hasta que puedan volver a casa. Las mascarillas tampoco serán obligatorias en las escuelas de secundaria cuando empiecen a abrir de nuevo el 18 de mayo, excepto en situaciones en las que las reglas de distanciamiento sean difíciles de respetar.

Un niño con mascarilla juega en un parque. (EFE)
Un niño con mascarilla juega en un parque. (EFE)

Los profesores de la República Checa y Polonia se han quejado de la falta de directrices de salud pública sobre si los estudiantes deben llevar mascarillas en las aulas y, en ese caso, durante cuánto tiempo. No hay normas sobre el uso de mascarillas en las escuelas de Suecia, donde pocas personas las usan en público.

En Bélgica, los niños mayores de 12 años y los maestros deberán usar mascarillas en las escuelas cuando vuelvan a abrir sus puertas, también el 18 de mayo. En Hungría, la policía patrulló la semana pasada los campus de las escuelas de secundaria mientras los adolescentes hacían sus exámenes de literatura, ordenando a los estudiantes que no se quitasen las mascarillas y que mantuvieran las distancias.

¿No son las reglas demasiado complejas para que las sigan los niños, especialmente los pequeños?

La complejidad de las normas es una fuente de preocupación para muchos padres. En un pequeño pueblo al suroeste de París, Karen Mathers renegó de la larga lista de reglas que su hijo de 4 años tendría que seguir al volver al preescolar la semana que viene: lavarse las manos cada vez que estornuda; no compartir juguetes ni jugar con los compañeros; sentarse solo en una mesa para comer su almuerzo.

"Lloré", asegura Mathers. "No puedo enviarlo de vuelta así."

En Suecia, la profesora Natalie Hogstrom estuvo trabajando recientemente un jardín de infancia en el que los niños de 6 años no tenían la obligación de distanciarse unos de otros. "Se meten las manos en la boca y comparten bolígrafos y lápices de colores", advierte.

Doris Hellmuth, directora del John-Lennon-Gymnasium, una escuela de secundaria en Berlín, señala que incluso los niños mayores tienen dificultades para respetar una distancia de 1,5 metros

Una clase en un colegio de Dortmund, en Alemania. (Reuters)
Una clase en un colegio de Dortmund, en Alemania. (Reuters)

El virólogo alemán Alexander Kekulé escribió en el semanario 'Die Zeit' que "proteger a los niños de esa edad con mascarillas y lecciones de higiene es ilusorio y podría traumatizar a toda una generación".

Andrea Heck, directora de una asociación de padres en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, declara que recibe cientos de correos electrónicos y llamadas todos los días de padres que están ansiosos o aterrorizados por enviar a sus hijos de vuelta a la escuela. "Hay una enorme incertidumbre", afirma Heck. "La sensación es que formamos parte de un gran experimento".

¿Qué hay de la seguridad de los profesores?

En muchos países, los sindicatos de maestros se han quejado de que no se les ha dado tiempo suficiente para preparar la reapertura. Más de 300 alcaldes de la región de París a principios de este mes pidieron que se retrasara, alegando que el plan representa una "marcha militar forzada" para salir del confinamiento en Francia. El influyente sindicato francés SNUipp-FSU también se ha quejado de que la fecha no ha sido aprobada por ninguna autoridad médica o científica.

Foto: Devi Sridhar, profesora y presidenta de la Unidad de Salud Pública Global de la Universidad de Edimburgo. (Hay Festival)

Algunos países, como Alemania, eximen de la presencia física en la escuela a los maestros cuya salud o edad los coloca en grupos de alto riesgo. Dado que hasta una cuarta parte de todos los profesores de Alemania pertenecen a este grupo, no está claro cómo podrán las escuelas cumplir el objetivo de permitir que todos los estudiantes vuelvan antes de las vacaciones de verano, apunta Heinz-Peter Meidinger, presidente de la asociación federal de profesores.

¿Cuándo volverán las escuelas a la normalidad?

Aquí ocurre lo mismo que en cualquier otra parte de la vida diaria: sin una vacuna o un tratamiento efectivo para el covid-19, no habrá vuelta a la normalidad. Hasta entonces, las autoridades de toda Europa esperan poder evitar al menos un repunte de las infecciones, lo que obligaría a las escuelas a cerrar de nuevo.

Algunos de los países más afectados por el virus, como España e Italia, han decidido mantener cerradas las escuelas hasta el momento.

En el Reino Unido, país que ha sufrido el mayor número de muertes en Europa, el primer ministro Boris Johnson dijo el domingo que la reapertura gradual de las escuelas de primaria podría comenzar el 1 de junio.

Foto: Boris Johnson, durante su comparecencia de este domingo. (Reuters)

La semana pasada, Karl Lauterbach, miembro del parlamento alemán y profesor de epidemiología, desató la indignación en las redes sociales cuando predijo que la vuelta a la normalidad en las escuelas no se produciría hasta por lo menos dentro de otro año más, porque acabará comprobándose que los niños, especialmente los mayores, son portadores del virus. "Si este otoño permitimos que grandes escuelas con cerca de 2.000 estudiantes funcionen con normalidad, el virus cobrará vida de verdad", dijo. "Sé que a la gente no le gusta oír eso".

La profesora Hellmuth, de la escuela de secundaria John-Lennon de Berlín, dijo que ella y sus profesores están preparando dos planes para el nuevo año: un horario normal y otro para un sistema de horarios escalonados que, en su opinión, se convertirá probablemente en la norma durante algún tiempo, incluso después del verano. Y dice estar preparada para enfrentarse a una nueva oleada de cierres de escuelas cuando las infecciones vuelvan a aparecer, algo que considera inevitable.

Los gobiernos de Estados Unidos y del resto del mundo tratan de averiguar cuál es el mejor modo y momento de reabrir las escuelas durante la pandemia de coronavirus. En Europa, millones de niños están ya volviendo a las aulas, lo que ha convertido el continente en un laboratorio gigante para ver qué funciona y qué no.

Coronavirus Pandemia HIjos Reino Unido Colegios