PRETENDE MEJORAR SU SOLVENCIA ANTE EL AUMENTO DE LA MORA

Caja Madrid lanzará la mayor emisión de preferentes para particulares, de 3.000 millones

Caja Madrid tiene preparada la mayor emisión de participaciones preferentes realizada hasta la fecha por la banca española: 1.500 millones de euros ampliables hasta 3.000 si

Foto: Caja Madrid lanzará la mayor emisión de preferentes para particulares, de 3.000 millones
Caja Madrid lanzará la mayor emisión de preferentes para particulares, de 3.000 millones

Caja Madrid tiene preparada la mayor emisión de participaciones preferentes realizada hasta la fecha por la banca española: 1.500 millones de euros ampliables hasta 3.000 si hay suficiente demanda. Siguiendo la moda que de los últimos meses en el sector, la entidad que preside Miguel Blesa ha elegido estos instrumentos porque, aunque en teoría son bonos, computan dentro del ratio de capital Tier 1, lo que reforzará la solvencia de la entidad. Y al igual que el resto de entidades que han emitido preferentes, las colocará entre sus clientes particulares de la red de oficina, ante la imposibilidad de venderlas en el mercado mayorista en estos momentos.

Según fuentes conocedoras de la operación, las preferentes -que son perpetuas por definición- serán rescatables a los cinco años a decisión de la caja. Estos títulos ofrecerán un interés del 7% los dos primeros años y, entre el tercero y el quinto, el Euribor a tres meses más 3 puntos porcentuales (300 puntos básicos). Si no son rescatadas, el tipo de interés se elevará en los años posteriores hasta el Euribor más 4 puntos. Conviene aclarar, no obstante, que estas condiciones son provisionales, en tanto en cuanto sujetas a negociación con la CNMV. 

Estas condiciones son superiores a las que han ofrecido el resto de entidades que han emitido preferentes salvo el Banco Pastor, que pagaba el 7,25% los tres primeros años y, posteriormente, Euribor más 4,6 puntos con un mínimo del 6,8%. El Popular ofrecía un tipo inicial algo inferior al de la caja madrileña (del 6,75%) pero durante cinco años frente a los dos de Caja Madrid. También han emitido preferentes BBVA (1.000 millones de euros), y Sabadell (500); las emisiones de Pastor y Popular fueron de 250 y 600 millones, respectivamente.

Las entidades son las grandes interesadas en colocar preferentes porque, a pesar de ser un activo parecido a un bono, computa como capital en un momento en que éste es enormemente escaso ante el vertiginoso crecimiento de la morosidad. En el caso de Caja Madrid, su ratio Tier 1 (que incluye capital, reservas y preferentes) cayó en el primer trimestre hasta el 7,45%, frente al 7,66% en que se encontraba al cierre de 2008 y el 8,67% de hace un año. Este capital debe hacer frente a una morosidad que ya se sitúa en el 5,57%, con una tasa de cobertura del 40,5%.

Alternativa a los depósitos

Estos activos se están vendiendo a los clientes minoristas como alternativa a unos depósitos que no pueden seguir ofreciendo el 6% ó el 7% ante el desplome del Euribor en los últimos meses. Por ello, las entidades han lanzado este producto como muy atractivo, porque ofrece un interés muy alto con los tipos oficiales al 1,5% y con una seguridad absoluta.

No obstante, ahora mismo es imposible colocar estos activos en mercado, ya que su precio se ha hundido. En el caso de Caja Madrid, profesionales del mercado consultados afirman que cotizan a menos del 50% de su valor inicial, y además con muy poca liquidez. Emitir a esos precios significaría tener que pagar intereses por encima del 15% en muchos casos. De ahí que la banca se los coloque al minorista. Es más, algunos bancos como el Sabadell están vendiendo preferentes caras en la red y recomprándolas baratas en mercado, con lo que obtienen la plusvalía correspondiente.

Advertencias de la CNMV

La propia CNMV emitió el mes pasado una advertencia sobre las preferentes en su web en la que alerta a los inversores de que se trata de un instrumento complejo y de riesgo elevado que puede generar rentabilidad, pero también pérdidas en el capital invertido. Además, tienen carácter perpetuo y su rentabilidad, generalmente de carácter variable, no está garantizada; si la entidad sufre pérdidas, suele reservarse la opción de dejar de pagar los intereses.

Por otro lado, su liquidez es limitada, por lo que no siempre es fácil deshacer la inversión, según el organismo que preside Julio Segura. Es decir, si usted necesita el dinero, probablemente tendrá que asumir una pérdida importante por verse obligado a vender a cualquier precio. Y tampoco hay ninguna garantía de que el banco o caja las vaya a rescatar en el plazo establecido; de hecho, lo habitual en los últimos meses ha sido no rescatarlas, que es lo que ha hundido su precio en mercado. El supervisor también incide en los costes añadidos -comisiones de suscripción, compraventa y custodia- y recuerda que, aunque se llamen preferentes, si el banco quiebra son las últimas en cobrar sólo por delante de las acciones y por detrás de todos los acreedores.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios