Es noticia
Menú
La sombra de Manuel Polanco se alarga cada vez más en Prisa
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
VOLVIÓ DE PORTUGAL EN ENERO

La sombra de Manuel Polanco se alarga cada vez más en Prisa

“Es un valor cada vez más emergente en Prisa. De eso nadie tiene ninguna duda dentro del sector”. Apenas han pasado dos meses desde que Manuel

“Es un valor cada vez más emergente en Prisa. De eso nadie tiene ninguna duda dentro del sector”. Apenas han pasado dos meses desde que Manuel Polanco volviera desde Portugal y fuera nombrado director general de la compañía en Madrid y ya hay quien le ve en la rampa de lanzamiento para empresas de mayor envergadura. “Tiene un perfil mucho más equilibrado que Ignacio Polanco en cuanto al manejo del back office y el front desk. El actual presidente es un hombre que se desenvuelve mejor en tareas de organización, si se quiere más oscuras”, aseguran fuentes próximas a la compañía.

¿Cabe una reestructuración de calado de forma más o menos inminente? No es fácil decirlo en una compañía cuyos movimientos se han caracterizado tradicionalmente por la opacidad. “Lo que está claro es que la llegada de Manuel supone una mayor implicación de la familia en la gestión”, afirman fuentes del sector. Una reflexión que se constata desde el propio grupo. “Ya era hora que volviera a la sede central –explican fuentes de Prisa-. Ha tenido un periplo muy intenso y acumula una perspectiva global del negocio. Su nombramiento y el de Ignacio Santillana como directores generales refuerzan el área ejecutiva y la de toma de decisiones. Con ello el relevo generacional a corto y medio plazo está encaminado. Ahora, ir más allá… Además, al final la presidencia es algo más simbólico. El que decide es el consejero delegado”.

Y ahí la despedida de Juan Luis Cebrián –que según fuentes que conocen el grupo “manda y manda mucho”-, ya está en el horizonte. Desde Prisa se asegura que la puesta en marcha de un relevo ordenado es uno de los retos de la compañía para los próximos años, con la intención de dar entrada en la empresa a gente más joven y también a más mujeres. Otra cosa es lo que vaya a pasar en la cúpula. Hasta este último aterrizaje en España para encargarse de las divisiones de negocio del grupo y de la dirección comercial, Manuel Polanco era consejero delegado del grupo de medios portugués Media Capital desde 2005. Antes, había pasado por Santillana Chile y Perú, además de un largo periodo en México, ocupando la dirección general del diario mexicano La Prensa y poniendo en marcha la edición americana de El País.

Su ascenso corre paralelo a otro más sorprendente: el que supone la enésima resurrección de Javier Díaz Polanco, desde el mes de febrero consejero delegado de la parte audiovisual de la empresa y que, según estas fuentes, también es un valor al alza dentro del grupo a pesar del desgaste sufrido al frente de Sogecable. “Llama la atención porque aunque el máximo responsable del grupo era Juan Luis Cebrián, era él quien estaba al frente de la empresa cuando se lanzó la opa sobre el cien por cien de Sogecable. Pocos dudan hoy de que fue un tremendo error y que no había necesidad de hacerlo. Buena parte de los problemas de deuda que acumula la compañía vienen de esa decisión”, explican.

Perfil poco político

¿Pierde fuerza Ignacio Polanco? Nadie cuestiona su valía en el sector, pero sí su perfil poco político. “Es un hombre que se ha pasado toda la vida llevando el día a día de la patrimonial del grupo, pero a veces se le nota a disgusto en entornos concretos. A muchos no les extrañaría que en el futuro volviera a ocuparse del corazón de la compañía y a llevar las riendas de Timón”, aseguran estas fuentes. Desde Prisa no se esconde que Ignacio Polanco es “un hombre más de fondo”, pero se añade que “lo importante es la suma de todos”.

Aunque la empresa que preside Ignacio Polanco tendría en su mano el visto de bueno de los bancos para volver a aplazar el crédito de 1.950 millones que en su día asumió para poder hacer frente a la opa lanzada sobre Sogecable y que vence el próximo 31 de marzo, ese dinero no es sino una parte de la deuda de Prisa, situada por encima de los 5.000 millones. La cercanía de un acuerdo con las entidades financieras y las compras realizadas por la propia familia habría permitido al valor remontar el vuelo en las últimas sesiones. La compañía subió ayer en bolsa un 10,22%, quedando la acción en 2,05 euros, lejos de los 0,95 euros del 9 de marzo. No obstante, la capitalización no llega a los 450 millones.

A través de su sociedad de cabecera, Rucandio, la familia Polanco habría adquirido a comienzos de marzo 1.600.731 acciones aprovechando los mínimos históricos de la acción. Se trata del equivalente al 0,73% del capital de la compañía, con lo que el núcleo duro del grupo eleva su participación desde el 68,52% hasta el 69,273%, según constó en su día en la notificación remitida a la CNMV. Esta compra habría supuesto una inversión de 1,72 millones de euros, si tenemos en cuenta los 1,08 euros en que se movía cada título en la fecha en que se originó la obligación de notificarla, el 4 de marzo. Una gota en el océano: el grupo necesita desesperadamente inyecciones de capital.

“Es un valor cada vez más emergente en Prisa. De eso nadie tiene ninguna duda dentro del sector”. Apenas han pasado dos meses desde que Manuel Polanco volviera desde Portugal y fuera nombrado director general de la compañía en Madrid y ya hay quien le ve en la rampa de lanzamiento para empresas de mayor envergadura. “Tiene un perfil mucho más equilibrado que Ignacio Polanco en cuanto al manejo del back office y el front desk. El actual presidente es un hombre que se desenvuelve mejor en tareas de organización, si se quiere más oscuras”, aseguran fuentes próximas a la compañía.

Ignacio Polanco Juan Luis Cebrián