Es noticia
Menú
Prisa cae a mínimos históricos en bolsa, presa de una deuda asfixiante y su crisis de liderazgo
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
CAE UN 70% EN 2008

Prisa cae a mínimos históricos en bolsa, presa de una deuda asfixiante y su crisis de liderazgo

Horas bajas para Prisa. Camina en el alambre de las finanzas. El lunes perdió por primera vez el nivel de los 1.000 millones de euros de

Foto: Prisa cae a mínimos históricos en bolsa, presa de una deuda asfixiante y su crisis de liderazgo
Prisa cae a mínimos históricos en bolsa, presa de una deuda asfixiante y su crisis de liderazgo

Horas bajas para Prisa. Camina en el alambre de las finanzas. El lunes perdió por primera vez el nivel de los 1.000 millones de euros de valor en bolsa, el martes un 11,4% y hoy miércoles se ha derrumbado otro 15%, hasta 3,21 euros, nuevo mínimo histórico, perforando el suelo marcado en marzo de 2003. El grupo de comunicación que preside Ignacio Polanco y dirige Juan Luis Cebrián acumula una deuda financiera neta (lo que debe, menos la caja y las inversiones a corto plazo) es de 4.200 millones de euros, según el consenso de estimaciones de Facset para 2008.

Una cifra asumible en el pasado, pero insostenible en el corto plazo. Su ratio de endeudamiento superó ayer en 5 veces su capital en bolsa, que le coloca en unos niveles que sólo superan los especialistas, entre otros, como la plusmarquista española Colonial (28 veces), las constructoras Ferrovial (7,5 veces) o Sacyr (5,5 veces). La compañía de comunicación logró refinanciar la mitad de su deuda en julio hasta marzo de 2009, pero los costes financieros se están elevando más de lo previsto debido a la escalada de los tipos interbancarios, que han pasado -plazo a tres meses- del 4,5% al 5,4% en el transcurso del último año.

Así, el mercado está castigando sin piedad su cotización. Desde enero cae un 70% en bolsa, afectada por el ciclo de recesión publicitaria en sus medios tradicionales (SER, El País), que no logra ser neutralizada por el crecimiento de su filial de Internet, Prisacom. La incorporación de la televisión comercial en abierto Cuatro, tras absorber Sogecable, tampoco ha dotado del impulso esperado a las cuentas del grupo por el crash publicitario en TV.

La líder del sector, Telecinco, cae un 60% en bolsa desde enero, pero con una deuda ridícula de sólo 6 millones de euros. Otros grupos cotizados como Vocento y Antena 3 también se desploman en bolsa en 2008, pero con niveles de deuda muy reducidos: de 65 millones para el editor de ABC o de 140 millones para la televisión de Planeta. Al propietario de Cuatro, El País, Cadena Ser, Cinco Días o Digital + le están penalizando no sólo por su altísima deuda (4.200 millones), sino por la tardanza en deshacerse de este último negocio, la plataforma de TV por satélite, y de su negocio de radio para el que mantienen planes de venta desde 2007.

Búsqueda de socios: 3i, Goldman...

La incorporación de socios financieros a la órbita del grupo tampoco ha funcionado. El fondo de capital riesgo 3i compró el 16% de Unión Radio por 225 millones de euros 24 horas antes del lanzamiento de una OPA sobre la totalidad de Sogecable. La entrada en el capital del banco de inversiones Goldman Sachs, que superó el 3% del capital el pasado mes de abril y todavía se mantiene en el capital de Prisa junto a sus dueños, las familias Polanco y Pérez González, que controlan cerca del 74% del capital a través de Timón y Sabara Investments.

Tras el fallecimiento en julio de 2007 de Jesús de Polanco, los accionistas sucesores firmaron un pacto por el que se comprometen a no vender hasta que transcurran, al menos, 10 años (2017) desde la fecha de fallecimiento del fundador, según consta en documento enviado a la CNMV. Cebrián, que timonea desde entonces la compañía, ha visto como Prisa ha caído de 14 a 3,8 euros, que supone una pérdida de valor en bolsa de 2.000 millones de euros.

Explicaciones a la CNMV

Es probable que necesiten un cambio en el equipo gestor, señalaba la semana pasada un analista del sector de medios. El perfil de riesgo financiero demasiado se ha elevado hasta 5 veces la capitalización bursátil -desde 0,8 veces hace menos de dos años- que le han impedido acometer nuevas inversiones en Internet o televisión en espera de sanear su balance. Prisa prevé articular una emisión de bonos convertibles por 2.000 millones de euros, según anunció el lunes, una cifra que supone dos veces su valor en bolsa.

El mercado tampoco ha captado los mensajes de su primer ejecutivo. Somos el principal grupo de medios en España. Este año facturaremos alrededor de 4.000 millones de euros y obtendremos un EBITDA (resultado bruto de explotación) recurrente de entre 700 y 800 millones de euros, dijo el 25 de septiembre Cebrián. Pese a ese avance de cifras, la acción del grupo ha seguido cayendo en bolsa. La desinversión de Digital +, una operación en la que llevan trabajando desde enero, todavía no ha llegado a buen puerto. Cuando se realice se podría eliminar de un plumazo el crédito de 2.000 millones que vence el próximo mes de marzo.

Prisa respondió hoy miércoles a un requerimiento de la CNMV sobre el avance de cifras realizado por Cebrián en las últimas comparecencias públicas. El grupo reconoce que se plantea emitir deuda con un límite de 2.000 millones. No se trata, por lo tanto, del anuncio de ninguna emisión determinada, señalan. Asimismo, se reafirman en las cifras de facturación y Ebitda para este año, de 4.000 millones y un rango de 700-800 millones, respectivamente.

Horas bajas para Prisa. Camina en el alambre de las finanzas. El lunes perdió por primera vez el nivel de los 1.000 millones de euros de valor en bolsa, el martes un 11,4% y hoy miércoles se ha derrumbado otro 15%, hasta 3,21 euros, nuevo mínimo histórico, perforando el suelo marcado en marzo de 2003. El grupo de comunicación que preside Ignacio Polanco y dirige Juan Luis Cebrián acumula una deuda financiera neta (lo que debe, menos la caja y las inversiones a corto plazo) es de 4.200 millones de euros, según el consenso de estimaciones de Facset para 2008.

Salidas a bolsa Deuda Medios de comunicación Ignacio Polanco Juan Luis Cebrián