Impulso al negocio europeo de CAF: ¿la pieza clave para desbloquear su marcha en bolsa?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Adquiere una planta en Francia

Impulso al negocio europeo de CAF: ¿la pieza clave para desbloquear su marcha en bolsa?

El mercado acoge favorablemente la adjudicación de la planta de Reichshoffen y da un empuje a la cotización del grupo vasco, muy errática en los últimos meses

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Desde el estallido de la crisis del coronavirus, el sector de los trenes ha acaparado mucha atención en los mercados, ante la sucesión de vaticinios que lo han situado como uno de los más claros vencedores de las políticas pospandémicas.

Pero lo cierto es que estos buenos augurios no han tenido un reflejo especialmente boyante en el parqué español a lo largo de 2021. Al menos para CAF, que en los últimos meses ha visto cómo su rival nacional, Talgo, ha abierto una llamativa brecha de rendimiento, con ganancias que rondan el 18% y contrastan de forma marcada con las pérdidas en torno al 5% que arrastra el fabricante vasco.

La buena visión que mantienen los analistas en torno a la compañía dirigida por Javier Martínez Ojinaga —según los registros de Bloomberg, el 85% aconseja comprar sus acciones y ninguno recomienda vender— no ha tenido su correlato en una errática evolución de su cotización durante los últimos meses, que le sitúa ahora más de un 10% por debajo de sus máximos anuales, alcanzados el pasado mes de abril.

La crisis de los suministros ha lastrado la marcha en bolsa de CAF frente a Talgo

Una de las claves de esta pérdida de pujanza parece encontrarse en la crisis de suministros. “La escasez de componentes ha estado retrasando la ejecución de contratos, particularmente en la industria de autobuses. Varias fuentes esperan que la escasez de semiconductores persista hasta 2022. Autobuses (casi un 25% de las ventas de CAF) están más afectados que los trenes, mientras que Talgo tiene un mayor peso (más recurrente) de ventas de mantenimiento”, resaltaban los analistas de CaixaBank-BPI en un informe publicado la pasada semana, en el que rebajaba a neutral su consejo sobre el fabricante de trenes vasco.

Sin embargo, CAF ha respondido a estas dudas en las últimas semanas con una sucesión de nuevos contratos, coronado este miércoles con el anuncio de la adquisición de la planta que Alstom tenía en la localidad francesa de Reichshoffen (Alsacia), junto a las plataformas Coradia Polyvalent y Talent 3. Las subidas del 4,4% que registraron sus acciones este jueves parecen evidenciar la buena acogida que ha tenido en el mercado la operación, en cierto modo inesperada.

Foto: EC

Aunque a inicios de año se planteó con fuerza la posibilidad de que CAF se hiciera con esta planta, que Alstom debía vender como exigencia regulatoria tras su unión con Bombardier, “el acuerdo es una sorpresa, ya que Alstom y Skoda habían entrado en negociaciones de exclusividad para la planta de Reichshoffen a principios de año, dejando a CAF fuera del proceso”, observan los analistas de Alantra.

La mayor parte de los expertos coinciden en señalar la lógica que tiene para CAF hacerse con este activo. En primer lugar, porque refuerza su posición no solo en Francia (donde además cierra el paso a un competidor como Skoda), sino también sus capacidades para mercados limítrofes como Alemania, Austria y Suiza. En este sentido, Banco Sabadell recuerda que Francia y Alemania representan el tercer y el décimo mercado de material rodante de pasajeros a nivel global y señalan que este aumento de capacidad debería llevar aparejado un aumento de la cuota de mercado del grupo en estos países, donde también podría obtener sinergias.

Además, como indican en Alantra, “las dos plataformas aportan referencias y homologaciones más activas en Francia, Alemania y otras geografías (Europa Central y algunos otros países) donde la plataforma CIVITY de CAF no está presente o no tiene el mismo reconocimiento”.

La operación, valorada en 75 millones, dejaría la deuda neta de CAF en 1,6 veces ebitda

Todo esto con un esfuerzo financiero limitado —la operación alcanza los 75 millones de euros de valor de empresa— que, a falta de información sobre el ebitda que puede sumar a las cuentas de CAF, dejaría su ratio de deuda neta en unas cómodas 1,6 veces.

“A falta de conocer más detalles de la operación, consideramos la noticia como positiva, puesto que se refuerza de una forma muy relevante en los principales mercados europeos a un precio, en un principio, que consideramos muy razonable”, observaba César Sánchez-Grande, responsable de análisis institucional de Renta 4, quien, además, defiende que este movimiento no resta probabilidad a la recurrente especulación sobre la integración de CAF y Talgo.

En cualquier caso, y a falta de novedades en ese frente, la adquisición anunciada este miércoles por CAF parece un importante refuerzo a sus perspectivas de negocio en el fundamental mercado europeo. Queda por comprobar si supondrá, igualmente, el impulso definitivo para desatascar su marcha bursátil.

Desde el estallido de la crisis del coronavirus, el sector de los trenes ha acaparado mucha atención en los mercados, ante la sucesión de vaticinios que lo han situado como uno de los más claros vencedores de las políticas pospandémicas.

CAF Alstom
El redactor recomienda