CAF vs Alstom: la conquista del mercado francés no será una tarea sencilla
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Contrato en disputa

CAF vs Alstom: la conquista del mercado francés no será una tarea sencilla

La reclamación de Alstom contra la concesión de un contrato a CAF en París es la evidencia del malestar que genera en el grupo galo la competencia del fabricante de trenes vasco

placeholder Foto: EC
EC

La conquista de Francia no va a resultar una batalla sencilla para CAF. Si hace apenas tres semanas, el camino parecía abierto para que la compañía que preside Andrés Arizkorreta diera un paso considerable en el mercado ferroviario galo, los obstáculos no han tardado en revelarse. Esta misma semana, su rival Alstom ha intensficado sus esfuerzos para detener la firma del contrato para el suministro de 146 trenes de cercanías en París que le había sido otorgado a mediados del pasado mes de enero a un consorcio formado por el grupo vasco y Bombardier.

Los recursos entre contendientes no suponen, en absoluto, una excepción en los grandes contratos ferroviarios y CAF puede observar con cierta tranquilidad cómo la RATP (la Administración Autónoma de Transportes Parisinos) se ha manifestado partidaria de resolver la cuestión cuanto antes, sin variar la adjudicación ya anunciada. Ante esta situación Alstom ha optado por anunciar la renuncia de Bombardier -recién adquirida por el grupo galo- al contrato, asegurando que el mismo no es viable.

Todos estos movimientos de Alstom no dejan de rodear de un manto de incertidumbre un contrato que había sido recibido con satisfacción entre los analistas que cubren a CAF. Aunque se desconoce el peso que tendría el fabricante español en el consorcio con Bombardier, los analistas calculan que le corresponderían entre un 30 y un 50% de los 2.560 millones del contrato, lo que representaría entre un 10 y un 15% de su cartera de proyectos y hasta un 30% de la entrada de pedidos estimados para 2021, que los expertos sitúan ligeramente por encima de los 4.000 millones de euros.

El contrato en disputa representa un 30% de las entradas esperadas en 2021

Además, el contrato supondría un refuerzo muy significativo en un mercado que se puede considerar clave para los planes de crecimiento de la compañía vasca. "Es estratégico para CAF, ya que sería el segundo gran contrato de la compañía para SNCF [el operador de los ferrocarriles franceses], en un contexto en el que CAF busca posicionarse en Francia", señalaban los analistas de Alantra tras conocerse la concesión de los cercanías de París.

Esta importancia del mercado galo se explica no sólo porque se trata de uno de los mayores mercados ferroviarios internacionales, sino porque las circunstancias de competencia parecen abrir una oportunidad a que CAF se convierta en un proveedor clave en el país. Hasta ahora el fabricante español ha ocupado un papel secundario en un mercado que ha estado ampliamente dominado por Alstom y en el que Bombardier se había mostrado como su casi único rival. Sin embargo, la reciente adquisición de éste precisamente por Alstom permitiría a CAF ocupar su lugar como principal alternativa al gigante ferroviario galo.

Foto: (EFE)

Esta es, obviamente, una de las cuestiones que más enturbia la actual rivalidad entre CAF y Alstom. Según explica César Sánchez-Grande, responsable de análisis institucional de Renta 4, el encono con el que el grupo francés está batallando contra el contrato "pone de manifiesto la animadversión de Alstom hacia CAF tras el éxito de esta última en los últimos años en el mercado francés". Y esta batalla puede tener importantes consecuencias.

En primer lugar, porque CAF se encuentra entre los candidatos a adquirir la planta de Alstom en Reichsoffen (Francia) que Bruselas obliga a la compañía a traspasar como condición para autorizar la adquisición de Bombardier. Aunque algunos expertos han mostrado sus dudas sobre la conveniencia de esta planta para las necesidades del grupo español, la misma podría ser una pieza clave en su estrategia de crecimiento en el mercado francés. Sin embargo, Sánchez-Grande teme que la rivalidad con Alstom motive a ésta a favorecer la oferta de otros postores, como Skoda.

Tras escalar un 45% en poco más de 3 meses, sus valoraciones parecen exigentes

Pero también porque, con Bombardier ahora integrada en Alstom, incluso la confirmación por parte de la RATP de la concesión del contrato deja a CAF ante una difícil tesitura. Si Alstom finalmente permite que Bombardier cumpla con sus compromisos, el grupo con sede en Beasain se vería en la obligación de tener que ejecutar un contrato de gran envergadura con un socio con el que las relaciones pueden resultar tirantes. Si por el contrario, se confirma la renuncia del fabricante de origen canadiense, CAF podría verse envuelto en un proyecto para el que, quizás, carezca de las capacidades industriales necesarias para ejecutarlo en tiempo y forma.

Como preocupación adicional quedaría igualmente la cuestión de si la oposición de Alstom a un contrato que en definitiva también le beneficia a través de Bombardier responde a dudas reales sobre la posibilidad de extraer rentabilidad a un contrato que se fijó a un precio 600 millones de euros por debajo del que planteó la firma francesa.

A CAF le nace esta guerra en un momento en que entre los expertos sigue viva la confianza en que la compañía pueda convertirse en un vencedor a largo plazo de la estrategia de transición energética en Europa (que debería hacer del transporte ferroviario uno de los pilares de la movilidad). Pero un momento también en que, tras escalar alrededor de un 45% en poco más de tres meses, sus valoraciones se encuentran en niveles de cierta exigencia. Lo que no evita que más del 70% de los analistas que la cubren aconseje comprar sus acciones.

Pero el grupo que dirige Arizkorreta parece haber fijado en Francia uno de sus mercados clave para crecer y cualquier fallo en ese intento puede suponer un duro revés a sus expectativas. Desde esa perspectiva, la guerra declarada por el gran dominador del mercado (un grupo hasta 13 veces mayor por valor de mercado y unas 4 veces superior en términos de facturación) puede fácilmente interpretarse como una amenaza. Aunque también como una señal de la preocupación que despierta en su principal rival.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

La conquista de Francia no va a resultar una batalla sencilla para CAF. Si hace apenas tres semanas, el camino parecía abierto para que la compañía que preside Andrés Arizkorreta diera un paso considerable en el mercado ferroviario galo, los obstáculos no han tardado en revelarse. Esta misma semana, su rival Alstom ha intensficado sus esfuerzos para detener la firma del contrato para el suministro de 146 trenes de cercanías en París que le había sido otorgado a mediados del pasado mes de enero a un consorcio formado por el grupo vasco y Bombardier.

CAF Alstom Bombardier
El redactor recomienda