Desinversiones en Acciona: la necesidad de hacer hueco al crecimiento
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Venta de concesiones por 484 millones

Desinversiones en Acciona: la necesidad de hacer hueco al crecimiento

La compañía celebra en bolsa la desinversión anunciada este lunes, un movimiento de poca entidad pero que confirma el compromiso del grupo con la rotación de sus activos

placeholder Foto: EC.
EC.

Las ganancias superiores al 3,5% que registran este lunes las acciones de Acciona representan el mejor termómetro de la buena lectura que ha hecho el mercado de las desinversiones anunciadas por el grupo que preside José Manuel Entrecanales. Aunque se trata de una operación pequeña y en cierta medida esperada, los 484 millones de euros obtenidos por las ocho concesiones transferidas a Meridian y Bestinver representan unos guarismos muy superiores a los que se venían asumiendo para estos activos, de modo que algunas firmas de análisis ya se plantean mejoras del precio objetivo de la compañía de hasta el 2,5%, en el caso de Banco Sabadell.

El movimiento viene a confirmar, además, el compromiso de la dirección del grupo con una política de desinversiones que se antoja fundamental en la estrategia a medio plazo de una compañía que, durante muchos años, ha tenido en las estrecheces de balance su principal rémora, un punto débil que la crisis del coronavirus no ha hecho sino agravar, llevando sus niveles de deuda sobre ebitda claramente por encima de las cuatro veces.

El problema para Acciona es que esta situación se combina con las necesidades de inversión inherentes a su ambiciosa política de crecimiento en el segmento de las energías renovables. En su reciente presentación de resultados del tercer trimestre, la compañía reiteró la voluntad de incrementar su capacidad en este segmento en unos 1.000 MW al año, hasta alcanzar los 15.000 en 2024, y en el mercado se asume que estos números podrían verse superados fácilmente. Para hacer posibles estos objetivos, la compañía espera destinar unos 4.000 millones de euros (tres veces su ebitda de 2019).

La compañía aspira a elevar un 50% su capacidad en renovables hasta 2024, para lo que prevé una inversión en el entorno de los 4.000 millones

Aunque el grupo de los Entrecanales cuenta con una variedad de negocios ampliamente diversificada, resulta casi incuestionable que son las energías renovables —que se espera que aporten más del 70% del ebitda en los próximos años— las que están llamadas a liderar el crecimiento de un grupo al que por momentos se ha achacado una cartera de actividades con limitado potencial.

Sin embargo, las expectativas de desarrollo en el campo de las energías limpias —fundamentalmente en eólico— han sido muy bien reconocidas por los inversores, lo que se ha traducido en los dos últimos años en unos rendimientos acumulados en bolsa en el entorno del 40%, que solo se han visto superados en el sector en España por los de Iberdrola, con una potencia de inversión muy superior.

Al fin y al cabo, en un sector sobre el que se han depositado tantas expectativas como el de las energías renovables y en el que hay tantos actores luchando por ocupar las mejores posiciones, contar con la capacidad financiera para anticiparse cuando surjan las oportunidades más suculentas representa una necesidad básica. Y es ahí donde deben circunscribirse los esfuerzos de Acciona en el campo de las desinversiones.

La rotación activa de su cartera se antoja una palanca esencial para poder sufragar el crecimiento en renovables sin disparar su apalancamiento

La rotación activa de su cartera se presenta como un elemento esencial para evitar complicaciones por el lado de la deuda que limiten su capacidad de inversión en nuevo crecimiento. Y una política exitosa en este sentido podría incluso darle margen para una próxima mejora del dividendo, con la que cuentan firmas como Intermoney, tras el ajuste realizado este año. Pero para que esto sea factible, parece inevitable que el grupo siga deshaciéndose de activos no estratégicos o de retornos limitados, para mantener bajo control su endeudamiento.

De momento, el reposicionamiento de su cartera de renovables, al que se ha dedicado a lo largo de 2020, parece presentar un perfil muy prometedor para el grupo, de modo que hoy el consenso le augura crecimientos acumulados del ebitda del 20% entre 2019 y 2023, tasas con las que nuevamente solo parece capaz de competir Iberdrola entre los grandes grupos energéticos españoles.

Una cartera de infraestructuras en crecimiento (más de un 40% en el año) se presenta como otro pilar que, en un entorno de recuperación económica como el que cabría esperar para el próximo año, provea a Acciona de la caja necesaria para acometer la que se presenta como su apuesta esencial, el crecimiento en energías renovables. En este sentido, las ventas de activos anunciadas este lunes solo pueden leerse como una buena noticia. Y así no ha tardado en reconocérselo el mercado.

Las ganancias superiores al 3,5% que registran este lunes las acciones de Acciona representan el mejor termómetro de la buena lectura que ha hecho el mercado de las desinversiones anunciadas por el grupo que preside José Manuel Entrecanales. Aunque se trata de una operación pequeña y en cierta medida esperada, los 484 millones de euros obtenidos por las ocho concesiones transferidas a Meridian y Bestinver representan unos guarismos muy superiores a los que se venían asumiendo para estos activos, de modo que algunas firmas de análisis ya se plantean mejoras del precio objetivo de la compañía de hasta el 2,5%, en el caso de Banco Sabadell.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Desinversiones Familia Entrecanales Venta Noticias de Acciona Gestoras de fondos Fondos de Inversión
El redactor recomienda