Es noticia
Menú
‘Cuanto peor, mejor para todos’: la bolsa da “señal de compra” por exceso de pesimismo
  1. Mercados
Inversión

‘Cuanto peor, mejor para todos’: la bolsa da “señal de compra” por exceso de pesimismo

La última vez que el índice Bull & Bear entró en zona de compra fue en marzo de 2020, aunque entonces lo hizo con más fuerza

Foto: Foto: Reuters/Brendan McDermid
Foto: Reuters/Brendan McDermid

¿Quién no recuerda aquel famoso lapsus de Mariano Rajoy en el Congreso? “Cuanto peor, mejor para todos y cuanto peor, para todos mejor, mejor para mí, el suyo beneficio”. Pues en las bolsas, quienes siguen las teorías de la opinión contraria se apuntarían sin problemas a la esencia del trabalenguas.

Para empezar, uno de los mejores inversores del mundo, Warren Buffett, quien hizo popular la legendaria frase: “Sé atrevido cuando todos los demás sean miedosos y miedoso cuando todos los demás sean atrevidos”.

Lo malo, que quienes ‘compran’ este plan de acción tienen un problema para poner la estrategia a trabajar: identificar cuándo realmente hay pesimismo atroz y viceversa. Lo bueno, que hay diversos indicadores que tratan de detectarlo. Y uno de ellos ha dado esta semana señal de compra.

Foto: Foto: Reuters

Se llama Bull & Bear Indicator, lo calcula Bank of America y lo presenta cada semana en su informe semanal de flujos de fondos mundiales. Lo representa la firma como una especie de arco parlamentario, qué ironía, que va de 0 a 10 y del rojo al verde. Cuanto más rojo y más cerca de 0, más pesimismo; cuanto más verde y más cerca de 10, más optimismo. Ahora viajamos al mundo del sentimiento contrario para interpretarlo.

Cuanto más rojo está el indicador, más aconsejable sería teóricamente comprar por sentimiento de mercado (contrario) y cuanto más verde, más precaución conviene. La señal de compra, según Bank of America, se activa en concreto cuando el indicador de pesimismo toca o baja del 2. ¿Y cómo está ahora la cosa? Pues justo esta semana ha bajado hasta la zona de 2, lo que ha llevado a los estrategas de la firma a titular el informe con un claro “Señal de compra”.

¿Pero funciona el ‘truco’? La última vez que este indicador entró en territorio comprable fue en marzo de 2020 y para quienes siguieron la señal el resultado no pudo ser mejor, pues entraron en mínimos post convid y se beneficiaron en sus carteras de la espectacular recuperación del mercado. Ahora bien, hace dos años, el movimiento pesimista fue mucho más radical que ahora, ya que el índice cayó hasta 0 pelotero.

¿Sólo un rebote de corto plazo?

Según Bank of America, desde 2013 el indicador ha entrado en los niveles de compra 8 veces y, en promedio, el S&P 500 ha subido un 8% después de 12 semanas de la señal.

Aunque hacen un apunte interesante: en las últimas semanas, coincidiendo con este pico de pesimismo, ya se ha dado un rebote de esa dimensión. ¿Se habrá agotado?

Foto: Foto: Reuters

Desde Bank of America creen que a corto plazo las subidas “pueden continuar hasta probar niveles más altos”, pero se muestran precavidos por las distintas nubes que amenazan con descargar tormentas en la situación actual, entre las que citan “los shocks de la inflación, los tipos de interés y el crecimiento”...

Y recuerdan que la señal suele ser óptima cuando hay mucho pesimismo en la actividad industrial y ‘pánico’ en las políticas de los bancos centrales, algo que ahora no sucede. “Una fuerte oportunidad de venta nos espera todavía en el segundo trimestre”, dicen, para afirmar que ven más probable un S&P por debajo de 4.000 puntos en 2022 que por encima de 5.000 puntos. Ahora está casi en la mitad de ese rango.

Cuando todos son bajistas… ¿Quién queda por vender?

A muchos inversores les puede resultar contraintuitivo, pero tiene su lógica que el exceso de pesimismo en mercado coincida con momentos de fuertes rebotes en las bolsas. Si hay mucha gente muy negativa, podrían haber vendido ya sus acciones, por lo que restaría menos presión vendedora y quedaría expedito el terreno para una buena subida de los índices en cuanto se empiece a descontar mínimamente una mejora de la situación.

Foto: EC.

Estos indicadores no son infalibles, pueden dar falsas señales de compra por sentimiento extremo o válidas sólo para el corto plazo. Pero para un inversor con horizonte temporal de muy largo plazo, tradicionalmente han sido un buen momento para construir carteras, si su perfil de riesgo le permite asumir la volatilidad tan alta de estas fases.

Ya sea tomando posiciones en sectores que han caído mucho y en los que se puede comprar a valoraciones más atractivas que hace unos meses, como tecnología o megatendencias; o completando la cartera con estilos que en los últimos años no han estado de moda, y que están infrarepresentados en las carteras, como el value o la energía.

Aunque, para quien no quiere dedicar tiempo a adivinar los activos que mejor se podrían comportar, siempre quedará la opción de tomar posición a través de opciones más globales, como los fondos indexados, los roboadvisors y las carteras de gestión activa.

¿Quién no recuerda aquel famoso lapsus de Mariano Rajoy en el Congreso? “Cuanto peor, mejor para todos y cuanto peor, para todos mejor, mejor para mí, el suyo beneficio”. Pues en las bolsas, quienes siguen las teorías de la opinión contraria se apuntarían sin problemas a la esencia del trabalenguas.

Bank Of America Inversores Warren Buffett
El redactor recomienda