ANTE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El bazuca del BCE inyecta 150.000 millones en abril para contener las primas de riesgo

El 80% de las compras del programa de deuda pública (PSPP) en abril se enfocó en Italia, Francia y España. La institución ralentizó la semana pasada su inyección de liquidez

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) elevó su balance en abril con 147.775 millones en compras netas de activos para evitar que se disparen las primas de riesgo, que aun así aumentaron en la periferia. Este contexto de crisis por el coronavirus amenaza con una fragmentación del euro. La presidenta, Christine Lagarde, tras el titubeo del 12 de marzo, dejó claro la semana pasada que la institución será flexible y no permitirá que este riesgo se haga latente. La última semana ralentizó la cifra hasta los 20.794 millones, aprovechando la menor actividad del mercado con el festivo del 1 de mayo. La media diaria, de más de 5.000 millones, sería igualmente el cuarto dato más alto de la historia.

La autoridad monetaria centró las compras de la última semana en el programa especial contra los efectos de la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), que cuenta con 750.000 millones, de los que ya ha consumido 118.811 millones en cinco semanas. El Consejo de Gobierno aseguró el jueves estar dispuesto a agrandar el volumen de compras, y dijo que destinará las compras para paliar el impacto de la crisis hasta el 31 de diciembre o hasta que se hayan disipado los efectos del coronavirus. Cuando anunció el programa, la fecha de finalización era únicamente el 31 de diciembre de 2020.

El paquete incluye deuda pública y corporativa, incluyendo bonos griegos por primera vez, y con mayor flexibilidad que anteriores programas, que registraron saldos negativos la semana pasada. Es decir, los vencimientos superaron a las adquisiciones de activos. Aun así, en el acumulado de abril de compras de bonos soberanos con el programa destinado únicamente a este fin (PSPP, por sus siglas en inglés) fue de un salod neto de 29.624 millones. Italia se llevó el 36% de las compras netas, con 10.919 millones, por encima de Francia, con 8.325 millones, y España, con 4.276 millones.

Es decir, el 80% de las adquisiciones de activos fue hacia estos tres países para contener las primas de riesgo, porcentaje muy por encima del peso de los países en el BCE, medido por la clave de capital. Es estos casos, la clave de capital del Banco de Italia es del 13,8%, la del Banco de Francia del 16,6%, y la de España del 9,7%. Mientras que el Bundesbank alemán pesa un 21,4%, pero las compras en abril se limitaron a 628 millones, lo que supone en torno al 2%. También destacaron las compras netas de bonos soberanos de Bélgica (1.987 millones), de Países Bajos (1.482 millones) o Austria (1.286 millones).

Estas cifras son parte de la película, ya que el grueso de las compras del BCE desde hace un mes está en el programa contra la pandemia, que no desagrega los datos. Pero dan pistas de dónde está la preocupación de la autoridad monetaria, y es en que haya una fragmentación del euro. Las primas de riesgo se dispararon en marzo, y el BCE las contuvo a base de compras de activos. La semana pasada Lagarde insistió en que es una prioridad del BCE. "No permitiremos el riesgo de la fragmentación", aseguró, mes y medio después de decir que no está para esto.

¿Serán suficientes las compras?

La autoridad monetaria mantiene una cifra neta de compras de 20.000 millones mensuales desde el fin de mandato de Mario Draghi, a lo que sumó 120.000 millones para este año el 12 de marzo, antes de lanzar el PEPP para disminuir los efectos de la crisis en el mercado. También ha lanzado rondas de refinanciación (LTRO) con mejores condiciones para garantizar la liquidez de la banca. Serán 3 billones (millones de millones) de euros a tipos negativos, además de rebajar los recortes de las garantías y flexibilizarlas, al permitir deuda griega y también bonos basura que el 7 de abril fueran grado de inversión (ángeles caídos, en la jerga).

El mercado cree que el BCE acabará ampliando el perímetro del bazuca. "Nuestra previsión es que el PEPP tendrá que ser incrementado considerablemente en los próximos meses. Al ritmo actual, el programa habrá quedado exhausto para finales de octubre, mientras que el programa inicial de ayuda de 120.000 millones que se anunció en su momento se habrá agotado para el mes de junio", afirman los analistas de AXA IM, que añaden: "Será necesario aumentar el PEPP del BCE dado que la respuesta fiscal a nivel europeo parece limitada y el fondo de Recuperación de la Unión Europea parece que probablemente enmascarará unas cifras pequeñas dentro de un elevado apalancamiento".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios