¿Sigue siendo rentable invertir en dividendos?
  1. Mercados
CORONAVIRUS

¿Sigue siendo rentable invertir en dividendos?

El selecto club de las cotizadas aristócratas llevan 25 años aumentando la retribución a sus accionistas... ¿Y ahora?

Foto: (iStock)
(iStock)

El covid-19 no solo está suponiendo una trágica crisis sanitaria en todo el mundo, sino también financiera. La pandemia está dibujando una nueva realidad en las compañías cotizadas de todo el planeta, y muchas de ellas, ante la necesidad de aumentar liquidez, se han visto abocadas a sacrificar la remuneración a sus accionistas. En la última década, los dividendos mundiales han supuesto un total de 11,4 billones de dólares en todo el mundo. Concretamente, el pasado año alcanzaron la cifra de 1,43 billones tras aumentar un 3,5%, según el Global Dividend Index elaborado por la gestora británica Janus Henderson. Sin embargo, en 2020 estas cifras se encuentran en peligro.

Ya a finales de marzo, el BCE urgió a la banca no distribuir beneficios entre sus accionistas mientras perdurara la crisis económica desatada por el covid-19. Siguiendo las recomendaciones, el Banco Santander dejó de abonar su dividendo en el primer trimestre, y ya ha anunciado que no pagará el complementario de 2019 y tampoco los de 2020. Por su parte, Caixabank decidió reducirlo a la mitad. Incluso, JP Morgan estudia suspender el suyo, algo que de confirmarse ocurriría por primera vez en su historia. De hecho, los analistas del banco estadounidense están comportándose de manera categórica al recomendar a algunas compañías, como a Telefónica, recortarlos.

Foto: Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Pero no solo los bancos se están viendo en esta tesitura. Inditex, Airbus, IAG, Ford o Amadeus son algunas de las cotizadas que han anunciado que no pagarán a sus accionistas este ejercicio, o que, por lo menos, esperarán hasta poder analizar la repercusión que tendrá esta crisis en sus balances.

Tradicionalmente, los mayores pagadores de dividendos pertenecen a la industria petrolera y bancaria, sectores especialmente vulnerables en la actualidad. Entre las tres primeras compañías que mayores dividendos repartieron en 2019, según Janus Henderson, se encuentran Royal Dutch Shell y Exxon Mobil. La primera ha admitido que la caída del precio del petróleo supondrá un deterioro de 2.000 millones en sus cuentas. Mientras que Exxon ha anunciado ya recortes de gasto.

Los aristócratas del dividendo

Pese a este paisaje, el bloguero Barón del Dividendo explica a Finect que el selecto grupo de aristócratas del dividendo, es decir aquellas compañías que han aumentado durante 25 años consecutivos su retribución al accionista, y que en Estados Unidos deben cotizar en el S&P 500, raramente incumplen con la tendencia. Por ejemplo, “durante la crisis financiera de 2008, solo un 10% de las empresas salieron de la lista, un porcentaje idéntico a las que se produjeron durante 2001 – 2002, con la crisis de las puntocom”, recuerda. Mientras que un tercio de las empresas del S&P 500 tuvieron que reducir o interrumpir su pago.

Otro motivo por creer en los beneficios de la aristocracia reside en su menor volatilidad. El bloguero asegura que en entornos complicados estas cotizadas suelen hacerlo mejor. Así, por seguir con los ejemplos, durante la crisis de 2008, los aristócratas cayeron un 22%, frente al 37% del S&P 500. En esta misma línea, a inicios de los 2000 sus caídas no llegaran al 10%, frente al 22% del índice.

El compromiso de las empresas con los accionistas en Estados Unidos, según el bloguero, está más asentado. Así, se pueden encontrar 64 empresas que llevan 25 años consecutivos incrementando su dividendo, y 29 que lo han hecho durante más de 50 años, entrando a formar parte del, todavía más, selecto grupo de los “reyes del dividendo”. Entre ellas, se encuentra Procter & Gamble, que durante la pasada semana repartió un dividendo trimestral de 0,7907 dólares por acción, lo que representa una subida del 6% en comparación con el pasado ejercicio. De este modo, cumplió con su 64ª subida anual consecutiva, y con su 130º año seguido de retribución al accionista.

Pero, ¿qué ocurre en Europa? El gran atractivo de la renta variable europea es su alta rentabilidad por dividendo, un estímulo aun mayor en España, que casi siempre sitúa la retribución al accionista por encima del 4%. Sin embargo, su constancia en el aumento del pago resulta menor, motivo que ha llevado a reducir las exigencias de pertenecer al club de los aristócratas hasta los 10 años de aumento de retribución consecutivos. Aún así, solo logran formar parte de él 31 compañías, cuatro en el caso de las españolas (Enagás, Inditex, Red Eléctrica y Viscofan), y el covid-19 amenaza con recortar aun más la lista. En el caso de Inditex, por ejemplo, ya se ha anunciado que se suspenderá el dividendo previsto para mayo, de más de 700 millones de euros.

A pesar de ello, el bloguero insiste en que invertir en dividendos aporta tranquilidad. “Estar invertido en estas empresas es como tener alquilado un local comercial. Psicológicamente te hace sentir que esto funciona”, afirma. “Además, hacerlo en el grupo de aristócratas, te asegura hacerlo en empresas muy consolidadas, que cuentan con el premio de la revalorización”, añade. Sin embargo, recuerda, que seguir esta estrategia debe hacerse solo en caso de que la inversión se realice a medio o largo plazo.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:

Crisis Accionistas Inversiones Banco Central Europeo (BCE) Dividendos Recomendaciones Pandemia Royal Dutch Shell Economía Viscofan Fondos de Inversión
El redactor recomienda