POR LAS CAÍDAS DEL CORONAVIRUS

"Tengo un plan de inversión periódica en fondos... ¿Suspendo las aportaciones?"

El comportamiento habitual del inversor muestra que cuando se abandona la inversión tras una experiencia negativa cuesta mucho más reiniciarla

Foto: (iStock)
(iStock)

El impacto del coronavirus en los mercados y, especialmente, las violentas caídas vistas durante esta semana negra en las bolsas han dejado a muchos inversores en 'shock'. Muchos se plantean estos días si salir corriendo del mercado ante el temor a nuevos descensos en las cotizaciones, si acaba llegando la recesión. Y otros, qué hacer con los planes de inversión que se habían fijado.

"¿Sigo con aportaciones periódicas o paro?", se preguntaba tras el desplome del lunes el usuario Ignacio Ponce en Twitter. Y como él muchos otros que en los últimos tiempos han puesto en práctica esta forma de ahorrar e invertir, que consiste en programar a principios de cada mes, para que se realice de modo automático, una transferencia a una cartera de fondos.

Este sistema cuenta con varias ventajas para quienes lo pueden poner en práctica: por un lado, se genera ahorro sin esperar a fin de mes (y se reduce el riesgo de no gastarnos en cenas o caprichos lo que podríamos guardar para nuestro futuro); por otro, se aminoran las opciones de ser el gafe del mercado. Es decir, el peligro de que invirtiendo todo de una vez tengamos la mala suerte de hacerlo justo en el momento previo a un desplome del mercado. Algo que les ha pasado a muchos esta vez, porque en febrero se aceleraron las entradas en fondos.

Y, por último, ayuda a poner a raya las emociones. Como la aportación es automática un día concreto del mes, el inversor evita los sesgos que llevan muchas veces a dejarse llevar por la euforia en los buenos momentos o el pánico en los malos. Es decir, a comprar demasiado cuando el mercado está caro y, en cambio, no meter ni un euro cuando parece que el mundo se acaba, que en realidad es cuando mejores precios se encuentran.

Ya saben la famosa frase del mejor inversor de todos los tiempos, Warren Buffett: "Sé miedoso cuando todos sean avariciosos y avaricioso cuando todos sean miedosos". Pues con un plan de aportaciones periódicas al menos cumplirías lo segundo, casi sin querer.

Esto está muy bien. Como se puede ver, la teoría de las aportaciones periódicas está llena de sentido común. Un plan sin fisuras… Pero ya se sabe lo que dice el clásico (del boxeo, Mike Tyson), "todo el mundo tiene un plan hasta que recibe un buen puñetazo en la boca". Y el gancho esta vez ha sido de impacto, con una caída semanal para el Ibex del 21%.

¿Qué hacer en estos casos? ¿Hora de suspender las aportaciones? Todo lo contrario, según explicaba precisamente en Twitter el experto en fondos Martín Huete: "Yo lo tengo muy claro, aportación mes a mes estén como estén los mercados y me olvido absolutamente del mismo y de sus ruidos". En su opinión, la clave es "tener una cesta de fondos diversificada con bajas comisiones y que replique la economía mundial. Aburrido pero muy eficaz".

El comportamiento habitual del inversor muestra que cuando se abandona la inversión tras una experiencia negativa cuesta mucho más reiniciarla

Las desventajas de parar el plan en este momento pueden ser evidentes: por un lado, después de haber estado invirtiendo mes a mes a precios más altos, ahora dejamos de comprar en un momento de cotizaciones deprimidas. Pero no solo eso.

Una vez que se ha cancelado el plan… ¿Cuándo volver? El comportamiento habitual del inversor muestra que cuando se abandona la inversión tras una experiencia negativa cuesta mucho más reiniciarla, por lo que se acaba entrando cuando la tranquilidad ya ha vuelto y el mercado está mucho más arriba de los niveles actuales.

¿Pero qué hacer si no puedes soportar el riesgo de la cartera en la que estás realizando las aportaciones mensuales? ¿Cómo actuar si el inversor cree que eligió un perfil de riesgo mucho mayor del que realmente le corresponde porque se había dejado llevar por el optimismo que se vivía hasta hace un mes en los mercados?

La solución recomendada no sería cancelar las aportaciones, sino optar por invertir el dinero mensual en una cartera de menor riesgo. Por ejemplo, si se está en una cartera pura de renta variable, pasar a una de renta variable mixta o renta fija mixta. Así, además, se pierde el buen hábito del ahorro e inversión periódica.

Esta herramienta que te traemos El Confidencial y Finect puede ayudarte a conocer mejor tu perfil inversor.

Conoce tu perfil inversor:

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios