Entre el oro, el incienso y la mirra, apueste por el primero en 2020
  1. Mercados
EL METAL PRECIOSO TOCA MÁXIMOS DE 2013

Entre el oro, el incienso y la mirra, apueste por el primero en 2020

La noche de reyes, Melchor se encontró con que el oro ha superado máximos históricos de 2013 y muchos analistas creen que el precio puede superar en el corto plazo el peor año de la crisis

Foto: Entre el oro, el incienso y la mirra, apueste por el primero en 2020
Entre el oro, el incienso y la mirra, apueste por el primero en 2020

La noche de reyes, Melchor, Gaspar y Baltasar trajeron oro, incienso y mirra. Fue el primer monarca el que ofreció el metal precioso por excelencia, sin embargo, hoy en día, Melchor tal vez se lo pensaría dos veces antes de elegir esta ofrenda. Por el precio, más que nada. La noche del 5 al 6 de enero, el oro cotizaba en máximos desde 2013 y, actualmente, sigue con su particular 'rally', en el que lleva casi desde 2018. Los analistas, además, creen que el auge de este metal ha venido para quedarse y que, al menos en 2020, seguirá subiendo.

Aunque ahora sigue rompiendo máximos en siete años, situándose en 1.409 euros por onza, diferentes expertos creen que, aupado por la incertidumbre económica y política, el precio puede escalar hasta superar los máximos de 2011. En pleno ecuador de la crisis económica, se llegó a situar en los 1.649 euros, cifra que cada vez parece más plausible. De hecho, el analista de Selfbank, Andrés Aragonés, afirma que "no es un escenario tan utópico que veamos en un periodo de 5-10 años en que el oro supere sus máximos históricos de 2011".

Irán vs. EEUU

Si en algo coinciden todos, es en que el último 'acelerón' que ha vivido el oro se tiene que leer, al menos en parte, en paralelo al conflicto de Irán y Estados Unidos. El oro es el activo refugio por excelencia, un refugio de todos aquellos inversores que, frente al pesimismo en la renta variable, apuestan por comprar este recurso para dar estabilidad a sus carteras. Por ello, el miedo a un conflicto global con uno de los mayores productores de petróleo del mundo (con la inestabilidad que ya hay en la zona) sería más que suficiente para elevar el precio del oro.

Tras la muerte de Soleimani en un bombardeo selectivo de EEUU, y el aumento de la tensión entre ambos países que derivó de esto, el precio del metal subió un 3%. Ned Naylor, director de Merian Gold & Silver Fund, afirma que el conflicto ha provocado "que haya una reacción comprando estos tradicionales activos". Además, defiende que "los inversores institucionales parecen mirar cada vez más esta opción y creemos que 2020 podría ser el año donde el mundo de los mercados se inunde de oro".

Oficial del ejército iraní, frente al ataúd de Soleimani. (Reuters)
Oficial del ejército iraní, frente al ataúd de Soleimani. (Reuters)

Por su parte, Carsten Menke, analista jefe del equipo de investigación de Julius Baer, explica que efectivamente creen que "el enfrentamiento en Oriente Medio disparará el oro", pero matiza que "esto no tendrá implicaciones a medio y largo plazo si estas no se traducen en hechos". Pone el ejemplo de una interrupción de los suministros de crudo o una declaración de guerra abierta. Además, recuerda cómo "la segunda crisis del petróleo [1979 y 1980] provocó un alza duradera del oro".

También recuerdan desde la banca suiza que la desaceleración económica que, según ellos, es posible que viva la economía en el próximo año, también puede alimentar un clima de incertidumbre que favorezca estos activos-refugio. En su estudio, estiman que en 12 meses se habrán superado los 1.600 dólares por onza (1.436 euros).

Los bancos centrales y la Fed

A pesar de todo, 2019 fue un año atípico respecto al oro. Hubo un alza en el oro, pero también en los bonos y los mercados. Juan José Fernández-Figares, de Link-Securities, afirma que esto "se explica por las elevadas incertidumbres que tuvieron que afrontar los inversores durante el ejercicio: guerra comercial, Brexit, debilidad de gobiernos como el alemán, el italiano o el español, o ralentización del crecimiento económico fueron afrontados de distinta forma por los inversores".

Foto: Del oro a las cotizadas del 'fracking': los mercados ante EEUU-Irán, en 6 gráficos

Desde Merian Gold, afirman que otro elemento a tener en cuenta para la próxima década será el papel de los bancos centrales y sus políticas. Creen que, más que la guerra, lo que dispara los metales es la "posibilidad cada vez más cercana de políticas monetarias más flexibles [en especial, de la Fed], que provoquen una caída del dólar y, por lo tanto, un impulso a los precios de los metales".

Aragonés, de Selfbank, cree que hay, al menos, otras dos variables para entender la situación del oro ahora y en un futuro cercano. La primera serían los acuerdos comerciales de EEUU con China y Europa. "Cada vez que surge un nuevo problema o que el diálogo se atasca, el oro se revaloriza por la incertidumbre". Y, aunque reconoce que el acuerdo en fase uno del gigante asiático con Donald Trump influye, cree que "aún puede haber muchas desavenencias entre ambas partes".

[Consulte aquí la cotización de todas las materias primas]

Por último, cree que otro factor a tener en cuenta son los bancos centrales, "que han aumentado su demanda de oro en la última década, lo que ha sustentado la apreciación del metal precioso. La mayoría de bancos centrales están optando por comprar oro, con los casos excepcionales de Rusia y China, que han incrementado sus reservas de oro en más del 300% en la última década, y no se espera que en el corto plazo la tendencia cambie".

Materias primas Brent Oro Irán
El redactor recomienda