NEGOCIÓ SU FUSIÓN CON UNICAJA

Los rumores corporativos alejan a Liberbank de sus mínimos de valor en libros

Liberbank cotiza con la misma valoración que el Popular antes de la resolución. La posibilidad de una fusión con Unicaja revitaliza la acción, al borde de las 0,3 veces en libros

Foto: Manuel Menéndez (izda.), consejero delegado de Liberbank; y Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco
Manuel Menéndez (izda.), consejero delegado de Liberbank; y Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco

Malos tiempos para la banca, pero las dificultades de las entidades más grandes o diversificadas se vuelven dramáticas en los más pequeños y centrados en el negocio hipotecario español. Liberbank ha probado estrategias para revitalizar su base de ingresos y, como derivada, su cotización, como tratar de impulsar los segmentos de fondos o empresas. Pero solo las opciones de opa o fusión han roto su tendencia bajista.

Liberbank ha subido un 4% desde el cierre del lunes, ante la posibilidad de que algunos de sus grandes accionistas estén en conversaciones con dueños de Unicaja para reactivar la fusión fallida que negociaron meses atrás, tal y como publicó el martes 'Expansión'. En el mismo periodo, el Ibex 35 Bancos, que aglutina a las seis entidades del selectivo, se deja un 1%. La posición oficial de los bancos es que los equipos gestores no están en conversaciones, y por esto mismo la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no les exige pronunciarse a través de un hecho relevante.

Sea como fuere, la mera opción ha servido para rescatar la cotización de los dos bancos, con un comportamiento errático y difícil de analizar. Liberbank reparte sus alzas en tres sesiones (un 2,32%, un 0,67% y un 1,3%), y con negociación por encima de la media aunque lejos de los volúmenes vistos en diciembre de 2018, cuando se conoció que ambas entidades estaban inmersas en negociaciones. Ya el viernes, se diluyó el efecto y el valor se dejó un 0,2%.

En concreto, en las sesiones de martes y miércoles se intercambiaron 9 millones y 5,6 millones respectivamente, por encima de la media (3,4 millones), pero con cifras no muy alejadas de las últimas semanas y sí del 12 de diciembre de 2018 (12 millones), cuando se confirmaron las negociaciones con Unicaja. Este jueves la negociación bajó por debajo del promedio, con 2,8 millones negociados.

En el caso del banco andaluz, los títulos suben un 3% esta semana. El primer día apenas hubo efecto, con un alza del 1,9%, pero el miércoles se dispararon un 4,3%, para luego corregir este jueves un 1,3%, antes de subir un 0,9% el viernes. El volumen apenas ha aumentado pero sin salirse de lo habitual, con 2,7 millones y 2,1 millones los dos primeros días, frente a un promedio reciente de 1,9 millones, y luego cayó a 1,5 millones. Además, en las últimas semanas ha habido varias sesiones con mayor negociación.

Los dos bancos cotizan con valoraciones exiguas, especialmente Liberbank, que se quedó por detrás de Unicaja a finales de septiembre, tras moverse en bolsa durante meses —desde la ruptura de las negociaciones en mayo— con una ratio de valor contable respecto al precio mayor que el banco andaluz. Los bancos tuvieron semanas positivas en bolsa tras la reunión del Banco Central Europeo (BCE) en septiembre, que relajó la penalización sobre el efectivo con una subida encubierta de tipos. Pero Liberbank se perdió esta recuperación en bolsa.

El banco dirigido por Manuel Menéndez cotiza al borde de las 0,3 veces el valor en libros, pero empezó la semana por debajo de las 0,28 veces

El banco dirigido por Manuel Menéndez cotiza al borde de las 0,3 veces el valor en libros, pero empezó la semana por debajo de las 0,28 veces el valor en libros. Este nivel, que está cerca de sus mínimos históricos, es el que tenía a mediados de mayo de 2017 Banco Popular, semanas antes de su resolución, en la noche del 6 al 7 de junio. En las cinco últimas sesiones se hundió en bolsa, por debajo de las 0,2 veces, pero antes estuvo tiempo cotizando a los niveles que se ven ahora en Liberbank y, durante varias semanas de agosto y septiembre, en Unicaja.

Los casos no son equiparables. En Liberbank y Unicaja los inversores rehúyen al valor por su falta de rentabilidad, mientras que en Banco Popular ya había dudas de su viabilidad. Su último presidente, Emilio Saracho, admitió que en la entidad estaban "cortos de capital" ante sus accionistas, en la junta del 10 de abril de 2017. En aquel momento, el Popular estaba en bolsa valorado a 0,3 veces el valor contable.

La potencial fusión se fue al traste por falta de consenso en el canje de acciones, tras conseguir superar el primer escollo del reparto de sillas y tener el beneplácito del supervisor, y con un amago por medio de oferta pública de adquisición (opa) sobre Liberbank por parte de Abanca. El BCE se ha mostrado favorable a más fusiones para mejorar los niveles de eficiencia y rentabilidad de los bancos, que a la postre aseguran la solvencia a largo plazo. En el caso de Unicaja y Liberbank, las entidades calculaban sinergias de entre 100 millones y 150 millones, lo que suponía un ahorro sobre la base de costes de entre el 10% y el 15%.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios