VEN EL BARRIL EN LOS 70 DÓLARES EN 2017

Los grandes bancos se ponen alcistas y apuestan por rebote en V del petróleo

El West Texas estadounidense se encuentra en los 45 dólares por barril, su nivel más bajo desde julio de 2017, mientras que el brent europeo se vende en 53,8 dólares

Foto: Plataforma petrolífera de la rusa Lukoil (Reuters)
Plataforma petrolífera de la rusa Lukoil (Reuters)

El petróleo se ha convertido en protagonista en la recta final del año tras acumular un desplome de entorno al 40% desde el pasado mes de octubre. De hecho, y a pesar del rebote de la víspera que superó el 2%, el West Texas estadounidense se encuentra en los 45 dólares por barril, su nivel más bajo desde julio de 2017, mientras que el brent europeo se vende en 53,8 dólares, con lo que ha perdido todo lo recuperado en el año tras marcar mínimos por debajo de los 50 dólares en enero.

No en vano, a las presiones de Estados Unidos para que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) baje los precios se le ha sumado el miedo a la recesión global, que ha aumentado con fuerza en tanto que occidente vive uno de los ciclos alcistas más largos de su historia y en las últimas semanas la curva de la deuda del Tesoro Americano se ha venido aplanando, lo que habitualmente ha sido una señal inequívoca de la llegada de una nueva crisis.

A pesar de ello, las previsiones no son pesimistas. De hecho, los mayores bancos del mundo apuestan por un rebote del oro negro en 2019, en tanto que los temores a una recesión económica van a demostrarse exagerados. De esta manera, el Brent debería alcanzar los 70 dólares por barril, según la media de las estimaciones recogidas por Bloomberg, lo que supone casi un tercio más que los niveles en los que cotiza este jueves.

(Fuente: Bloomberg)
(Fuente: Bloomberg)

Según los expertos, la caída del petróleo ha venido dada más bien por los movimientos de los inversores de crudo en los mercados financieros, muy condicionados por los tambores de recesión, más que por los propios fundamentales del oro negro si se tiene en cuenta los recortes de producción por parte de la OPEP para evitar el exceso de oferta. Además, consideran que el mercado del petróleo se va a concentrar en tanto que el crecimiento va a permanecer estable mientras que la reducción del bombeo por parte del cárter ya está en marcha tras los acuerdos de su última reunión en Viena con un recorte del suministro de 1,2 millones de barriles diarios en la primera mitad de 2019. A lo que hay que sumar el descenso de la oferta de crudo por parte de Venezuela e Irán tras las sanciones de EEUU.

De los 78 dólares a los 59 dólares

"Vamos a ver algo parecido a una recuperación en forma de V el año que viene por dos motivos muy importantes", ha asegurado Michael Cohen, director de análisis de energía y materias primas de Barclays en Nueva York. "Una, que la reducción de las exportaciones de la OPEP va a provocar una caída de los inventarios. Y dos, que no vemos que se vaya a producir un deterioro mayor de las condiciones macroeconómicas", ha asegurado a Bloomberg.

En la misma línea se mueven los analistas de RBC Capital Markets. "Desde el punto de vista fundamental, creemos que los precios han tocado fondo", asegura uno de sus estrategas, Michael Tran. "La oferta global y la demanda pueden alcanzar un sutil equilibrio el año que viene".

Así, los más alcistas del consenso de Bloomberg son Morgan Stanley y Standard Chartered, que anticipan un rally hasta los 78 dólares por barril del Brent. Según Martijn Rats, de Morgan. "El anuncio de un recorte de la producción de la OPEP parece suficiente para equilibrar el mercado en la primera mitad de 2019 y evitar que los inventarios aumenten".

Pozo de extracción de petróleo en Dakota, EEUU (Reuters)
Pozo de extracción de petróleo en Dakota, EEUU (Reuters)

En el lado opuesto se sitúan los expertos de Citi, que son los más bajistas de la serie. No en vano, según su jefe de estrategia de materias primas, Ed Morse, "el petróleo tocó los 70-75 dólares por barril y la producción de EEUU comenzó a dispararse". Esto prueba que "los llamados productores low cost de la OPEP y aliados están perdiendo cuota de mercado". Es el caso de Arabia Saudí, que mantiene la puja con EEUU por la hegemonía mundial del mercado del crudo cuando se estima que en algunos de sus pozos petrolíferos el bombeo es rentable hasta con un barril en los 10 dólares. Por ello, Citi calcula que el Brent se moverá de media en los 59,50 dólares en 2019.

Tanto es así que las estimaciones de la Agencia de Información de la Energía de EEUU proyecta un aumento de la producción del petróleo en el país gracias al shale-oil (crudo extraído de los esquistos de las rocas) de 12,06 millones de barriles al día en 2019, más de lo que los otros dos mayores productores del mundo -Rusia y Arabia Saudí- están bombeando en estos momentos.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios