Es noticia
Menú
¿Tiene un fondo de renta fija? Prepárese a perder dinero el próximo año
  1. Mercados
LA BANCA VENDE MASIVAMENTE SU CARTERA

¿Tiene un fondo de renta fija? Prepárese a perder dinero el próximo año

Los fondos más conservadores, los de deuda pública, corren un grave riesgo por el nivel actual de los tipos a largo. En cuanto empiecen a subir, los partícipes sufrirán pérdidas

Foto: Asesoramiento para la venta de un fondo de inversión
Asesoramiento para la venta de un fondo de inversión

Cada vez más voces están dando la alarma: la renta fija, en especial la deuda pública, ha agotado su recorrido de subida en precio -es decir, su rentabilidad ha agotado el recorrido de bajada, ya que está en cero o en negativo- y, por tanto, existen unas altísimas probabilidades de que en los próximos meses comience a moverse en dirección contraria. Y eso significará pérdidas para los fondos que invierten en estos activos y que son los que se suelen tener los inversores más conservadores. Si quiere un argumento definitivo, la gran banca ha vendido masivamente sus posiciones.

La renta fija es con diferencia, la categoría de fondos con más partícipes y patrimonio: hay 1,03 millones de inversores en productos de deuda a corto plazo, con un patrimonio de 36.067 millones de euros al cierre de septiembre, y otros 599.000 partícipes en fondos de renta fija a largo plazo con un volumen de 15.2462 millones. Estos vehículos han dado una rentabilidad positiva en lo que va de año (después de comisiones), gracias precisamente a esa constante caída de los tipos de los bonos: del 0,27% a corto plazo y del 1,88% a largo (y el 1,18% a los de renta fija internacional). Hay que tener en cuenta que los fondos de bolsa y mixtos están en pérdidas en 2016.

Pero quizá sea más grave el riesgo para los planes de pensiones, donde hay 1,25 millones de españoles que tienen sus ahorros para la jubilación en productos de renta fija a corto plazo (por importe de 9.067 millones) y otros 1,05 millones en renta fija a largo (7.512 millones).

Es cierto que llevamos muchos meses oyendo "que viene el lobo" y, de momento, no termina de venir. Pero todo tiene un límite y los tipos no pueden seguir bajando mucho más allá de los niveles actuales. De hecho, como se puede apreciar en el gráfico adjunto del bono español a 10 años, su rendimiento ha subido desde un mínimo del 0,88% el 30 de septiembre hasta la zona del 1,20% en que se encuentra en la actualidad. Un movimiento todavía muy moderado pero que puede indicar el camino que vamos a seguir en los próximos meses.

"Va a correr la sangre entre los inversores"

Entre los que alertan de este movimiento se encuentra José Manuel Iturriaga, gestor de Abante Asesores y participante habitual en las Round Table de Cotizalia. A su juicio, "va a correr la sangre entre los inversores que en los últimos años han acumulado posiciones en renta fija", porque la política monetaria ya no da más de sí y los bonos no pueden seguir descontando más compras en el mercado por parte del BCE (el famoso 'Quantitative Easing').

Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, coincide con esta visión: "En el mercado de renta fija de gobierno y corporativa, si todo va bien, el inversor recibirá de vuelta menos capital del que ha puesto, como sucede en el 70% de la deuda soberana y en el 25% de la corporativa que existe hoy en el mercado secundario de la zona euro con rentabilidades negativas. Como inversor, me inquieta. Mirando globalmente, más allá de Europa, la situación actual de tipos reales negativos no solo es poco común, sino que solo se ha producido durante la Primera y Segunda Guerra Mundial".

Banca March discrepa y considera que los bonos de los países periféricos -como España- "todavía se presentan como alternativas viables mientras no haya repuntes de inflación o una aceleración del crecimiento económico y mientras las primas de riesgo periféricas se mantengan dentro del rango actual", apoyadas por estas compras del BCE. Pero prácticamente todo el mundo da por descontado que, en algún momento de 2017, la tendencia se terminará y llegarán las pérdidas.

Los grandes bancos ya han vendido

Y entre los que piensan así se encuentran nada más y nada menos que los seis mayores bancos del país: Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Popular. Todos ellos han vendido masivamente sus posiciones en deuda pública porque consideran que ya no tiene apenas recorrido en estos niveles de rentabilidad de los bonos. Hay que tener en cuenta que habían comprado el grueso de sus carteras en plena crisis del euro de 2012, con la prima de riesgo por encima de 600 puntos básicos (ayer cerró en 104) para salvar a un Gobierno al que fuera de España nadie quería prestar dinero.

Es decir, acumulaban unas enormes plusvalías y el riesgo era mucho mayor que la aganancia adicional que pudieran sacar ya y que la aportación de los cupones de estos bonos a sus maltrechos márgenes. Como se suele decir en bolsa, "que el último duro se lo lleve otro". Y, siguiendo con los dichos, "la banca siempre gana". Si usted tiene un fondo de renta fija, tome nota.

Cada vez más voces están dando la alarma: la renta fija, en especial la deuda pública, ha agotado su recorrido de subida en precio -es decir, su rentabilidad ha agotado el recorrido de bajada, ya que está en cero o en negativo- y, por tanto, existen unas altísimas probabilidades de que en los próximos meses comience a moverse en dirección contraria. Y eso significará pérdidas para los fondos que invierten en estos activos y que son los que se suelen tener los inversores más conservadores. Si quiere un argumento definitivo, la gran banca ha vendido masivamente sus posiciones.

Renta fija Banca Rentabilidad Inversores
El redactor recomienda