Un informe de Morgan Stanley provoca un agujero bursátil a ACS en Australia

Cimic sufre su mayor caída en bolsa desde 2004. El informe de Nicholas Robison rebajó su precio objetivo hasta los 12,40 dólares, lo que le daba un potencial bajista del 65%

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)

Cimic, la filial australiana de ACS, uno de los motores de crecimiento del grupo constructor español, se hundió este jueves en bolsa tras un informe demoledor de Morgan Stanley. El banco de negocios estadounidense advirtió a los inversores de que hay una gran brecha entre las cuentas que presenta la subsidiaria del grupo presidido por Florentino Pérez y su generación de caja. El resultado fue un desplome del 16,5% de la compañía dirigida por Marcelino Fernández Verdes, el potencial sucesor de Pérez al frente del holding.

La caída es la mayor que sufre Cimic en bolsa desde 2004, derrumbe que obligó a la empresa a hacer un comunicado en el aseguró no tener explicación para este brusco movimiento. El motivo fue el informe de Nicholas Robison, que rebajó el precio objetivo de la filial de ACS, hasta los 12,40 dólares australianos. Una valoración del broker americano que supone que la cotización tenía antes de la caída de ayer de un potencial bajista del 65%.

Advirtió a los inversores de que hay una gran brecha entre las cuentas que presenta la subsidiaria del grupo presidido por Florentino y su generación de caja

La compañía, anteriormente conocida como Leighton, es propiedad en un 70% de Hochtief, la constructora alemana de la que a su vez ACS tiene el 67% del capital. La matriz española ejerce el control total de ambas sociedades como demuestra que Fernández Verdes es el consejero delegado de las dos, con plenos poderes. Hasta el día de ayer, Cimic se había apreciado casi un 40% en la Bolsa de Sidney, hasta alcanzar su nivel más alto desde finales de 2009.

Una apreciación que la había llevado a alcanzar una capitalización bursátil de 11.000 millones de dólares australianos, 7.400 millones de euros, casi lo mismo que la propia ACS, que tiene un valor de mercado de 7.800 millones, y que Hochtief (7.700 millones). La alemana sufrió el contagio del desplome de Cimic y se dejó un 2,6%, mientras la española, la única de las tres que baja en lo que va de año (7%), aguantó el revolcón de su filial.

Además de los accionistas, uno de los que más va a sufrir esta severa caída es el propio Fernández Verdes, que el pasado mes de marzo recibió un premio extraordinario de 1,2 millones de acciones de Cimic como gratificación por haber conseguido doblar el valor de la compañía. Un paquete que ascendía hace unos meses a 39 millones de dólares locales, 26 millones de euros, a los que había que sumar sus 5,2 millones de salario ordinario.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios