Quieren mantener sus condiciones para mantener empleo

Cónclave en la City: la gran banca de EEUU trata de mantener su estatus tras el Brexit

Los responsables de Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan, Bank of America y Standard and Chatered se reúnen con el ministro de Hacienda Británico, George Osborne

Foto: Distrito financiero de Londres por la noche. (Reuters)
Distrito financiero de Londres por la noche. (Reuters)

La decisión que tomó el Reino Unido el pasado 23 de junio de salirse de la Unión Europea está trayendo de cabeza a los altos mandos financieros que gobiernan en la City londinense. La posiblidad de que el distrito financiero deje de ser uno de los centros económicos más importantes del mundo ha activado las alarmas entre quienes actúan a orillas del Támesis. 

Los grandes bancos de inversión mundiales, que emplean a miles de personas en el centro financiero londinense, se han reunido de urgencia con el ministro de Hacienda brítánico, George Osborne, para saber qué pueden esperar si continúan en la City. La banca estadounidense trata de que Londres mantenga el estatus actual para que su negocio no se vea afectado por el Brexit. 

El ministro trató de convencer a los máximos responsables de Goldman Sachs, JP Morgan, Morgan Stanley, Bank of America y Standard Chartered, la plana mayor de los grandes bancos americanos, de las ventajas competitivas de continuar en el Reino Unido, según destaca la agencia de información Bloomberg

Esta reunión al más alto nivel pone de relieve la preocupación por el posible debilitamiento de la City como meca del sector financiero en el mundo

En un comunicado conjunto, el Gobierno británico y la industria financiera señalaron que "ambos tienen un objetivo común para ayudar a Londres a mantener su posición como principal centro de finanzas internacionales". Según este comunicado que cita Bloomberg, "la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea presenta claros retos económicos, que están decididos a trabajar juntos para salir airosos de ellos".

Esta reunión al más alto nivel pone de relieve la preocupación por el posible debilitamiento de la City como meca del sector financiero en el mundo. Los propios bancos de inversión emplean a más de dos millones de personas y el Brexit podría traer aparejado una reubicación de personal a otros países. En este sentido, el CEO de JP Morgan dijo al medio italiano Il Sole-24 Ore que el divorcio entre Gran Bretaña y el continente obligaría a la entidad financiera a reubicar a miles de trabajadores lejos de la rivera del Támesis. 

Jamie Dimon, CEO de JP Morgan. (Reuters)
Jamie Dimon, CEO de JP Morgan. (Reuters)

El panorama que se abre para el sector financiero londinense tras el Brexit está lleno de nubarrones. Tanto París como Francfort llevan desde antes del referéndum al acecho para ocupar el lugar preponderante que hoy ocupa Londres. Incluso Dublín, la capital irlandesa de las islas que se mantendría dentro de la UE, se ve con buenos ojos por parte de la gran banca americana para situar su actividad financiera.

El problema para el Reino Unido no es menor. El sector financiero es una de las vacas sagradas de la economía británica. Según Bloomberg, el 87% del personal de los bancos de inversión estadounidenses en la Unión Europea está en Londres, que también es el hogar del 78% de la actividad de los mercados de capitales del continente.

La situación cada vez se complica más

El bloqueo de casi la mitad del total de capital que manejan las gestoras del sector inmobiliario vaticinan turbulencias financieras de consumarse, de facto, el Brexit. El debilitamiento económico, entre otras cuestiones, podría estar detrás de la manifestación celebrada en Londres el pasado sábado a favor de continuar en la UE. Sin embargo, los planes de Bruselas, conocido el resultado del referéndum, pasan porque Reino Unido salga cuanto antes de Europa. "Out is out", dijo el presidente de la Comisión Jean Claude-Juncker. Los responsables alemanes se han mostrado en la misma línea. Su argumentación es que si no hay libre movimiento de personas tampoco lo puede haber de bienes y servicios. 

La papeleta se complica para el ministro de Hacienda, que tiene que lidiar con los grandes bancos con una libra deprimida a niveles de hace 30 años y la incertidumbre política en máximos. Tras la dimisión de David Cameron, todavía no se sabe quién liderará la desconexión. Dos mujeres 'tories', Theresa May o Andrea Landsom, son las candidatas encargadas de capitanear el rumbo del país. A pesar de haber votado en contra de continuar en Europa, ya hay quien cree que se puede revertir el proceso. 

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios