LA COMISIÓN EUROPEA PLANTEA RETRASAR LA MIFID II

La banca tendrá dos años más para seguir manejando la venta de productos financieros

La revolución que va a suponer la directiva europea de servicios financieros, que va a acabar con los conflictos de interés en el asesoramiento financiero, se va a retrasar. La banca respira aliviada

Foto: El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (Efe)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (Efe)

La Comisión Europea anunció el martes que está considerando aplazar un año la entrada en vigor de la Directiva de Servicios Financieros (MiFID II), inicialmente prevista para 2017. La excusa ofrecida por Bruselas es que el sector no tiene tiempo para adaptar sus sistemas a todos los cambios que impone esta norma, pero lo cierto es que va a permitir a la banca seguir controlando la venta de productos financieros al público como hasta ahora durante otros dos años, es decir, con conflictos de interés y las famosas retrocesiones de comisiones ('rebates'). Una alegría que se suma a su reciente victoria en España al conseguir que el Gobierno descafeine el "semáforo" de riesgo de los productos financieros.

Según informa 'Bloomberg', la Comisión alude a la complejidad de la legislación y sus estándares técnicos, y la gran cantidad de trabajo para los reguladores y las entidades como argumentos para ese posible retraso. ESMA, el supervisor de los mercados europeos, ya avisó de que era posible que no hubiera tiempo para poner en marcha ciertos aspectos a tiempo y la Comisión está de acuerdo. El organismo que preside Jean-Claude Juncker debatirá la posibilidad de un retraso con el Parlamento Europeo y los Estados de la UE antes de tomar una decisión definitiva, por lo que avisa de que el retraso no es seguro; de hecho, podrían aplazarse sólo algunos aspectos de la directiva, no su totalidad.

La citada agencia también señala a la presión que está ejerciendo la industria, sobre todo en cuanto a las normas que obligan a ofrecer más transparencia en la negociación de los bonos y al pago por el asesoramiento de inversiones, que es la clave en España. 'Bloomberg' cita a la AEB (Asociación Española de Banca) como uno de los 'lobbies' que están trabajando para que se retrase la entrada en vigor de la norma. De hecho, el sector había solicitado en numerosas ocasiones a la CNMV que aplicase la norma con "flexibilidad" para adpatarla a la realidad del mercado español.

La revolución se retrasa

La MiFID II supone una revolución porque va a obligar a los comercializadores a cobrar directamente al cliente si quieren dar un asesoramiento independiente, y si no, deben declararse dependientes, manifestar sus conflictos de interés (que venden al cliente los productos que le dejan comisión, no los mejores para él) y contarle de palabra (no en un documento de muchas páginas que nadie lee) las comisiones ocultas que le cobran cuando contrata un producto de inversión.

De esta forma, los polémicos 'rebates', las comisiones que retroceden los fondos de inversión a los comercializadores (redes bancarias, asesores, Eafis, bancos privados, etc.), quedarán prohibidas o muy limitadas. Dado que los vendedores de fondos se quedan hasta con el 90% de las comisiones -para el gestor queda sólo el 10%-, como ha informado El Confidencial, esta nueva situación desmonta el modelo que existe en España y genera el enorme problema de cómo retribuir a las redes de oficinas. De ahí que un retraso en la entrada en vigor de la directiva suponga un enorme alivio para los que controlan el sistema actual, básicamente las entidades bancarias.

Tres victorias consecutivas de la banca

El sector advierte de que, cuando se implante la MiFID II, los inversores más pequeños se quedarán sin el asesoramiento que presuntamente les prestan en la actualidad las redes bancarias si tienen que pagarlo. “El modelo de asesoramiento en las redes bancarias que tenemos está funcionando muy bien”, según Asunción Ortega, presidenta de la gestora de fondos de La Caixa, lo que implica que las redes comerciales deben recibir una compensación por ese trabajo. 

El posible retraso de la directiva se suma a otras alegrías recientes para el sector. Por un lado, Economía ha descafeinado totalmente el "semáforo" de riesgos de los productos financieros al excluir a los productos más peligrosos y relajar al mínimo las exigencias a los comercializadores, en contra de las pretensiones de la CNMV, que quería establecer un sistema mucho más duro para proteger al pequeño inversor. Por otro lado, BME (el holding de las bolsas) ha retrasado su revolucionaria plataforma de fondos de inversión que iba a permitir a los particulares comprar fondos directamente en bolsa sin pasar por el banco ni pagar los susodichos 'rebates'..

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios