Gonzalo del Río Creus, ceo de kite invest

"El Gobierno tiene que facilitar la entrada de inversores; si no, nos quedaremos atrás"

Kite Invest es una iniciativa pionera no solo en España, sino en muchos otros desarrollados, que tiene como vocación ser puente entre inversores y oportunidades.

Foto: Gonzalo del Río Creus, consejero delegado de Kite Invest
Gonzalo del Río Creus, consejero delegado de Kite Invest

Por un lado, con el crédito cerrado a cal y canto las empresas se las están viendo y deseando para desarrollar sus proyectos. Por otro, los inversores tienen la caja llena para lanzarse a la caza de buenas oportunidades que les den beneficio en un mercado completamente monetizado por los bancos centrales en el que las rentabilidades que ofrecen los activos tradicionales están por los suelos. Pero en esta ecuación surge un problema, la falta de acceso de los inversores a las oportunidades por las pocas garantías en cuanto a la información, las dudas sobre los países en los que se encuentran o por desconocimiento absoluto de su existencia.

Para cubrir ese hueco ha surgido Kite Invest, una iniciativa pionera no solo en España, sino en muchas otras economías desarrolladas, que tiene como vocación hacer de puente entre inversores y oportunidades. Para su consejero delegado, Gonzalo del Río Creus, el futuro de la financiación está en los mercados, entre otras cosas, porque "los bancos, muchas veces, carecen de la experiencia que el capital riesgo tiene".

P- ¿Qué acogida está teniendo esta iniciativa?

R- Todos los inversores nos están trasladando la falta de acceso a estas oportunidades, sobre todo porque estas empresas no suelen estar centradas dentro de los países en los que están operando. Es decir, un private equity o un hedge fund que está en España suele invertir en oportunidades dentro de España o, como mucho, se va a Portugal. Pero de esta manera lo que estamos haciendo es proveer de información constantemente en áreas que de otra manera no estaban en su radar.

Y por el lado de las empresas están llegando una media de entre 10 y 15 propuestas semanales de todas partes del mundo. Tenemos sobre la mesa ahora mismo proyectos de inversión en Turquía, Irán, Kurdistán, Mozambique, Angola…y España. Y con gran potencial de desarrollo de muchas de ellas y que nos cuentan que se están volviendo locos a la hora de buscar financiación y que sin ese dinero es imposible que progresen.

P- En un principio no estaban enfocados a países como España…

R- Nunca fue un mercado que fuera a ser el target de Kite, pero nos están llegando muchas propuestas, fundamentalmente de startups, que necesitan un capital para empezar. Pero capitales de entre 10 y 15 millones de euros, porque son proyectos muy ambiciosos.

Ahora mismo tenemos seis proyectos, uno de ellos con mucho potencial que es una plataforma logística que están desarrollando para penetrar productos españoles dentro del mercado asiático y que lleva cinco años desesperada por encontrar financiación que en España no hay y necesita el acceso a inversores extranjeros institucionales a los que no llega, porque para lograrlo tendría que hacer una inversión tan grande en ese roadtrip para presentar su proyecto que es imposible.

P- ¿Qué feedback están recibiendo de los inversores extranjeros hacia España?

R- De alguna manera estamos muy dañados. La imagen española está muy perjudicadapor los distintos acontecimientos económicos y políticos que han hecho mucho daño a la imagen de marca. Se necesita unir fuerzas para que, poco a poco, cambiemos esa percepción internacional y potenciar grandes inversiones en un país con muchas oportunidades.

P- ¿Y qué problemas se encuentran los inversores cuándo quieren entrar?

R- El gobierno tiene que facilitar la entrada de inversión en el país y eso significa que se cree un clima favorable, con una serie de ventajas en términos fiscales y en términos burocráticos que facilite la entrada de capital. Todos los países lo están haciendo y si no lo hacemos nosotros nos vamos a quedar atrás.

Tenemos, por ejemplo, la medida que se acaba de poner en marcha de dar la residencia a los inversores que compren un inmueble de más de medio millón de euros y eso está muy bien para el sector inmobiliario. Pero hay que emprender medidas similares para otros sectores como el agropecuario, la energía, donde en España, somos pioneros, o el turismo, que es la gran fuente de entrada de capital en el país, que no deben ser olvidados.

P- ¿Cree que los inversores extranjeros se están aprovechando del precio de ganga?

R- Al fin y al cabo son ciclos económicos y todo hay que basarlo en la oferta y la demanda. Si no existe demanda, el precio baja y cuando no existe mucha oferta, el precio sube. Nosotros estamos ahora estableciendo una serie de precios que antes estaban en más elevados… Uno, porque estaban los precios inflados y realmente no eran acordes a lo que la demanda quería pagar; o dos, porque realmente ahora existe una falta de liquidez enorme en España que no puede comprar y hace que otros inversores se lleven el gato al agua más fácil.

P- ¿Las empresas van a tener que buscar otras vías de financiación fuera del crédito bancario porque esta situación ya no se va a revertir?

R- El mercado es una gran forma de financiar a las empresas porque los bancos, muchas veces, carecen de la experiencia que el capital riesgo tiene. La gran ventaja frente a la banca es que les ofrece a las empresas capital humano con experiencia en la gestión del sector económico de la operación que quieren llevar a cabo. Y las empresas se hacen fuertes gracias a las personas, con lo que tener buenas ideas y un equipo detrás que, de alguna manera, apoye y de fiabilidad a este proyecto va a hacer que el crecimiento y el potencial desarrollo de esa idea sea mejor.

Es buena noticia que las empresas poco a poco se vayan financiando a través de los mercados y dejen el crédito normal que antes recibían de las entidades bancarias.

P- ¿Es injusto llamarles fondos buitres entonces?

R- Yo creo que sí. Nosotros desde luego consideramos que los private equities hacen una labor fantástica y dan acceso a que se creen empresas y tengan desarrollo. Sin ese capital, muchas de las grandes oportunidades, que son buenas ideas y con un potencial enorme, se quedan sin  ser desarrolladas y la clave del futuro es que todas las buenas ideas se puedan llevar a cabo.

P- ¿Cuándo terminará por romper la entrada de capital privado a las empresas españolas?

R- Yo creo que poco a poco las cosas están yendo mejor, pero depende de muchos factores. Depende de que el gobierno se estabilice bien, de que tengamos una mejor percepción extranjera y que haya un esfuerzo por parte de las instituciones de crear una imagen de marca y un país sólido al que no nos vean como peligroso y no es una cosa que se cambie de un día para otro. Va a ser un proceso y espero que con el esfuerzo de todos España vuelva a tener el posicionamiento que ha tenido durante muchos años y que sea vista como una potencia mundial, que es lo que ha sido.

P- ¿Cómo surge la idea de Kite?

R- Como consecuencia de mi trabajo anterior, gracias al que tuve la oportunidad de viajar a muchos países, en su mayoría emergentes, en el continente africano, en el Medio Oriente y en Latinoamérica, me di cuenta de la necesidad que existe de traer flujos de capital directo extranjero a estas economías para que tengan un crecimiento progresivo en los próximos años. También percibíque existen muchas oportunidades de inversión que no están listadas en el mercado de valores y que se quedan sin la posibilidad de desarrollarse por la falta de recepción de inversión extranjera directa.

P- ¿Qué necesitan estos inversores?

R- Fundamentalmente una entrada directa a las empresas de estas economías. Es decir, cuando viajas a países como pueda ser Mozambique, Gana, Gambia, Perú, Colombia… te das cuenta de que hay muchas oportunidades que presentan grandes retornos de rentabilidad para los inversores y que estos se quedan sin el acceso porque no saben cómo llegar a ellas.

P- ¿Cómo es vuestra relación con el inversor final?

R- Tenemos una relación constante con los inversores de primeras economías del mundo y, por un lado, identificamos a los institucionales (private equities, hedge funds, venture capital, angel investors…). Presentamos nuestro proyecto como una plataforma de canal facilitador para que reciban información de oportunidades en países que se están convirtiendo en estratégicos para ellos y que por ellos mismos no son capaces de conseguir.

P- ¿Qué garantías tiene la información que facilitan?

R- La información que nos dan las empresas es auditada por una firma externa que nos garantiza la claridad sobre el posible retorno que presenta esa inversión. No nos quedamos con la información que nos da la empresa, sino que la auditamos de manera independiente y finalmente nosotros damos nuestra opinión como consultores sobre el potencial que consideramos que puede tener.

P- ¿Dónde está el riesgo?

R- Siempre existe riesgo cuando financias un proyecto en el que no tienes plena garantía de cómo va a salir. Pero ahí está también la experiencia del inversor para valorar el potencial de crecimiento del proyecto y el expertise de Kite para aconsejar y  tratar de asegurar que la inversión sea lo menos arriesgada posible.

P- ¿Qué países están llamando más la atención de los inversores?

R- África es una de las regiones que parece que está más abandonada para la inversión, sin embargo, en 2012, es el continente que más inversión extranjera directa recibió de otros continentes como puede ser el americano o el europeo.

El inversor, per se, tiene un mayor riesgo de entrar en el continente africano por la falta de seguridad que, en principio, tienen muchos de los países. Pero la percepción de África poco a poco va cambiando y hay oportunidades que presentan unos retornos muy seguros, muy fiables y hoy en día países como Angola, Nigeria, Argelia, Túnez o Gambia existe estabilidad socioeconómica que garantiza, en cierta medida, que la inversión sea lo más estable posible.

Dicho esto, una de las regiones que, a mi juicio, presenta mejores oportunidades es Latinoamérica. Está teniendo un crecimiento increíble en países como Perú, Chile, Colombia, donde antes los cambios políticos afectaba mucho a la estabilidad y se ha demostrado que no es así, que estos presidentes de sus gobiernos lo que quieren es potenciar la entrada de capital a sus países porque se han dado cuenta que hay una relación directa entre inversión y crecimiento.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios