Las empresas, ante el reto de minimizar su impacto medioambiental
  1. Medioambiente
  2. Empresa
EL CONFIDENCIAL - SECURITAS DIRECT

Las empresas, ante el reto de minimizar su impacto medioambiental

Impregnar de sostenibilidad toda la cultura de la organización de las empresas o hacerla asequible a los usuarios sin subir los precios, son algunas de las medidas propuestas para empujar la lucha contra el cambio climático

La Tierra sufrirá un aumento de al menos tres grados de temperatura para finales de este siglo; más de un millón de especies animales y vegetales está en peligro de extinción; cada año fallecen nueve millones de personas por enfermedades vinculadas a la contaminación. Estas son las conclusiones de un informe de la ONU presentado a principios de año y que advierte de la triple amenaza a la que nos enfrentamos por el cambio climático: alteración del clima, pérdida de biodiversidad y contaminación.

Con esta fotografía del único planeta que tenemos para vivir, ¿cómo minimizar el impacto de las empresas en el medioambiente? Para responder a esta pregunta, El Confidencial y Securitas Direct organizaron una mesa redonda en la que participaron Laura Gonzalvo, directora de comunicación y RSC de Securitas Direct; Luisa Alli, directora de comunicación de Ikea; Carlos Fraile, director de impacto social de Renault; Marta González Moro, CEO 21 gramos y José Pérez, consejero delegado de Recyclia.

placeholder Luisa Alli, directora de comunicación de Ikea.
Luisa Alli, directora de comunicación de Ikea.

"Para conseguir que todo el tejido industrial y empresarial español acompañe, lo importante es hacer un enfoque global. Así se abarca toda la cadena de valor, de tal forma que las grandes compañías podamos ser tractoras de este cambio hacia la sostenibilidad", señaló Carlos Fraile, director de Impacto Social de Renault. Porque en un país donde el 99% del tejido empresarial está formado por pequeñas y medianas empresas, conseguir que todos sumen es complejo, tal y como apuntó Luisa Alli, directora de comunicación de Ikea: "Donde yo veo una debilidad es en cómo vamos a acompañar a las pymes, esa es la parte más crítica".

Ayudas europeas

En este sentido, los participantes en la mesa redonda llamaron la atención en la necesidad de que los fondos europeos de recuperación lleguen verdaderamente a todo el tejido empresarial. De los 140.000 millones de euros asignados a España, casi el 40% tendrá que ser destinado a proyectos medioambientales que aceleren la descarbonización para lograr la llamada neutralidad climática en 2050.

placeholder Laura Gonzalvo, directora de comunicación y RSC de Securitas Direct.
Laura Gonzalvo, directora de comunicación y RSC de Securitas Direct.

"Esta inyección económica es muy relevante si de verdad se materializa en proyectos reales, tangibles y que tengan un verdadero impacto en el medioambiente", recalcó Laura Gonzalvo, directora de comunicación y RSC de Securitas Direct, poniendo el acento en el concepto local, en trabajar de partida en territorios de las comunidades para luego hacerlo extensible.

El consejero delegado de Recyclia, José Pérez, por su parte, se mostró "escéptico" con las grandes cifras, ya que la experiencia demuestra que los fondos no siempre se adjudican por "dificultades burocráticas". El experto recomendó trabajar en dos líneas: "agilizar o suavizar la burocracia en la solicitud y orientarlo a proyectos que realmente tengan una trascendencia en la economía circular".

"Para conseguir que todo el tejido industrial y empresarial español acompañe, lo importante es hacer un enfoque global" (Fraile)

Por propia experiencia, coincidió en esta argumentación Marta González Moro, CEO de 21 gramos, y añadió que hay un "exceso de métricas" en torno a la ESG (por sus siglas en inglés, Environmental, Social and Governance), cuando lo que verdaderamente se requiere es "voluntad y más cultura de finanzas en sostenibilidad" para "dejar de hablar de que la sostenibilidad está en nuestro ADN y hablar de que está en nuestro modelo de gestión".

Concienciación: el principal desafío de la sostenibilidad

Pero esta labor de las empresas tiene que ir también acompañada de los ciudadanos, donde "necesitamos mucha más pedagogía y mucha más mentalización", apuntó Fraile. Todos los participantes coincidieron en que la falta de concienciación es uno de los principales desafíos. "Todos, en nuestro día a día, generamos ese impacto en el medioambiente como empresas, consumidores, como ciudadanos, por lo que es fundamental una medición coral para ser capaces de minimizar los efectos", señaló Gonzalvo.

La directiva de Securitas Direct habló de un "esfuerzo adicional" de toda la cadena de valor de las empresas. Previamente hay que "impregnar de sostenibilidad toda la cultura de la organización y la toma de decisiones", trabajando en tres ejes: "reducir, compensar lo que no puedes reducir y medir el impacto de cada una de las actividades de una empresa", algo que la directiva reconoce que "no es sencillo", pero es en la hoja de ruta en la que deben trabajar las compañías.

placeholder José Pérez, consejero delegado de Recyclia.
José Pérez, consejero delegado de Recyclia.

Pérez se refirió a la "frustración" por las inversiones en campañas de concienciación, de comunicación, pero "si el usuario no hace un mínimo esfuerzo" en poner de su parte la sostenibilidad seguirá siendo algo "lejano". "La clave está en un esfuerzo adicional por parte del usuario", algo que en su opinión "cuesta mucho". En ese sentido, Alli puso el acento en "hacer asequible" la sostenibilidad. "No puedes poner precios desorbitados, hay que hacerlo fácil", señaló. Sin duda, "el gran reto es la democratización de la sostenibilidad", afirmó tajante González Moro.

Calidad, precio y sostenibilidad

En conexión con la democratización de la sostenibilidad, la CEO de 21 gramos argumentó que la compra inteligente ya se extiende a este concepto, pasando del binomio calidad-precio al trinomio, calidad-precio-sostenibilidad.

A su juicio, "llevamos tiempo hablando de la sostenibilidad como responsabilidad, compromiso, renuncia, pero tenemos que empezar a entender la sostenibilidad como sinónimo de bienestar. En el momento que lo entendamos, comprenderemos que las empresas ya no ofrecen su compromiso o responsabilidad, sino que aumentan nuestro bienestar como ciudadanos. Porque el ciudadano no renuncia al bienestar, pero cuando entienda que esto significa estar más tiempo con su familia, un hogar con energías limpias, una vida más saludable, probablemente, pasemos de castigar con el boicot a las empresas que lo hacen mal a premiar a aquellas que lo hacen bien".

placeholder Marta González Moro, CEO 21 gramos; y Carlos Fraile, director de impacto social de Renault.
Marta González Moro, CEO 21 gramos; y Carlos Fraile, director de impacto social de Renault.

Gonzalvo, coincidió en la necesidad de dar un paso más y "hablar en positivo" y "dejar de demonizar". Y, lo importante para Fraile es que "hemos pasado del objetivo al compromiso y como tal es un contrato social, y si no se cumple, es un fracaso colectivo que se va a pagar caro".

La economía circular es un modelo en el que se acaba un proceso lineal de fabricar, vender y tirar por uno circular, en el que ese producto vuelva al círculo productivo, evitando castigar a la naturaleza y logrando un crecimiento económico sostenible. En otras palabras, dar una segunda vida a los productos a través del reciclaje. Y este modelo, "no es una moda, ha venido para quedarse porque hay escasez de materias primas", señaló Recyclia. A modo de conclusión, la directiva de Ikea recalcó que "la economía circular es una forma de vida, porque el planeta no da más de sí".

Eventos EC Desarrollo sostenible Economía circular Securitas Direct Ikea
El redactor recomienda