Caen las emisiones de CO2 de China desde el inicio de la pandemia
  1. Medioambiente
  2. Clima
a pesar de querer reforzar el carbón

Caen las emisiones de CO2 de China desde el inicio de la pandemia

Por primera vez, desde que el país reabrió después de los bloqueos por el covid-19, han descendido las emisiones de carbono, algo que, según los expertos, podría marcar un "punto de inflexión" en el gigante asiático

Foto: Central térmica de carbón en China. Foto: Reuters/Aly Song
Central térmica de carbón en China. Foto: Reuters/Aly Song

Las emisiones de carbono de China han descendido alrededor del 0,5% en julio-septiembre respecto al año anterior. Y la última vez que las emisiones trimestrales de China cayeron en términos interanuales fue precisamente en el periodo de enero a marzo de 2020, cuando el coronavirus llegó por primera vez a nuestras vidas.

Los bloqueos globales provocados por la COVID-19 provocaron que las emisiones de CO2 fósil se redujeran en aproximadamente 2.400 millones de toneladas en 2020, una caída récord según las estimaciones de investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA), la Universidad de Exeter y el Global Carbon Project, un iniciativa presidida por el científico Rob Jackson de la Universidad de Stanford, California (EE. UU.).

"De cara al futuro, la caída en las emisiones podría marcar un punto de inflexión y un pico temprano en el total de emisiones de China"

Los datos mostraron una disminución considerablemente mayor en comparación con las disminuciones de emisiones más pronunciadas observadas durante gran parte del siglo pasado: 500 millones de toneladas de CO₂ (GtCO2) en 1981 y 2009; 0,7 GtCO2 en 1992; y 0,9 GtCO2 en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez que los países reabrieran sus fronteras y la movilidad volviera a activarse, las emisiones repuntaron, como en el caso de China. De hecho, el país oriental es el mayor emisor de carbono del mundo y registró un aumento de sus emisiones de aproximadamente un 9% en la primera mitad del año antes de disminuir en los meses siguientes, según el análisis del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA, Centre for Research on Energy and Clean Air).

Una caída que supone un cambio de rumbo

El organismo encontró que gran parte de esta disminución en las emisiones de China desde el inicio de la pandemia se logró mediante la disminución de las emisiones en el uso de combustibles fósiles y hormigón. El cambio es bastante notable si tenemos en cuenta que a finales del año pasado y principios de este las emisiones de carbono aumentaron significativamente (hasta un 9%) en las emisiones en la primera mitad de 2021) a medida que los sectores de la construcción y la actividad industrial pesada lideraron la recuperación económica de la pandemia.

"De cara al futuro, la caída en las emisiones podría marcar un punto de inflexión y un pico temprano en el total de emisiones de China, años antes de su objetivo de alcanzar el pico antes de 2030", comentó Lauri Myllyvirta, analista de CREA.

placeholder Mina de carbón en China. Foto: Reuters/Aly Song
Mina de carbón en China. Foto: Reuters/Aly Song

Este análisis se basa en cifras oficiales de producción nacional, importación y exportación de combustibles fósiles y cemento, así como datos comerciales sobre cambios en las existencias de combustible almacenado.

Aunque los científicos habían señalado anteriormente que las principales industrias de China podrían alcanzar picos de carbono alrededor de 2024 y pidieron un límite a las emisiones totales para 2025, sus principales negociadores climáticos no hicieron compromisos mucho más ambiciosos en las conversaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) que se celebró en Glasgow (Reino Unido) en noviembre. Estados Unidos y China acordaron cooperar para abordar la crisis climática. Ambas partes se comprometieron a reducir las emisiones de metano, eliminar el consumo de carbón y proteger los bosques.

Escasez del carbón y precios récord

La caída fue provocada por la desaceleración de la construcción que siguió a la represión de Pekín contra la especulación inmobiliaria y la deuda, además del racionamiento de la electricidad en todo el país debido a los altos costos del carbón. La superficie de viviendas de nueva construcción en el tercer trimestre fue de 378,59 millones de metros cuadrados, un descenso del 16,9% en comparación con el año anterior, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas. Pero los expertos advierten que "si el gobierno chino inyecta más estímulos a la construcción para impulsar su economía, las emisiones podrían repuntar una vez más, antes de alcanzar su punto máximo a finales de esta década", dice Myllyvirta.

Foto: El gigante asiático sigue instalado en su doble moral climática. Foto: Reuters

Sin ir más lejos, China ya anunció a principios de noviembre de 2021 que ampliaría la producción diaria de carbón en más de un millón de toneladas para aliviar la escasez de energía del país. Y es que la administración comunista también se enfrenta al estrés interno para ahuyentar la desaceleración financiera, lo que hace que las autoridades sean reacias a precisar medidas más concretas de reducción de emisiones, algo que le hará un flaco favor a la labor de ponerle freno a la emergencia climática.

El cambio climático sería devastador si se superan los objetivos del acuerdo climático de París que exige reducir a la mitad las emisiones anuales de gases de efecto invernadero durante los próximos ocho años para restringir el calentamiento global a 1,5 °C o menos en este siglo.

Cambio climático
El redactor recomienda