Alemania y Francia intentan 'colar' como energías verdes la nuclear y el gas natural
  1. Medioambiente
  2. Clima
En la recta final de la COP26

Alemania y Francia intentan 'colar' como energías verdes la nuclear y el gas natural

Cada uno defiende y contrapone al otro el polémico uso de estas fuentes para acompañar a las renovables en la transición hacia un modelo energético neutro en carbono

Foto: El presidente francés, en la cumbre de Glasgow. (Reuters/Andy Buchanan)
El presidente francés, en la cumbre de Glasgow. (Reuters/Andy Buchanan)

Alemania y Francia se han enzarzado esta tarde en un tenso debate a propósito de las denominadas 'energías de acompañamiento': aquellas que han de respaldar la transición hacia las fuentes renovables para avanzar hacia una economía neutra en carbono sin renunciar a seguir creciendo.

Francia apuesta por la tutela de la nuclear, mientras que Alemania defiende el uso del gas natural. Todo ello, obviando que ambas tecnologías habían quedado excluidas de la taxonomía de la UE: el instrumento financiero que deberá identificar aquellas que formarán parte de las inversiones aceptadas en la hoja de ruta hacia la plena descarbonización de la Unión Europea, fijada en 2050.

Foto: Burbujas de metano escapando del subsuelo en Suecia. (Reuters)

Tal y como la define la Comisión Europea, la taxonomía de la UE debe proporcionar a las empresas, los inversores y los gobiernos las definiciones adecuadas para aquellas actividades económicas que pueden considerarse ambientalmente sostenibles, algo que entra directamente en conflicto con las energías fósiles como el gas natural y con la nuclear, “porque puede tener otro tipo de afecciones ambientales significativas”, ha recordado la ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, en declaraciones a los medios.

España no está de acuerdo con que estas fuentes de energía se incluyan en la taxonomía. Según ha explicado Ribera este jueves en la COP26, “desde el punto de vista de la congruencia, sería una distorsión incorporar estas dos tecnologías en esa lista”, con independencia de que puedan jugar un papel determinado acompañando o facilitando la transición energética.

placeholder
Central de gas natural. (Reuters/Vasily Fedosenko)

La propia Agencia Internacional de la Energía, el organismo de modelización energética más citado por los responsables políticos e incluso por la industria, reconoce que es imposible plantearse un escenario de emisiones cero neto sin poner fin de inmediato a las inversiones en combustibles fósiles, y recuerda que todos los sectores energéticos de la OCDE deben estar totalmente descarbonizados para 2035.

Entre los debates espinosos que amenazan con alargar la cumbre del clima de la ONU, que se celebra en Glasgow hasta este 12 de noviembre, está también el debate sobre la transparencia, la manera en que se garantiza la rendición de cuentas y la regulación de los mercados de carbono recogida en el artículo 6 del Acuerdo de París.

Foto: Al ritmo actual de emisiones, se espera que la temperatura aumente hasta 3 ºC a final de siglo. Foto: Reuters

Respecto a este punto, la delegación española en Glasgow se muestra tajante: “La dificultad para acordar aquí es la defensa de la garantía ambiental; no queremos que haya un acuerdo que ponga en riesgo la credibilidad o la eventual doble contabilidad de las reducciones de gases de efecto invernadero”, ha aseverado Ribera, refiriéndose al riesgo de que, en ese intercambio, el país que adquiere los derechos de emisión y el país que los vende se “apropien” de la reducción de emisiones.

Otro aspecto que está en juego en las negociaciones climáticas es que el dinero que genera la venta de derechos de emisión en esos mercados de carbono se inyecte, como prevé el Protocolo de Kioto, en el Fondo de Adaptación de la ONU, crucial para ayudar a los países —especialmente los más vulnerables ante los efectos del calentamiento— a paliar los impactos de la crisis climática.

Gas natural Combustibles fósiles
El redactor recomienda