Los 'glaciares sangrantes' podrían ser clave para comprender la crisis climática
  1. Medioambiente
  2. Clima
de intenso color rojo

Los 'glaciares sangrantes' podrían ser clave para comprender la crisis climática

En lo alto de las más altas cumbres europeas unas extrañas manchas rojas cubren, en determinados momentos, grandes extensiones de nieve. Su causa son las algas y el cambio climático que las espolea

placeholder Foto: No es la escena de ningún crimen. La coloración de la nieve se debe a las microalgas que proliferan en los Alpes.
No es la escena de ningún crimen. La coloración de la nieve se debe a las microalgas que proliferan en los Alpes.

¿Qué produce esta coloración rojiza en la nívea nieve? El tono rojo oxidado es producido por la floración de algas, concretamente de microalgas que viven en la nieve, y los investigadores sugieren que esta misteriosa microalga podría ser un precursor para comprender el cambio climático.

Para ello ha surgido el proyecto AlpAlga con la esperanza de aprender más sobre el cambio climático pues, si bien el fenómeno de los glaciares sangrantes a altas altitudes en zonas como los Alpes franceses no es desconocido, ya que en los últimos años esta zona ha experimentado un aumento en la proliferación de algas en la nieve -cuyo manto 'blanco' suele estar desde el invierno hasta la primavera-, su estudio se centra ahora en comprender si la sangre de los glaciares podría ser un posible biomarcador del cambio climático, actuando esencialmente como un detonante.

Organismos pequeños, pero poderosos

Las células de microalgas miden apenas unas milésimas de milímetro de ancho y pueden existir como organismos unicelulares aislados o como colonias. De la misma forma que la contaminación y el cambio climático alimentan la proliferación de algas en el océano, podría ocurrir también en las montañas, sugieren los expertos. La contaminación que llega a las cimas de las montañas a través de la lluvia o nieve es capaz de provocar la proliferación de algas en zona montañosa. Las algas representan una parte crucial de los ecosistemas del mundo. Gracias a ellas y a su proceso de fotosíntesis, generan el 50% del oxígeno del mundo y ayudan a asentar la red alimentara de estos ecosistemas (forman la base de la mayoría de las redes tróficas). Sin embargo, si crecen desaforadamente, pueden liberar toxinas que envenenan el agua potable, alterar los ecosistemas y causar enfermedades en animales y humanos.

El clima extremo, las temperaturas inusualmente cálidas y la afluencia de nutrientes juegan un papel clave en la proliferación de algas

Su color no solo es rojo; varía también al naranja o incluso al violeta. Todo depende del tipo de alga. Aunque, técnicamente, estas algas son verdes, estos organismos, aparte de clorofila necesaria para su supervivencia, contienen carotenoides, el pigmento que se encuentra en las zanahorias, las naranjas, los pimientos o los tomates, de ahí su color cuando florecen. Los carotenoides también actúan como un antioxidante y un escudo natural para proteger a los organismos de los rayos ultravioleta.

Policía científica de algas

La expedición AlpAlga se está centrando en las microalgas que viven de 1.000 a 3.000 metros de altitud sobre el nivel del mar. En las montañas pueden vivir y florecer muchos tipos diferentes de algas, por lo que los investigadores hicieron un censo de algas para averiguar qué es lo que crece y dónde y tomaron muestras de células de algas para su posterior análisis en el laboratorio.

placeholder Coloración de la nieve en los Alpes.
Coloración de la nieve en los Alpes.

El equipo tomó un total de 158 muestras de suelo de cinco ubicaciones diferentes: Chamrousse, Loriaz, Anterne, Ristolas y Vieux Chaillol y, a través del análisis de ADN, encontraron qué tipos específicos de algas prosperaban según la elevación. Así averiguaron que, por ejemplo, el género Sanguina, que le otorga ese color rojo característico a la nieve, solo se encuentra en altitudes de 2.000 metros o más. En contraste, la microalga verde Symbiochloris solo vive en altitudes por debajo de los 1.500 metros.

¿Qué estimula estas floraciones?

Por ahora, los científicos desconocen qué puede estar impulsando el crecimiento excesivo de algas, pero estos hallazgos son un punto de partida para identificar el ciclo de las algas y cómo las floraciones podrían afectar los glaciares, lo que podría abrir una ventana a cómo el ecosistema de los Alpes podría transformarse a medida que el clima se calienta y aumenta también el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera (lo que también podría, a su vez, impulsar el crecimiento de las algas y desencadenar un efecto bola de nieve en el ecosistema circundante).

Foto: Foto: Unsplash/@mickaeltournier

Los expertos tienen pensado rastrear las floraciones de algas a lo largo de varias estaciones y analizar los diferentes gradientes entre los colores cambiantes de la nieve para explorar más a fondo cómo el ecosistema de los Alpes puede variar debido al cambio climático y qué efecto puede tener esto en general. ¿Afectan estas floraciones al deshielo y al retroceso de los glaciares? Recordemos que el cambio climático también tiene un gran impacto en los glaciares sin salida al mar en las regiones montañosas, donde el agua de los glaciares sirve como depósito para los sistemas fluviales.

El clima extremo, las temperaturas inusualmente cálidas y la afluencia de nutrientes de la escorrentía agrícola y de aguas residuales juegan un papel clave en la proliferación de algas de agua dulce y oceánica, por lo que durante los próximos años, hacer un seguimiento de la salud de los ecosistemas y establecer patrones asociados al crecimiento de algas, nos ayudará a descifrar este misterio.

Cambio climático
El redactor recomienda