Mosquitos todo el año: otra de las consecuencias de la crisis climática
  1. Medioambiente
  2. Clima
impactos del aumento de la temperatura

Mosquitos todo el año: otra de las consecuencias de la crisis climática

Fuera de los trópicos, estos insectos son estacionales, dado que solo están activos durante los meses cálidos del año. Según aumenten las temperaturas, explican desde la Universidad de Florida, podrían estar presentes 365 días al año

placeholder Foto: Esta imagen podría darse también en invierno en el futuro cercano. Foto: iStock
Esta imagen podría darse también en invierno en el futuro cercano. Foto: iStock

En muchas partes del mundo (como España) los mosquitos son una incomodidad estacional. Por el contrario, en los trópicos, su presencia es continua todo el año debido a la estabilidad de las altas temperaturas. El problema, según explican investigadores de la University of Florida, es que gracias al cambio climático, podemos esperar que en el futuro cercano los mosquitos estén incordiándonos 365 días al año.

"Fuera de los trópicos, las bajas temperaturas del invierno provocan que los mosquitos entren en un estado de hibernación, denominado 'diapausa'. Decimos que estos mosquitos están 'ligados al frío', porque su actividad cesa o se ve muy limitada con la bajada de las temperaturas", explica Brett Scheffers, uno de los autores del estudio. Y continúa: "El problema es que, con el calentamiento global, predecimos que los veranos se volverán más largos y que los inviernos serás más cortos y cálidos". Los científicos se preguntan si estos cambios climáticos podrían poner en riesgo la 'estacionalidad' de los mosquitos fuera de los trópicos.

"Cuanto mayor es la actividad de los mosquitos, mayor es el riesgo que de que determinadas enfermedades se extiendan"

Para averiguarlo, los autores del estudio llevaron a cabo experimentos con mosquitos capturados en las inmediaciones de Gainesville, en el norte de Florida, en un área geográfica considerada como un subtrópico, muy cerca del trópico de cáncer. A continuación, los investigadores compararon cómo los mosquitos, capturados en diferentes momentos del año, respondían a los cambios de temperatura.

"Descubrimos que nuestros sujetos de estudio (los mosquitos) son lo que denominamos 'plásticos'. Esto quiere decir que, al igual que una goma del pelo, el rango de temperaturas que pueden tolerar se estira y se contrae en diferentes momentos del año", explica Brett Scheffers.

placeholder Las altas temperaturas hacen que estos insectos proliferen. (Unsplash/@syedmohdali121)
Las altas temperaturas hacen que estos insectos proliferen. (Unsplash/@syedmohdali121)

Los científicos descubrieron que en la primavera, cuando las temperaturas nocturnas siguen siendo frías, pero durante el día empieza a hacer calor, los mosquitos son capaces de tolerar mayores cambios (y más bruscos). Pero a finales de verano, cuando las temperaturas han sido elevadas durante un largo periodo de tiempo, el frío que los mosquitos son capaces de soportar se reduce considerablemente. "Esto nos hace pensar que, según el cambio climático haga los otoños y veranos más suaves, lis mosquitos presentes en las regiones más templadas estarán bien preparados para estar activos durante esas estaciones".

El futuro que nos espera

"Hay mucha gente que no se da cuenta de lo rápido que la selección natural puede actuar en los animales que tienen vidas muy cortas", explica, Daniel Hahn, otro de los autores del estudio. "Da igual que los cambios que hemos observado en la tolerancia climática de los mosquitos se deba a un proceso de selección natural o a una 'plasticidad estacional' -como los perros que cambian su pelo dependiendo de la época del año-, o una combinación de ambas cosas. El proceso está teniendo lugar ahora mismo".

Los investigadores explican que hay factores expuestos por este estudio que pueden ayudar a las comunidades a adaptarse y preparase mejor frente a los impactos de la crisis climática relacionados con la proliferación de mosquitos, que, apuntan, son capaces de transmitir enfermedades tanto a humanos como a animales. "Cuanto mayor es la actividad de estos insectos, mayor es el riesgo que de que estas enfermedades se extiendan. El saber es poder, y entender que los mosquitos serán más activos durante una mayor parte del año puede hacer que empecemos ya a prepararnos para lo que nos espera", explica Brett Scheffers.

Foto: El lago Volvi en Grecia que se seca temporalmente como consecuencia de el riego excesivo en el sector de la agricultura (junto con los efectos del cambio climático). Se trata de uno de los ejemplos de sistema acuático puesto en riesgo por la ectividad

Por su parte, otro de los autores del estudio, el entomólogo Peter Jiang, explica que nosotros, los ciudadanos, tenemos en nuestra mano luchar contra la proliferación de mosquitos con simples acciones: "Debemos animar a la población a vaciar, retirar o cubrir herméticamente cualquier recipiente que pueda almacenar agua (botellas, latas, basuras, neumáticos), y arreglar las tuberías o grifos con fugas". Y continua: "Además, dos veces a la semana deberemos reemplazar el agua de pequeñas fuentes, bebederos de mascotas, jarrones y otros elementos similares", apostilla.

El aumento de las temperaturas producido por la crisis climática tiene grandes impactos en una gran cantidad de ecosistemas, reduciendo la biodiversidad. Pero a los mosquitos les encanta, lo que a nosotros nos perjudica sobremanera.

Cambio climático Mosquitos
El redactor recomienda