Este es el satélite de la NASA para afrontar los riesgos climáticos
  1. Medioambiente
  2. Clima
Junto a la Agencia Aeroespacial India

Este es el satélite de la NASA para afrontar los riesgos climáticos

La misión 'NISAR' aportará nuevas herramientas de monitoreo para seguir la evolución de los ecosistemas y predecir los fenómenos extremos derivados del calentamiento global

placeholder Foto: Vista de un huracán desde el espacio (EFE)
Vista de un huracán desde el espacio (EFE)

La misión NISAR, en la que trabajan conjuntamente la NASA y la agencia espacial india (ISRO), lanzará en 2022 un satélite que permitirá medir con precisión los cambios en la superficie terrestre motivados por la crisis climática, como la pérdida de hielo en los polos, la humedad en el suelo o la disponibilidad de agua en los acuíferos, entre otras alteraciones naturales.

La principal aportación de este satélite a la ciencia del clima es que facilitará un seguimiento en tiempo real de la evolución de los ecosistemas a cualquier hora del día, incluso en zonas de elevada nubosidad, y con una resolución mucho mayor que la que se ha podido obtener hasta ahora.

Con esta información se podrá diseñar una gestión más adecuada de los recursos del planeta y de los riesgos derivados de la crisis climática

“Al rastrear cambios sutiles en la superficie de la Tierra, NISAR detectará señales de advertencia de inminentes erupciones volcánicas, ayudará a controlar los suministros de agua subterránea, rastreará la tasa de derretimiento de las capas de hielo relacionadas con el aumento del nivel del mar y observará los cambios en la distribución de la vegetación en todo el mundo”, justifican desde el Jet Propulsion Laboratory (JET), el centro de la NASA en California que participa en esta misión internacional.

El nombre de la operación corresponde a la “N” de NASA, la “I” de India, y a “SAR”, que es como se llama la tecnología del nuevo satélite. El artefacto, del tamaño de un todoterreno pero equipado con la mayor antena reflectora jamás lanzada por la NASA, se lanzará desde el estado indio de Andhra Pradesh a finales de 2022. Una vez en órbita, a una altura de 747 kilómetros, NISAR observará el conjunto de la Tierra en ciclos de 12 días.

placeholder Imágen conceptual del satélite NISAR (NASA)
Imágen conceptual del satélite NISAR (NASA)

“SAR es una tecnología puntera que nos permite observar la superficie terrestre a través de las nubes y ya sea de noche o de día. Por tanto, no tendremos esa limitación que tienen las imágenes ópticas en áreas de gran cobertura nubosa, como el trópico, para poder observar la superficie”, explica a Planeta A Erika Podest, científica y miembro del grupo de Ciclo de Carbono y Ecosistemas del JET.

Hasta ahora, esta experta cuenta que sólo la Agencia Espacial Europea (ESA) emplea la tecnología SAR, con el satélite Sentinel 1. Pero la frecuencia electromagnética que utiliza el sensor del satélite de la agencia espacial estadounidense será mayor, afirma Podest, “por lo que podremos monitorear áreas con una vegetación muy densa”. Además, NISAR tendrá una mayor capacidad que Sentinel 1 para detectar deformaciones en las masas terrestres y heladas. “Estamos hablando de cambios que se miden en centímetros”, recalca.

Foto: Foto: EFE.

Entre las cientas de personas involucradas en este proyecto, ella trabaja en el aspecto científico, no tanto en el tecnológico, de la misión. Sobre todo, en el monitoreo de ecosistemas y humedales. “Los nuevos datos nos van a proporcionar información muy valiosa sobre los humedales y la dinámica de inundación de éstos”, asegura. “Hay muchos humedales, especialmente los que están tierra adentro, como los de la Amazonía, que se inundan estacionalmente".

Como nos detalla esta investigadora "durante ese periodo se da una producción de gas metano, que es un potente gas de efecto invernadero, por lo que es muy importante determinar este periodo de inundación para entender mejor cuál es la contribución del metano que liberan estos ecosistemas y cómo afectan a las precipitaciones o la temperatura”.

placeholder Seguimiento de la pérdida de hielo en la Antártida (NASA)
Seguimiento de la pérdida de hielo en la Antártida (NASA)

El mapeo sistemático que logrará NISAR beneficiará además al estudio del impacto del cambio climático en la vegetación de las latitudes nortes. Erika Podest lo explica: “En las latitudes de 45 grados para arriba la estacionalidad es más fuerte.En la temporada de invierno, el bosque boreal se congela, y no hay un intercambio de gases entre la vegetación y la atmósfera. Cuando comienza la primavera, al subir las temperaturas por encima de los cero grados, esto cambia. La vegetación se descongela, hay agua líquida en el suelo y comienza ese periodo de intercambio de gases, de crecimiento de la vegetación. Como el clima está cambiando, ese periodo también lo está haciendo. Esta tecnología nos ayudará a determinar el comienzo y la finalización del periodo”.

NASA Cambio climático Tecnología Agencia Espacial Europea
El redactor recomienda